Conoce a tu Profe

La Dra. Verónica Morales asumió un nuevo desafío, uno de los cargos de secretaria académica en la Escuela de Medicina de la U. Andrés Bello, sede Santiago. A sus 50 años, la pediatra repasa su vida como médico, docente, su relación con sus estudiantes, sus gustos y sueños.

Escrito por

“Llegar a ser secretaria académica de la Escuela de Medicina, es un logro y a su vez un tremendo desafío”, sentencia la Dra. María Verónica Morales Vaccarezza, académica de la U. Andrés Bello desde 2015.

El amor por su profesión, lo complementa con su familia , que ocupa un lugar fundamental. La Dra. Morales es madre de Paulina (18) y Valeria (16) y comparte su vida con su pareja, Rodrigo, quien a su vez tiene tres hijos y un nieto de 2 años. Esta es su historia.

¿Por qué estudió Medicina y cómo llegó a la pediatría?
Desde los 15 años estaba convencida de que mi vocación era la Medicina. Ingresé a la Universidad de Chile y, al terminar mis estudios, me dediqué a trabajar tres años como médico integral en el Consultorio Recoleta, donde luego de atender adultos con patologías crónicas durante un año, entendí que mi vocación era ser pediatra. Por lo mismo, realicé la especialidad de pediatría en la Universidad de Chile, campus Hospital San Borja Arriarán. Desde que terminé mi especialidad, hasta la fecha, me he dedicado a realizar turnos en la unidad de cuidados intensivos de varios hospitales públicos. Este año, cumplo 20 años dedicados a esta disciplina, con muchas satisfacciones y algunas frustraciones que se producen al trabajar con niños críticamente enfermos.

“Me encanta cuando los niños logran sanarse después de estar muy enfermos y sentir el sincero agradecimiento por parte de sus padres y familia. En la universidad disfruto el contacto con los estudiantes, pues siempre aprendo algo nuevo de ellos”.

¿Cómo nació su gusto por la docencia?
Pienso que mi gusto por la docencia viene de mi padre, quien ha sido académico toda su vida.

¿Cómo es su relación con los estudiantes?
Durante todos estos años en la universidad, mi relación más cercana ha sido con los internos de medicina, los que al pertenecer a una generación “Millenials”. Me han enseñado muchísimo, más de lo que yo imaginaba y de lo que ellos piensan.

Veronica Morales UNAB
La Dra. Morales disfruta viajar y más si es junto a sus hijas, Paulina y Valeria.

¿Cómo vislumbra su nuevo rol en la Escuela de Medicina?
Somos dos secretarias académicas en la Escuela de Medicina sede Santiago. Mi desafío como secretaria académica es lograr relacionarme con estudiantes de todos los niveles de la carrera, apoyándolos en lo que necesiten, tanto desde el punto de vista académico como también en lo personal.

¿Cuál es el sello de Verónica Morales que cree que le imprimirá a la Escuela?
Apoyar a los alumnos para que su experiencia universitaria sea de mucho aprendizaje activo y se conviertan en médicos con un alto grado de profesionalismo.

¿Qué es lo que más le gusta de su profesión?
Me encanta cuando los niños logran sanarse después de estar muy enfermos y sentir el sincero agradecimiento por parte de sus padres y familia. En la universidad disfruto el contacto con los estudiantes, pues siempre aprendo algo nuevo de ellos.

Veromica-Morales-UNAB-profe2
La Dra. Morales comparte su vida con Rodrigo, quien a su vez tiene tres hijos y un nieto de 2 años. Esta es su historia.

¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?
Los pocos momentos libres que tengo, los dedico a compartir con mi familia y mis amigos.

¿Cuál es su plato preferido?
La comida italiana, especialmente los ravioli a la boloñesa y fetuccini al pesto.

¿Un lugar que le encantaría conocer?
Me encantaría conocer Estambul.

¿Algún personaje de política, religión, entretención a nivel mundial que admire y por qué?
Admiro muchísimo al Padre Felipe Berrios por su compromiso real con los más vulnerables.

¿Un sueño que quiera cumplir a corto y mediano plazo?
Espero terminar mi magister en educación este año y viajar el próximo año.

Noticias relacionadas

Share This