Facultad de Medicina

La experta Jelena Nadinic, Directora Carrera de Dermocosmética Universidad Juan Maza (UMAZA) y Vicedirectora Carrera de Especialización Producción de Cosméticos de la Universidad de Buenos Aires (UBA), expuso en la UNAB sobre sus investigaciones en Fitocosmética sustentable.

Escrito por

Según algunos estudios, en las grandes ciudades, diariamente estamos en contacto con 12 productos cosméticos y que las mujeres colocan 515 sustancias químicas por día sobre la piel usando los productos cosméticos cotidianos.

Pero esto puede cambiar drásticamente –de hecho en algunas localidades del Hemisferio Norte ya ha cambiado- debido al impacto que hoy está teniendo la Fitocosmética Sustentable.

La experta en la materia, Jelena Nadinic, Directora de la Carrera de Dermocosmética Universidad Juan Maza (UMAZA) y Vicedirectora Carrera de Especialización Producción de Cosméticos de la Universidad de Buenos Aires (UBA), abordó sus investigaciones sobre Fitocosmética Sustentable en el VII Workshop “Dermocosmética, salud y bienestar”, organizado por la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello.

 Jelena NadinicLa Dra. Nadinic se ha dedicado por años a la investigación sobre productos naturales, especialmente de plantas de la flora tradicional argentina, en grupos de investigación en la Cátedra de Farmacognosia de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA.  “Me doctoré con la investigación de una especie argentina  Gentianella achalensis que entre muchas de las acciones biológicas que se le demostraron, también hoy encuentra su lugar en un producto cosmético para la celulitis”, comentó la experta que dictó potentes conferencias sobre Fitocosmética sustentable y sobre la educación a nivel universitario y de posgrado de especialistas en la formulación, desarrollo y elaboración de productos cosméticos con actividad sustanciada.

¿Qué es la fitocosmética y cuál es el concepto de “sustentable”?

Fitocosmética es el término que define el uso de materias primas de origen vegetal en la formulación de productos cosméticos, de higiene o tocador, con el objetivo de ejercer una acción determinada. El concepto de sustentabilidad se aplica a toda la cadena desde la investigación, las fuentes de obtención, la recolección, extracción de los principios activos hasta en la parte de producción, elaboración del cosmético y su distribución. Toda actividad humana debe ser sustentable en el tiempo cumpliendo con los lineamientos de lograr el equilibrio entre los pilares económicos, sociales y del medio ambiente.

¿Cuáles son sus investigaciones más relevantes y los hallazgos o conclusiones de cada una?

Actualmente, estamos trabajando en forma interdisciplinaria con distintos grupos de investigación con distintas universidades del país como la Universidad de Belgrano, la Universidad Agustín Maza, la Universidad de Tucumán, la UBA entre otras, además de instituciones de profesionales,  aprovechando los recursos en forma más sustentable, ya que muchas de las plantas que tienen aplicación en fitocosmética han sido estudiadas previamente, y lo que nos proponemos es encontrar nuevas formas de utilización de las mismas, generando valor agregado a las materias primas autóctonas. Los resultados los estaremos presentando próximamente en el 8° Congreso Internacional de Fitocosmética y Fitoterapia a realizarse en Buenos Aires el 1-3 de noviembre (https://argentina2018.phytoessence.org/). Nos enfocamos en los principios activos que pueden obtenerse en forma mayoritaria para preparar extractos ricos por ejemplo en determinado tipo de polifenoles, flavonoides, triterpenos y otros grupos fitoquímicos de los que son reconocidos los mecanismos de acción sobre la piel. Una vez identificados y valorados en los extractos que preparamos son realizadas pruebas biológicas sobre los mismos. Los pasos que siguen son la formulación de productos con un fin cosmético determinado y su evaluación de la eficacia por distintas pruebas clínicas.

¿Se puede decir que fitocosmética y cosmética vegana son lo mismo?

Ciertamente no se puede decir que son exactamente lo mismo, pero un cosmético vegano es un fitocosmético, al igual que un cosmético orgánico, natural, biocosmético, o la denominación que pueda surgir siempre que en su formulación estén presentes materias primas vegetales en forma predominante. La Fitocosmética se enfoca en los fitoingredientes y en las propiedades de estos según sus componentes fitoquímicos mayoritarios que contribuyen a los particulares beneficios que estos cosméticos brindan.

¿Cómo es la tendencia del uso de extractos vegetales en la cosmética?

Mundialmente la incorporación de materias primas de origen vegetal es predominante y hoy prácticamente todo lanzamiento de nuevo producto lleva un fitoingrediente. Esto responde a la tendencia mundial de “eres lo que consumes”, movidos por un consumidor más responsable, más informado y preocupado o amigable con el medio ambiente y que busca productos más sanos y más naturales para sustituir los sintéticos, con ingredientes activos y con beneficios extra en la performance y en la salud. Esta tendencia se ve por razones quizás diferentes, pero especialmente en los jóvenes y en los adultos mayores, que aprecian los productos naturales o los que tienen propiedades específicas para cada edad.

¿En qué fase se encuentra la fitocosmética en Argentina y a nivel continental? ¿sabe al respecto algo de la situación en Chile?

Las tendencias del hemisferio norte, donde en particular el auge de los productos orgánicos y naturales ya pasó, pero se mantiene, y llegan siempre un poco más retrasadas al hemisferio sur. Sin embargo, a nivel continental aún tiene grandes oportunidades de crecimiento ya que nuestra biodiversidad es muy apreciada y todavía desconocida. Son necesarias políticas de apoyo a las investigaciones de productos naturales y trabajos en colaboración con la industria para que nuestros activos puedan ganar tanto nuestros como más mercados internacionales.

¿Cuáles son los beneficios asociados a compuestos bioactivos extraídos de plantas?

Los beneficios están asociados directamente con el contenido en compuestos como flavonoides, taninos, triterpenos, polisacáridos, lípidos, ceras, vitaminas, aceites esenciales, grasas y otros tipos de compuestos que tienen diferentes mecanismos de acción sobre la piel y tienen indicaciones particulares para poder formular cosméticos con beneficios comprobados. La concentración y la formulación son además muy importantes para lograrlo.

¿Cómo es el camino desde la planta hasta el producto?

La sustentabilidad en cada paso del camino, comenzando por conocer la materia prima. Es fundamental saber su origen botánico, que la recolección sea sustentable en el tiempo, por ello priorizar el cultivo y no la recolección indiscriminada. El tratamiento postcosecha para que pueda tener los activos que necesitamos en la mejor concentración. Contar con profesionales formados en la especialidad, apoyándose en equipos multidisciplinarios. Con este conocimiento programar la extracción de los activos a través de técnicas y solventes que sean amigables con el medio ambiente y con la salud humana. Todas estas consideraciones deben ser solicitadas al proveedor si es que nosotros no somos los que realizamos nuestros propios extractos.La formulación de productos cosméticos debe tener en cuenta el fin buscado y valerse de los fitoingredientes en las proporciones en las que efectivamente ejerzan esa acción cosmética. La estabilidad del producto es un punto crítico por lo que los ensayos previos son muy necesarios. Por supuesto que como para cualquier tipo de producto para llegar al mercado una planificación adecuada es gran parte del éxito.

¿De qué forma un consumidor puede reconocer productos fitocosméticos? ¿Son más caros que los tradicionales?

El consumidor de hoy es más responsable con el medio ambiente y hay una tendencia marcada en buscar productos con ingredientes vegetales. Es muy fácil encontrarlos en el listado de ingredientes ya que están expresados por su nombre científico, que consta de género y especie y la parte de la planta utilizada, además del tipo de extracto. El idioma en el que está escrito en el envase cosmético se llama INCI y es universal y reconocido en todo el mundo, ordenados en forma descendiente a su concentración. Naturalmente, los que tienen mayor cantidad de componentes naturales seguramente serán más caros, dependiendo de la calidad y del tipo de producto.

Noticias relacionadas

Share This