Facultad de Enfermería
Escrito por

En el período de verano nuestra piel se encuentra sobreexpuesta al efecto de los rayos del sol, principalmente a los Ultravioleta de tipo B cuyo daño es ampliamente conocido. ¿Cómo saber que estamos ante una quemadura? ¿Cómo actuar este verano? Son algunas de las inquietudes que aclara Macarena González, docente de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello.

 sol

Los niveles de radiación UV llegan a niveles nunca vistos en la zona central de Chile, según la medición realizada por la Corporación Nacional del Cáncer. La quemadura solar es una respuesta a la acción de los rayos UV-B que se traduce como eritema, dolor, vesículas, y hasta puede generar formación de flictenas (ampollas), etc.

“Cada persona recibe los rayos solares de diferente forma y esto está determinado por el tipo de piel que tenga. De los seis tipos de piel existentes, los primeros cuatro (que van desde la blanca a la morena clara) se queman más fácilmente porque son más sensibles al sol y pueden broncearse o no. Los otros dos tipos son pieles oscuras, más resistentes a los rayos solares, y nunca se queman”, explica Macarena González, docente de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello.

Santiago ya está en el nivel 14, el peak desde que se monitorean los rayos UV, y mismo rango a los registrados en el norte del país.

“Cuando la exposición al sol ha sido muy prolongada, se pueden producir quemaduras de segundo grado con compromiso de capas más profundas de la piel y que requieren de tratamiento médico por el riesgo de infección que existe”, advierte la especialista.

 Síntomas de insolación

Según la enfermera el nivel de gravedad de una quemadura depende en general del tiempo e intensidad de la exposición al sol, fundamentalmente en la playa.

Los síntomas de una quemadura pueden detectarse a través de:

1.         Enrojecimiento

2.         Inflamación de la piel

3.         Dolor

4.         Fiebre

5.         Escalofríos

6.         Debilidad

7.         Piel seca, picazón y exfoliación al transcurrir algunos días después de provocada la quemadura.

¡Mejor prevenir!

La mejor forma de prevenir una quemadura solar es seguir los pasos (ABC) recomendados por la Academia Estadounidense de Dermatología (American Academy of Dermatology):

No se exponga al sol al mediodía, ya que es cuando los rayos son más dañinos.

Bloquee los rayos del sol utilizando un protector solar de al menos SPF 15. Aplíquese la loción 30 minutos antes de salir y vuelva a aplicársela a menudo durante el día. Los filtros solares no se deben utilizar en niños menores de seis meses de edad.

Cúbrase utilizando ropa que lo proteja, como camisas de manga larga y sombrero, cuando esté al sol. Use tejidos ligeros para protegerse de la mejor manera contra la luz del sol. Mantenga a los bebés de menos de seis meses de edad fuera del alcance de los rayos directos del sol todo el tiempo. Los sombreros de ala son aconsejables.

Sonia Tamayo

Stamayo@unab.cl

Noticias relacionadas

Share This