Ciencias de la Rehabilitación

El pasado 6 de mayo, Pilar Ortega asumió la dirección de la Escuela de Terapia Ocupacional de la U. Andrés Bello. A sus 34 años, esta terapeuta ocupacional tiene claro lo que busca en esta nueva etapa. Estos son sus gustos, desafíos y críticas.

Escrito por

Pilar Ortega cumple un mes como máxima autoridad de la Escuela de Terapia Ocupacional de la U. Andrés Bello. Casada, madre de tres hijos (dos niñas y un niño), esta terapeuta ocupacional titulada en la U. de Chile, llegó a sus 34 años a esta nueva etapa cargada de ilusiones, de propuestas y desafíos.

Pilar ha seguido de cerca todo el funcionamiento de la Escuela, ya que en el 2015 se desempeñó como secretaria académica y durante el 2018 como coordinadora del Proceso de Innovación Curricular de la Escuela. Esta es su historia.

– ¿Por qué estudió Terapia Ocupacional?
Luego de un año de estudiar diseño, la idea era estudiar diseño industrial, me di cuenta que no me proyectaba en la carrera y empecé a buscar opciones diferentes con sentido social, tuve la oportunidad de conocer a una terapeuta ocupacional, Pilar Egaña. Ella me contó sobre la profesión y sus proyecciones, luego empecé a investigar sobre las diferentes universidades y sus mallas curriculares. Me encantó la diversidad de materias y áreas de desarrollo. Finalmente, entre a la Universidad de Chile.

Pilar Ortega UNAB-¿Por qué optó por desempeñarse en la Reumatología y la Intervención de Terapia Ocupacional en Salud Física?
Mi primer trabajo fue en el Hospital Barros Luco en un equipo de Salud Mental Comunitaria. Luego de un año, decidí buscar trabajo en lugares más orientados a la rehabilitación física con el objetivo de formarme en áreas que no había tenido la oportunidad de desarrollar con mayor profundidad durante el paso por la universidad. Posteriormente, tuve la oportunidad de ser parte del equipo multidisciplinario del Programa PROSPERAR UC, que corresponde al programa GES de Artritis en le Red de Salud UC Christus. En este programa trabajé durante 8 años.

-¿Cómo llegó a la docencia?
Llegue por medio de un reemplazo de pre y post natal con poquitas horas, esto me dio la oportunidad de conocer el mundo de la docencia y desarrollarme en él. Con el tiempo he desempeñado diferentes tareas en docencia directa con estudiantes, coordinación de asignaturas y gestión curricular. He tomado conciencia de lo importante que es formarse en la docencia, ya que tener el título de Terapeuta Ocupacional y la experiencia no son suficientes para ser un buen docente. La experiencia de otros y el interés por el tema, me han dado la oportunidad de desarrollar y mejorar las prácticas en docencia.

“Me interesa fortalecer el equipo escuela, es un equipo con muy buenas y buenos docentes donde hay mucha vocación. Quiero continuar posicionando a la Escuela desde el sello que la caracteriza, formación de Terapeutas Ocupacionales bajo una perspectiva social en todas las áreas de acción de la Terapia Ocupacional”.

-¿Cuáles son las principales diferencias entre ser académica y desempeñarse como Terapeuta?
Como explicaba en la pregunta anterior, si bien el ejercicio de la profesión es una parte importante para hacer docencia en Terapia Ocupacional, la academia tiene ciertos aspectos que no se desarrollan necesariamente solo en la práctica profesional. Implica constante actualización a nivel general y estar en conocimiento de cómo se está desempeñando la disciplina en forma global, más allá de un ámbito en específico.

-¿Cuál es el sello que le dará a la Escuela como su Directora?
Me interesa fortalecer el equipo escuela, es un equipo con muy buenas y buenos docentes donde hay mucha vocación. Quiero continuar posicionando a la Escuela desde el sello que la caracteriza, formación de Terapeutas Ocupacionales bajo una perspectiva social en todas las áreas de acción de la Terapia Ocupacional.

-¿Cómo asumió la noticia de ser la nueva directora de Terapia Ocupacional?
La verdad es que me sorprendió, siendo sincera, sabía que se estaba haciendo un proceso de selección al cargo, pero no pensaba en ser considerada por estar en periodo de postnatal. Esto es un signo de que los tiempos están cambiando, la discriminación por género es algo de lo que se habla y es un problema que se visualiza. Me parece esperanzador que me hayan considerado estando de post natal y con fuero maternal. Esto es muestra de que en la selección se consideraron los antecedentes con respecto a mi trabajo desempeñado en el tiempo, lo que es relevante para el cargo.

“(…) para conseguir una participación real, libre de discriminación y barreras sociales es necesario educarnos y fomentar una cultura inclusiva basada en el derecho y la dignidad de todas las personas independientes de su condición”.

-¿Qué opina del nivel actual de la terapia ocupacional en Chile?
La Terapia Ocupacional es una disciplina que continúa en auge, que aún sigue abriendo nuevos espacios de acción y se posiciona con un sello distintivo dentro de los equipos interdisciplinares. Como consecuencia de esto existen múltiples programas de Terapia Ocupacional en varias casas de estudio a lo largo de nuestro país, por esta razón es muy importante continuar innovando y fortalecer nuestro sello como Escuela, el cual es validado y valorado en el entorno profesional.

-A su juicio, ¿Cuánto se ha avanzado en materia de inclusión en Chile y cuánto queda?
Se ha avanzado. La promulgación de Ley N° 21.015, que incentiva la inclusión de Personas con Discapacidad al Mundo Laboral y la Ley N° 20.422 que Establece Normas sobre Igualdad de Oportunidades e Inclusión Social de Personas con Discapacidad, permiten un marco regulatorio que incentiva y favorece la participación social de personas en situación de discapacidad. Sin embargo, para conseguir una participación real, libre de discriminación y Pilar Ortega UNABbarreras sociales es necesario educarnos y fomentar una cultura inclusiva basada en el derecho y la dignidad de todas las personas independientes de su condición. Este cambio implica crecer y convivir en desde una perspectiva inclusiva, donde la diversidad es parte de la vida cotidiana y la convivencia social en todos los espacios de participación.

-¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?
Actualmente, el tiempo libre es equivalente a jugar, cantar y volver a hacer cosas que uno hacía cuando chica, con las personas más pequeñas de mi casa (risa).

-¿Qué cosas no pueden faltar en su velador?
Un reloj, vaso de agua o un agua de hierbas y un libro o block de notas. Antes estaba el celular, pero en un acto de saber poner límites al uso de redes sociales y resguardar los tiempos en familia el celular fue eliminado de este lugar.

-¿Algún sueño que aún no haya cumplido?
Si lo cuento no se cumplirá (risas).

-¿Cómo se imaginas en 10 años más?
Es una pregunta que no sabría por dónde empezar a contestar. Espero que contenta y feliz con lo que esté haciendo en ese momento.

Noticias relacionadas

Share This