Alumni

Patricia Moya se tituló en la Escuela de Fonoaudiología de la U. Andrés Bello hace 11 años. Hoy, cursando un doctorado en la Universidad del Museo Social Argentino (UMSA) y académica, relata cómo se convirtió en gestoras de varios exitosos proyectos. Esta es la historia de un orgullo UNAB.

Escrito por

Al momento de preguntarle por cómo se define en una palabra, Patricia Moya Bustamante no titubeó: “Multifacética”, respondió y, al parecer, razones hay de sobra.

La ex estudiante de la Escuela de Fonoaudiología de la U. Andrés Bello, se convirtió en una exitosa gestora de varios proyectos, lo que se suma a que actualmente cursa un doctorado en la Universidad del Museo Social Argentino (UMSA) de Argentina.

Patricia MoyaA sus 40 años, esta santiaguina es sostenedora de una escuela de Lenguaje y Párvulos con Integración, socia de un centro de Rehabilitación en Las Condes, y directora y gestora de la Fundación Fonohabilita, la que cuenta con tres sedes (Santiago, Paine y Aviña).

La docente, quien además imparte un ramo nuevo en la Escuela de Fonoaudiología UNAB, denominado Gestión de Proyectos, relata su historia.

¿Por qué estudiaste fonoaudiología?

Mi primera carrera fue Tecnología Dental en la Chile y me desempeñé un año como Meritante en el área de Ortopedia de la “U”, y ahí conocí el trabajo de un fonoaudiólogo, Braulio Gómez, quien participaba en el equipo multidisciplinario.

¿Qué herramientas te proporcionó la UNAB para tu desarrollo profesional?

Herramientas teórico-prácticas, flexibilidad ante diversas tareas, contextos y recursos. Espíritu de trabajo en equipo y liderazgo.

“La inclusión en Chile, si bien es un tema muy en boga, nos encontramos a años luz de otros países, pues en general en Chile, instauran decretos y después capacitan a la gente.”

¿Qué te motivó a hacer un doctorado en la UMSA, Argentina? ¿En qué consiste?

Me motivó un grupo de docentes de una de las universidades donde me desempeño, pues armamos un grupo para hacerlo en conjunto, experiencias previas de compañeros, amigos y mi socia la fonoaudióloga Mariana Medel. Las proyecciones laborales que me puede generar el doctorado y, además, la investigación, es un área de interés para mí. El doctorado es en Fonoaudiología, donde debo ir realizando lineamientos en mis áreas de interés, las cuales son neurología adulto y motricidad orofacial.

Patricia Mora¿Cuáles son tus expectativas como docente del ramo de Gestión de Proyectos en la Escuela de Fonoaudiología en la sede de Viña del Mar?

Mis expectativas son amplias, pues es un ramo nuevo, innovador, el cual permitirá a los alumnos generar herramientas para su futuro, pues en mis tiempos de estudiante, no contábamos con ello y hubiera sido fantástico contar con una mayor base de conocimientos. Si bien, actualmente me dedico al área de gestión y soy empresaria, en mis comienzos no tenía idea de nada, a lo sumo conocía algo de administración básica que me entregó mi primera carrera. Todo lo fui aprendiendo sobre la marcha y en base a mucha lectura de documentos y libros. Por tanto, mi idea es poder motivar a esta generación de estudiante y poder traspasar mi experiencia y conocimientos.

Proyectos

¿Cómo surge la idea de la Fundación Fonohabilita?

La Fundación Fonohabilita surge por un tema bastante personal. Mi padre quién, ya no está conmigo desde el 28 de diciembre del año pasado, en marzo del 2015 sufrió un accidente cerebro vascular extenso, que lo dejó con muchas Patricia Moyasecuelas motoras. Al salir del hospital teníamos que ver el tema de la rehabilitación, mi padre pertenecía a FONASA, la cual cubría muy poco las terapias particulares y las horas en el servicio público eran muy lejanas, gracias a Dios contaba con una red de apoyo de profesionales del CCR Miguel de Atero, que aceleraron el ingreso al equipo de neurorehabilitación, en especial la ayuda de Richard Gutiérrez Fisioterapeuta, lo que permitió que quedará con secuelas mínimas. Pero, lamentablemente, en mayo vuelve a sufrir otro más extenso que el anterior, quedando con una ceguera cortical. Estando en el hospital, acudí nuevamente a agendar horas para mi padre en el CCR, pero al estar en el hospital, me di cuenta que muchos de los compañeros de habitación de mi padre al salir de ahí no tendrían ninguna ayuda. A raíz de eso decidí crear un lugar que brindara neurorehabilitación oportuna, efectiva y gratuita.

¿Cómo surge la escuela de Lenguaje y Párvulos?

Mi primera instancia laboral al egresar de la universidad fue en salud y en educación. Al estar trabajando en una escuela, había aspectos positivos y negativos. Estos últimos son la razón por la cual, decidí hacer mi propio proyecto adecuado a mis ideas. En la escuela donde trabajaba lo que más me incomodaba eran las pocas horas destinadas a terapia, las cuales se ajustaban a lo mínimo que exige la ley, que dice tres alumnos por bloque de media hora, lo cual me parecía que era muy poco adecuado, además de otros temas.

Patricia Moya¿En qué consiste CICLAN, otro de tus proyectos?

CICLAN significa Centro Integral de Comunicación, Lenguaje, Audición y Neurorehabilitación. Este es un Centro Particular ubicado en Las Condes, a pasos de metro el Golf, el cual brinda prestación en las diferentes áreas de Fonoaudiología (voz, habla, lenguaje, audición, deglución, comunicación y Motricidad Orofacial), a infantes, niños y adultos, junto a otras especialidades como kinesiología, Terapia Ocupacional, Nutrición y Psicología. Realizamos evaluación, diagnóstico y tratamiento. CICLAN además ofrece capacitaciones a profesionales ya sea congreso, seminarios, relatorías y workshop. También es un centro de práctica profesional.

¿Cómo te distribuyes para estar presente en todos estos proyectos?

En cada uno de los lugares cuento con apoyo de mis socias y apoyo de los colaboradores, siempre teniendo una mano derecha en la gestión. Lunes, asisto a la escuela de Párvulos y Lenguaje; miércoles, al centro CICLAN; jueves a la Fundación Fonohabilita; y martes y viernes hago clases. Pero siempre trabajo máximo hasta las 16:15 para luego ir por mis hijos al colegio (de 12, 8 y 6 años) y poder compartir con ellos durante la tarde.

¿Cuáles son tus metas a corto y mediano plazo en lo personal y profesional?

En lo personal, que mis hijos sean felices, verlos crecer sanos, poder disfrutarlos el máximo tiempo posible, el poder viajar bastante con ellos y conocer nuevos lugares. Y con la persona que estoy, saliendo, poder afianzar aún más la relación y esperar que perdure en el tiempo. En lo profesional llegar hacer un referente en la motricidad orofacial, terminar el doctorado, a futuro dedicarme a la investigación. Concretar proyectos en el primer semestre que se están forjando durante este mes, lograr que sean exitosos en el tiempo. Esperar que la Fundación logre mayor solvencia y solidez, permitiendo ampliarse a nuevas regiones, para poder cubrir las necesidades de un mayor número de usuarios. Y de forma bien personal lograr un cargo público, para poder aportar en las nuevas políticas de estado.

¿Qué piensas de la inclusión en Chile?

La inclusión en Chile, si bien es un tema muy en boga, nos encontramos a años luz de otros países, pues en general en Chile, instauran decretos y después capacitan a la gente, sobre todo lo que se refiere a temas en educación. Hay mucha desinformación frente al tema, falta de empatía e incorporación de nuevas políticas. Tratamos de hablar de inclusión, pero existen muchas barreras frente al tema, partiendo por la gran brecha en lo que se refiere a infraestructura, pues la barrera de acceso es un tema importante en nuestra sociedad. La incorporación en las empresas, si bien es un punto muy a favor, para las personas en situación de discapacidad, cuenta aún con muchos vacíos legales frente al tema.

Noticias relacionadas

Share This