DESTACADO PORTADA

Constanza Moya, académica de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello, detalla algunas recomendaciones de cómo actuar en caso de quemaduras por exposición al sol.

Escrito por

 

Durante enero se registraron las temperaturas máximas más altas en Santiago y en varias regiones en los últimos cien años, por lo debemos considerar que cada vez la sensación térmica va en aumento. Así también, el índice UV que tenemos actualmente está en los niveles de radiación más altos de los últimos 8 años.

Según explica Constanza Moya, académica de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello, “existe una relación entre el efecto de la radiación ultravioleta de la piel y la contaminación del aire. El smog del aire puede llegar a triplicar el daño de la radiación en la piel y derivar en algún cáncer o tumores malignos. Unas de las consecuencias de la alta irradiación ultravioleta es el aumento del cáncer de piel, posicionándose en el tercer cáncer con mayor incidencia en el país”.

Constanza Moya UNABEs por ello que protegerse del sol es fundamental, para lo cual la enfermera aconseja:

  • Uso de bloqueador solar sobre factor treinta (FPS 30). Aplicarlo media hora antes de exponerse al sol, y re aplicarlo cada cuatro horas y después del secado de la piel, luego de bañarse en piscinas, ríos o mar; aunque no esté directamente expuesto al sol, o, aunque esté nublado.
  • El uso de lentes de sol, gorro o sombrero son un buen complemento.
  • Es importante considerar los tiempos máximos de exposición solar, evitar tomar sol entre las 12 y 16 horas del día.

Respecto a qué hacer en caso de quemaduras en la piel por exposición al sol, la enfermera detalla algunas recomendaciones:

  1. Debemos enfocar los cuidados al dolor y molestias que se pueden presentar, ya que una vez que se produce la quemadura solar, el daño en la piel ya está hecho.
  2. Primero, refrescar la piel, siempre con agua potable fría. Cuidado con las duchas, la piel quemada está muy sensible, y puede que el chorro de agua golpea la piel dañada, generando dolor. Sugiero el baño de tina.
  3. En el mercado existen diferentes geles de aloe vera, es importante aplicarla posterior al lavado debido a sus múltiples propiedades:  hidrata y suaviza la piel actuando como un excelente regenerador celular, es un antiinflamatorio natural que desinflaman las zonas dañadas, y como penetra fácilmente en la piel, es un potente cicatrizante.
  4. Aumentar el consumo de agua para evitar la deshidratación.
  5. Para las quemaduras graves, en donde aparezcan flictenas, es imprescindible acudir al médico, para que recete el tratamiento adecuado.

Radio BioBio: ¿Por qué es mejor preferir un baño de tina a una ducha tras quemarse al sol?

Noticias relacionadas

Share This