Enfermería

Estudiantes de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello desarrollaron importantes proyectos que contribuyeron en la mejora de procesos para la calidad asistencial para usuarios haitianos en CESFAM de San Bernardo.

Escrito por

Según datos del Departamento de Extranjería y Migración, en Chile viven 179.338 haitianos, ante lo cual sin duda que los centros de salud se han tenido que adaptar.

En este contexto, estudiantes de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello, como parte de un trabajo de mejora en procesos de gestión del CESFAM donde estuvieron realizando experiencia clínica, realizaron importantes mejoras en las señaléticas de orientación y letreros, considerando la necesidad de la población inmigrante, principalmente haitianos.

“Como docente que guío a los estudiantes en establecer una propuesta de mejora que se relacionen con procesos administrativos, ha sido gratificante ver cómo los jóvenes se sensibilizan con una problemática social ya instaurada en nuestra población chilena, como es la población inmigrante o de más bajos recursos. Siento que, estos proyectos, estimulan a los profesionales a reflexionar que el propósito en salud es la calidad de atención y el mayor bienestar del usuario, por lo que la atención de salud amerita adaptarse a las distintas culturas y no esperar a que ellos se adapten a la nuestra”, reflexiona Irene Muñoz, académica de la Facultad de Enfermería UNAB y docente a cargo de los proyectos.

Carlos-Leon
Catalina Carrizo, Francisca Raquelich, Tania Contreras, Carlos León y Bárbara Muñoz.

“Los estudiantes lograron visualizar una necesidad de mejora que, entre tantas otras podría verse pequeña, pero que puede generar un fuerte impacto social, como es aumentar la satisfacción usuaria, optimizar los tiempos en la atención médica, generar un sentido de pertenencia en la población haitiana”, agrega.

Compromiso con inmigrantes

El proyecto de Gestión CESFAM Padre Joan Alsina, San Bernardo, consistió en una mejora en la orientación espacial al usuario migrante haitiano y fue realizada por Catalina Carrizo, Francisca Raquelich, Tania Contreras, Carlos León y Bárbara Muñoz.

“Si bien al inicio de nuestra práctica clínica fue difícil trabajar en el CESFAM, logramos sacar adelante el proyecto que teníamos en mente gracias al apoyo que nos dimos como grupo y al que recibimos por parte de nuestras docentes guía, la profesora Irene Muñoz y nuestra docente de campo clínico Valeska Cabezas. Sin duda, esta fue una experiencia muy enriquecedora para nosotros como estudiantes de Enfermería, nos sentimos satisfechos del proyecto realizado, ya que con este logramos cumplir con los objetivos de la práctica, aplicar herramientas de gestión y por sobre todo nos sentimos orgullos de poder realizar un proyecto que fomente la visión intercultural dentro del CESFAM”, analiza Carlos León.

Francisca Vega
Katherine Alegría, Victoria Hernández, Natalia Pérez, Melva Uribe y Francisca Vera.

“Como grupo, consentimos en que el proyecto fue un éxito, ya que todo el trabajo realizado se vio reflejado en la implementación de los carteles, nos sentimos orgullosos de haber sido quienes estaban detrás de esto y esperamos que a través de esta pequeña intervención se logre una mejor inserción de la población haitiana en el CESFAM. La gestión es una de las ramas donde puede actuar la Enfermería, y para nosotros como futuros profesionales de la salud es importante que conozcamos cómo desenvolvernos en esta área. Junto con saber detectar detalles que a la vista de otras personas pueden no ser muy significantes, y actuar en estos puede mejorar el estado y la atención de salud de los usuarios”, agrega el estudiante de Enfermería.

Otro grupo fue el que trabajó en el CESFAM Dr. Raúl Cuevas, que se enfocó en la disminución de desorientación de usuarios, mejora en señaléticas. En este proyecto participaron Katherine Alegría, Victoria Hernández, Natalia Pérez, Melva Uribe y Francisca Vera.

“Fue muy gratificante el ver que nuestro proyecto beneficiaría de gran manera a la población del CESFAM, que era nuestro principal objetivo, y que fuera algo que perdurara en el tiempo. Fue una gran experiencia, no solo por lo mencionado anteriormente, sino también por la grata recepción que tuvimos por parte del servicio. Por medio de este proyecto, pudimos darnos cuenta que la gestión en nuestra área no es solo protocolos, y otras actividades desarrolladas netamente en una oficina, por medio de papeles y estadísticas secas, sino que se pueden desarrollar diferentes actividades que pueden conllevar un beneficio directo en los usuarios internos y externos, y que nuestra labor como enfermeras no es tan solo realizar procedimientos, como vacunas, curación de heridas, o administrar medicamentos, puede ir mucho más allá y enfocarnos netamente en los usuarios, que son nuestra mayor preocupación”, explica Francisca Vera.

Noticias relacionadas

Share This