Conoce a tu Profe

La Dra. Naldy Febré conoció en Brasil el mundo de la docencia y de la investigación. Hoy, como directora del Doctorado en Enfermería de la U. Andrés Bello muestra su compromiso con entregar su experiencia y cambiar la perspectiva de la mirada en salud, en especial, la atención de calidad que se brinda en las instituciones de salud. Esta es su historia.

Escrito por

Naldy Febré Vergara, tiene 51 años, es casada y posee una estrecha relación con sus tres hijos: Ceidy, quien estudia cuarto año de Medicina (U. Mayor); Víctor, quien está en cuarto años de Ingeniería (U. de Valparaíso) y Coral, estudiante de primer año de Bioquímica (U. Andrés Bello).

Fue en 2016 cuando esta profesional llegó a hacerse cargo del programa de Doctorado en Enfermería, con la misión de estimular la investigación en la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello.

¿Por qué estudió Enfermería?
Desde el colegio tenía la vocación enfocada en el cuidado de personas. Sin embargo, cuando ingresé a la Universidad Austral, no tenía mucho conocimiento de la profesión de enfermería, percepción que cambio a lo largo de los años, pues estudiar Enfermería implicó el desarrollo de varias funciones que van desde el cuidado, la gestión y la investigación, actividades que son una pieza clave del sistema de salud.

Naldy Febre UNAB¿Cómo nació su gusto por la docencia?
El 1993 egresé como licenciada en enfermería en la Universidad Austral de Chile e inmediatamente me fui a vivir a Brasil, a Sao Paulo, donde postulé a mi magíster en Enfermedades Infecciosas y Parasitarias, terminando en 1997, fecha en que nació mi primera hija. Entonces, me ofrecieron hacer el Doctorado en Ciencias de la Salud/Epidemiología Hospitalaria. Cuando empecé a escribir mi tesis doctoral nación mi segundo hijo y al recibirme de doctor en 2000, nació mi tercera hija. Ambos programas los cursé en la Escuela Paulista de Medicina, Universidad Federal de Sao Paulo. Además, fui contratada en el hospital de Sao Paulo como enfermera de control y prevención de Infecciones asociadas a la atención de salud. Así, en la mañana estudiaba, en la tarde trabajaba y, entre medio, criaba a mis hijos. Como estudiante de postgrado en Brasil, existía la exigencia que uno debía dictar clases en pregrado, por lo cual estábamos obligados a hacerlo. En especial en el área de formación, así que inicié mis actividades dictando la catedra de control y prevención de Infecciones a estudiantes de tercer año de enfermería, además de orientar y tener a cargo a los estudiantes de especialización de las disciplinas de enfermedades infecciosas y parasitarias. Por lo que la docencia fue parte de mi aprendizaje durante mi posgrado.

¿Qué significa para usted trabajar en investigación?
Trabajar en investigación es cada día un reto. Poder demostrar con datos duros de investigaciones, es apasionante y con esto poder cambiar la perspectiva de la mirada en salud, en especial la atención de calidad que se brinda en las instituciones de salud. Actualmente, estoy interesada en mejorar la calidad de la atención desde el punto de vista de seguridad del paciente hospitalizado, en especial, la prevención y control de eventos adversos. Para esto destaco dos proyectos: Primero, el de desarrollo de apósito en base a cobre para el tratamiento de pacientes portadores de heridas infectadas y el segundo, impacto de las lesiones por presión en unidades de pacientes críticos / estudio multi-céntrico. Este estudio que se aplicará en más de 24 hospitales a nivel nacional y ha sido financiado por Dirección General de Investigación, Vicerrectoría de Investigación y Doctorado, concurso de ciencias biomédicas y clínicas.

¿Cómo es su relación con los estudiantes?
Actualmente, solo me relaciono con estudiantes de postgrado. Mi relación en muy buena, fuera de evaluar los proyectos de investigaciones para magíster y doctorado, me doy tiempo de conocer a mis estudiantes y puedo decir que cada estudiante es una persona con un mundo diferente que hace muchos sacrificios personales en cuanto a su familia, amigos y trabajo, para obtener el grado académico.

Naldy Febre UNAB¿Cuáles han sido sus máximos logros en lo profesional?
Haber cursado los programas de Magíster y Doctorado con familia e hijos; tener la jerarquía académica de profesor titular; ser hace más de cuatro años, integrante del Comité de Área de Salud de programas de postgrado en la Comisión Nacional de Acreditación (CNA-CHILE); y ser integrante de los comités de área del programa de formación de capital humano avanzado del CONICYT en calidad de evaluar postulaciones a becas de magister y doctorados.

¿Cuál es su principal característica como profesora?
Soy muy exigente, pero me considero amable. Soy muy preocupada de no desactualizarme, por eso leo cada día artículos nuevos de mi especialidad y, una vez por semana, voy a alguna institución de salud que solicite que acompañe en algún cambio que debe hacer en sus procesos. Actualmente, asesoro cinco instituciones de salud sobre cómo realizar mejoras en temas de eventos adversos, actividad que realizo gratuitamente.

“Trabajar en investigación es cada día un reto. Poder demostrar con datos duros de investigaciones, es apasionante y con esto poder cambiar la perspectiva de la mirada en salud, en especial la atención de calidad que se brinda en las instituciones de salud”.

¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?
En mi tiempo libre, me gusta leer novelas, además de estar en casa con mi familia y mi marido Hernán, con quien comparto el gusto de ver televisión.

¿Qué tipo de música le gusta?
La salsa y los boleros antiguos.

¿Qué le gusta comer?
Pastel de choclo, el que cocino solo una vez al año, aunque mis hijos se quejen. Y queso de cabra frito.

¿Cuáles son sus metas en corto y mediano plazo, tanto en lo profesional como personal?
En lo profesional seguir estudiando y consolidarme como un investigador de primera línea en mi área de desarrollo, que es la Gestión de riesgos en el área de prevención y control de infecciones asociadas a la atención de salud, eventos adversos y seguridad de pacientes como indicador de calidad. En lo personal, ver a mis hijos recibidos de profesionales y que sean seres humanos completos, ya que siempre trabajé y tuve poco tiempo de acompañarlos en sus actividades escolares.

Si se encuentra con el genio de Aladín ¿Qué deseo le pediría?
Me habría gustado cantar medianamente bien, para poder cantar en un karaoke sin pasar vergüenza, pues soy muy desafinada.

Noticias relacionadas

Share This