Ciencias de la Rehabilitación

Macarena Drago llegó a la UNAB en el 2006 como estudiante y hoy a sus 32 años es una de las académicas más potentes de la Escuela de Fonoaudiología de la U. Andrés Bello. Esta es su historia que va entre la docencia, sus labores en el Hospital El Pino y su gran pasión por el flamenco.

Escrito por

Macarena Drago Torrijos tiene una frase que siempre la acompaña: “Soy una convencida que el amor y humildad hacen que todo fluya”. Al parecer, es una premisa que se cumple en la vida de la coordinadora del Magíster de Audiología y académica de la Escuela de Fonoaudiología de la U. Andrés Bello.

Efectivamente, esta misma frase la llevó a encabezar un importante proyecto para la Escuela pero sobre todo el que beneficiaría a  miles de pacientes. En el 2016, la profesional de 32 años, abrió el programa de screening neonatal en el Hospital El Pino de San Bernardo, y constantemente recibe a los futuros fonoaudiólogos de la UNAB en este recinto hospitalarios para guiarlos en sus prácticas. Esta es su historia.

Macarena Drago¿Por qué estudió Fonoaudiología?

En primera instancia debo reconocer que nunca estuvo en mis planes estudiar Fonoaudiología, me gustaba mucho periodismo, psicología hasta incluso pensé en estudiar alguna vez medicina. Sin embargo, en cuarto medio, mis primas que son educadoras, abrieron una escuela de lenguaje y conocí la carrera. Me gustó principalmente porque sentía que mezclaba el área científica y humanista y, sobre todo, porque me gusta mucho ayudar a las personas en diferentes situaciones, algo que me llena mucho. En ese tiempo, era una carrera poco conocida donde se destacaba principalmente el trabajo con niños en escuelas de lenguaje, de hecho era lo único que conocía de la carrera. Pero, con el pasar de los días y ya dentro, me di cuenta que abarcaba un abanico de especialidades y conocimientos que me fascinó.

“Mi principal propósito es hacer sentir a mis alumnos como unos colegas más, no debemos olvidar que están a días de ser profesionales y es esa la instancia donde ellos responsablemente deben sentirse un fonoaudiólogo más y siento que lo he logrado”.

¿Cómo y cuándo llegó a la UNAB?

A la UNAB llegué como alumna el 2006, cuando la carrera aún se impartía en el Barrio República. Recuerdo haberme matriculado y preguntado sobre los rumores que ya en ese entonces había sobre la posibilidad de trasladarnos a Casona como escuela, bueno en el segundo año ya estábamos instalados en Casona.

¿Cómo nació su gusto por la docencia?

La verdad es que la docencia se presentó en mi vida sin haberlo pedido y creo que ha sido una de las experiencias más lindas. Coincidentemente vengo de una familia de docentes normalistas, donde la vocación por entregar al otro conocimientos y experiencias es fundamental, sobre todo, si se hace con mucho amor. En un inicio debo reconocer que me era complejo, ya que estaba recién egresada y temía que los alumnos no me tomaran en cuenta por la edad, ya que era muy joven. Pero, lo que en un inicio pensé sería un enemigo, terminó siendo un gran aliado ya que fácilmente lograba ponerme en el lugar del alumno, ayudarlos, especialmente en las cosas que uno como alumna vivencia.

¿Cómo es su relación con los estudiantes?

Uno no puede ser monedita de oro para caerles bien a todos, pero  creo tener una muy buena relación con ellos, cabe destacar que actualmente recibo alumnos de quinto año en el campo clínico del Hospital del Pino, donde mi principal propósito es hacer sentir a mis alumnos como unos colegas más, no debemos olvidar que están a días de ser profesionales y es esa la instancia donde ellos responsablemente deben sentirse un fonoaudiólogo más y siento que lo he logrado, ya que los resultados con ellos ha sido muy buena, en lo personal y profesional. Soy una convencida que el amor y humildad hacen que todo fluya.

Macarena Drago¿Cuáles han sido sus máximos logros en lo profesional?

Mi mayor logro en mis casi 5 años como fonoaudióloga, fue haber abierto el programa de screening neonatal en el Hospital El Pino de San Bernardo, establecimiento que abarca gran parte de la población del sector sur de Santiago y usarlo como campo clínico para los alumnos de quinto año de Fonoaudiología de la UNAB. Es impagable ver la cara de felicidad de los padres (de los pacientes), al saber lo importante que es el examen auditivo, lo difícil que era acceder a un examen de ese tipo y, más encima, se los ofrezcamos gratis. Humildemente, si pusiera un baúl de agradecimientos, no daría a basto.

¿Alguna anécdota que recuerde como profesora?

Anécdota específica, la verdad es que no tengo, ya que, en el campo clínico, todos los días tenemos cosas que contar. Lo pasamos muy bien con mis alumnos y nos empapamos día a día de las vivencias que nuestros usuarios nos entregan. Además, es muy gratificante ver los resultados de los estudiantes. Como rápidamente aprenden el quehacer del lugar, como se llenan de humildad frente al usuario y las grandes personas que se van una vez finalizada la práctica.

¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?

Macarena DragoEn mi tiempo libre me encanta hacer muchas cosas, en primer lugar, amo viajar, reunirme con mis amigos, salir con mi pololo y compartir con mi familia entre muchas otras. Pero si hay algo con lo que disfruto hace años es con el Baile Flamenco, disciplina que desarrollo hace casi 14 años. Partí bailando muy niña durante el colegio y luego al entrar a la universidad, ingresé al taller de flamenco que la DAE impartía, llegando a pertenecer al elenco de la UNAB. Participé en varios concursos inter universitarios de talentos junto a mis compañeras de baile, bailamos en la UC, USACH ente otras, fue lejos lo más bonito de mi paso como estudiante.

¿Qué le pone feliz?

Las cosas simples de la vida me hacen muy feliz, como tener a mi familia cerca, a mis amigos. Y en lo profesional disfruto mucho ayudar a todos los que lo necesitan. Trabajo arduamente apoyando las actividades de acción social que el hospital imparte. Recolecto ropa de recién nacidos, pañales, ropa para la pediatría etc.

¿Alguna película o libro que le guste?

Amo todas las películas de la saga de Harry Potter.

En una frase ¿cómo se definiría?

Me defino como una mujer paciente, bondadosa y muy comprometida en todos los aspectos de mi vida.

Noticias relacionadas

Share This