Ciencias de la Rehabilitación

Tras un año y medio de la puesta en marcha del Programa de Screening Neonatal en el Hospital El Pino, la Escuela de Fonoaudiología UNAB ya ha atendido a 1.781 recién nacidos de diversas nacionalidades.

Escrito por

La disminución de la capacidad auditiva, impacta profundamente en el desarrollo comunicativo de quien lo padece, además de todos los problemas que genera en el ámbito social, educacional, psicológico, emocional y, por supuesto, en la inserción social. Por esta razón, el screening auditivo ha tomado gran importancia en el último tiempo, ya que se ha evidenciado que la pesquisa temprana de hipoacusias e intervenciones oportunas disminuye las consecuencias que esta afección genera.

Audiologia UNAB ElPinoHace un año y medio que la Escuela de Fonoaudiología de la U. Andrés Bello abrió el Programa de Screening Neonatal en el Hospital El Pino, convirtiéndose el recinto hospitalario en el único de la comuna de San Bernardo en abrir dicho programa bajo el concepto de convenio clínico asistencial, abarcando una gran población de recién nacidos de diferentes nacionalidades (chilena, haitianas, peruana, boliviana, colombiana, siria y sudafricana, entre otras).

Pero, ¿en qué consiste el screening auditivo? Según explica Macarena Drago, coordinadora del Magíster de Audiología de la Escuela de Fonoaudiología UNAB, “es en un estudio auditivo que se realiza a los recién nacidos permitiendo detectar hipoacusias o pérdidas auditivas a temprana edad. Las pruebas de screening más utilizada son las Emisiones Otoacústicas (EOA) y los Potenciales Evocados Auditivos de Tronco Cerebral (PEATC), según sea el caso. Ambas pruebas son rápidas e indoloras para el recién nacido y consisten en colocar un auricular en el oído, el cual captará a través de un micrófono la respuesta del oído interno del bebé permitiendo conocer si el niño está escuchando o no. En el caso del PEATC se deben colocar además unos electrodos en la cabeza del bebé”.

ElPino AudiologiaUNABLa académica sostiene que este examen debería realizarse en todos los recién nacidos vivos del país, de término o prematuros con o sin factores de riesgo de hipoacusia. “No obstante, la realidad en el sector público, es que sólo se cubren los prematuros de 32 semanas o que pesen menor a 1500 gramos, a través de la guía GES del prematuro. La buena noticia es que, en algunos centros hospitalarios de la región, conscientes de la falta de cobertura, se están realizando exámenes auditivos a toda la población neonatal gracias al aporte de privados, como es el caso del Hospital El Pino en San Bernardo”.

La fonoaudióloga Macarena Drago, profesora de campo clínico, trabaja en el programa junto a alumnos de quinto año de la carrera de Fonoaudiología UNAB que cursan su campo clínico y quienes rotan cada dos meses, antes de su examen de grado.

Noticias relacionadas

Share This