Facultad de Ciencias de la Rehabilitación
Escrito por

mochila200Según un trabajo publicado recientemente en Journal of Pediatric Orthopaedics casi el 60% de los dolores de espalda y hombros en los niños tienen un origen común: cargar demasiado peso. Por eso la mochila debe ser cómoda y con un peso adecuado, explica Hernán de la Barra, kinesiólogo de la U. Andrés Bello.

El mercado ofrece una gran variedad de bolsos o mochilas de distintas formas, pesos, espacio de almacenamiento y comodidad. Lo importante es que los padres escojan pensando en la salud de sus hijos para no sobrecargar su cuerpo y cuidar principalmente su espalda.

Según explica Hernán de la Barra, kinesiólogo y magíster en anatomía de la U. Andrés Bello, la carga debe ser cómoda para el niño para que pueda maniobrar bien y moverse con libertad al realizar sus actividades. Se recomienda no superar el 15 o el 20% del peso corporal de los menores en la “carga” que lleva diario.

Sólo lo indispensable

Para evitar excesos en el peso de las mochilas los  padres deben ayudar a sus hijos a portar sólo lo “indispensable”, el libro o cuaderno que se utilizará, la colación que consumirá en el día. Las demás cosas dejarlas en casa o en el colegio.

“Lo más aconsejable son los bolsos o mochilas con ruedas de traslación-afirma De la Barra-. Estos bolsos evitan que el niño cargue un peso excesivo sobre su espalda protegiéndolo de futuras disfunciones en su columna vertebral como escoliosis e hipercifosis (curvatura anormal de la columna) y acuñamientos vertebrales”.

HernandelaBarra200_1
Hernán de la Barra, kinesiólogo UNAB.

Por otro lado los niños deben trabajar en un “hábito postural” adecuado, es decir, que nunca cargue la mochila o bolso en un solo lado del cuerpo (sino que en ambos). Las mochilas deben contar con un buen sistema de fijación acolchado para la espalda y estar fijas a ambos brazos para una distribución simétrica de la carga.

Según el kinesiólogo de la UNAB cuando se llevan los bolsos cruzados o en un solo hombro se sobrecarga un lado del cuerpo generando desviaciones de la columna específicamente en ese costado, acortamientos musculares y de los tejidos blandos y sobrecarga articular. “El problema es que tienden a producirse compensaciones. Como por ejemplo, utilizar los músculos del cuello del lado opuesto al de la carga para mantener la cabeza en la línea media y la vista al horizonte”, advierte el experto.

 

Sonia Tamayo

stamayo@unab.cl

Noticias relacionadas

Share This