Facultad de Enfermería
Escrito por

 terremoto

Cuando el miedo pasa, poco a poco, tras el terremoto del sábado 27 de febrero, asoman algunos problemas en la población, especialmente en los más afectados. El rompimiento de vidrios y caídas de objetos han elevado las rasmilladuras, heridas y cortes ¿Cómo tratarlas en condiciones extremas?

 

Cuando aún no nos reponemos del impacto causado por el terremoto, muchas personas han comenzado a identificar las heridas provocadas durante y después del sismo. Según Heidi Hevia, académica de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello, lo primero que se debe hacer para tratar cortes y heridas es hervir agua para lavar la zona afectada.

La profesional explica que hay diferencias en el tratamiento de heridas provocadas por vidrios o por ladrillos. “El vidrio provoca heridas cortantes y profundas, por lo cual se debe tener la seguridad de extraer todo el elemento de la lesión. Si queda un trozo muy profundo al cabo de un tiempo se organiza un proceso inflamatorio que intenta eliminar el cuerpo extraño”, dice la experta.

Los ladrillos, según su peso y su altura, pueden causar contusiones o abrasiones, es decir, pequeñas pérdidas de la capa superficial de la piel o daño profundo, que se manifiesta con dolor y zona color morado que con el tiempo va cambiando de color y disminuyendo el tono. Si son muchos ladrillos y el tiempo bajo los escombros es prolongado puede comprometer la irrigación sanguínea.

Lavar las heridas

Para evitar algún tipo de infección en las heridas la especialista recomienda “lavar la herida y manipularla siempre con las manos limpias, si no se tiene agua se puede usar alcohol gel para la limpieza de las manos”, subraya Heidi Hevia.

En caso de que exista una herida que requiera sutura, pero que no estén las condiciones para acudir a un centro hospitalario, la académica de la U. Andrés Bello sugiere comprimir la zona que sangra ya sea producto de una vena o arteria con un paño limpio.

Noticias relacionadas

Share This