Kinesióloga: “Estoy cansada, pero somos fundamental” | Orgullo UNAB
Alumni

Se tituló en 2017 en la Escuela de Kinesiología de la U. Andrés Bello . Hoy Fernanda Lara Verdugo trabaja en la “primera línea” en la lucha contra esta pandemia en la UCI COVID de la Clínica Ensenada. Sus miedos, su empoderamiento, su orgullo y profesionalismo, quedan plasmados en este relato.

Escrito por

El diagnóstico de asma cuando era pequeña, la llevó a asistir con frecuencia a un centro médico para atención kinésica. Ese fue el inicio para que sintiera la inquietud y gusto por la kinesiología.

Hoy, a sus 28 años, Fernanda Javiera Lara Verdugo, titulada en la Escuela de Kinesiología de la U. Andrés Bello, trabaja en lo que se denomina la “primera línea” en la lucha contra el Covid-19.

Esta santiaguina se desempeña como kinesióloga en la Unidad de Paciente Crítico de Clínica Ensenada, pero actualmente está en el equipo de profesionales de la UCI Covid. Sus miedos, su empoderamiento y profesionalismo, quedan plasmados en estas líneas.

¿Cómo definirías estos meses de pandemia?
Han sido meses muy duros, agotadores y difíciles. Existe un gran cansancio físico y mental. Han sido meses de miedo de contagiarse y contagiar a mi familia. También existe frustración, es algo que no habíamos visto antes, por tanto, hay mucho desconocimiento. A pesar de muchas estrategias que usamos, los planes fallan y nuestros pacientes fallecen. Existe impotencia, de cómo muchos se toman esto a la ligera. Sin embargo, quisiera destacar que, a pesar de todo lo complejo que ha sido este proceso, he podido conocer y acercarme a personas (mis compañeros de trabajo), con los que paso la mayor parte del día y de la semana, que hacen grato cada turno en el cual voy a trabajar. Hemos creado una especie de familia postiza, ya que muchos no tenemos la posibilidad de ver a nuestros seres queridos

Fernanda Lara UNAB

¿En qué te ha cambiado la vida en lo profesional y personal esta pandemia?
Han sido meses de crecimiento profesional y personal, donde se ha puesto en juego nuestras destrezas, conocimiento y habilidades. Me siento tranquila y conforme con mi rol en esta pandemia, me siento orgullosa de ser parte de esto y quiero seguir siéndolo. Estoy cansada, pero creo que somos una pieza fundamental en el desarrollo de esta pandemia, debemos contribuir a que esto pase.

¿Te ha pasado alguna historia con algún paciente que te haya hecho llorar?
Haciendo un recuento para atrás, no recuerdo ninguna situación en la cual me haya puesto a llorar (incluyendo mi paso como interna) hasta que comenzó la pandemia. Sin embargo, lo que estamos viviendo hoy es muy fuerte y hay una historia en particular que sí me hizo llorar. Era un hombre de 60 y tantos años, quien trabajó toda su vida en una minería. Llego en regulares condiciones generales, al momento sin requerimientos de ventilación mecánica invasiva. Lo recuerdo como un paciente súper simpático y cooperador, colaboraba con todo ya que decía que tenía muchas ganas de volver a su casa. Con los días comenzó a deteriorarse al punto que se planteó la posibilidad de intubarse, sin embargo, no estábamos convencidos del todo por ser un paciente con muchas comorbilidades, por tanto existía un gran riesgo de que no saliera. Conversamos con su familia quienes dijeron que hiciéramos todo lo posible respetando la voluntad de él. Nos acercamos con el médico que estaba de turno y le explicamos entre los dos que debíamos intubarlo, inicialmente dijo que no quería porque tenía mucho miedo de que lo durmieran y no despertar nunca más. Finalmente, dijo que sí, me agarró la mano y llorando me dijo que tenía mucho susto, que por favor no lo dejara solo, intenté contenerlo, que todo iba a estar bien, que le prometía que iba a volver a su casa. Hablo con su hija por teléfono para despedirse e iniciamos el procedimiento. Al cabo de un día lamentablemente, falleció.

¿Te has contagiado de COVID? ¿Has tenido miedo?
Afortunadamente no. Me he tomado PCR en 4 oportunidades y en todas el resultado ha sido negativo. Con respecto a la segunda pregunta, sí, he tenido miedo, cada día que vas a turno es una instancia en la cual te puedes contagiar o contagiar a las personas que viven contigo. Particularmente, mi familia se ha cuidado mucho y no se han contagiado, por tanto me asusta ser yo un vector de transmisión y que terminen enfermos por “mi culpa”.

“No debemos olvidar que independiente a que suban o bajen los casos, existen personas que fallecen todos los días a causa de esto, hay muchos que no pudieron volver a sus casas e incluso otros que ni siquiera pudieron despedirse de sus seres queridos”.

¿Por qué crees que la gente no obedece o no entiende lo que significa esta pandemia?
Creo que desafortunadamente hay personas que no toman el peso de lo que estamos viviendo, lo sienten muy lejano a sus realidades. La televisión, internet, redes sociales o cualquier otro medio de comunicación no logra transmitir lo que es esta pandemia, creo que no pueden imaginarse lo que es estar respirando con la ayuda de un ventilador, gravemente enfermo y solo, alejado de tu familia, sin poder recibir visitas, las personas mueren solas y eso es inmensamente triste. Algunos piensan que te enfermas, te mejoras y ya está, no saben que las secuelas perduran durante días e incluso meses. Que tienes que volver aprender a comer, a caminar, que el hecho de vestirte es un cansancio tremendo, que lamentablemente tu vida no es igual después de esto. Algunos pacientes que han logrado sobrevivir a esto, me han dicho que ellos no creían en el Covid 19, que pensaban que eran “puras tonteras no más”. Ellos mismos son quienes después con lágrimas en los ojos les piden a través de una videollamada con sus familiares que por favor se cuiden, que esto si es real.

Fernanda Lara UNAB

¿Crees que estamos en una tercera ola?
Absolutamente, el nivel de ocupación de camas UCIs es altísimo, lamentablemente existe muy poca disponibilidad de ellas. Se dificulta por la escasez de profesionales capacitados para trabajar en esto, además del cansancio y desgaste que ya existe en quienes estamos trabajando desde el inicio. No debemos olvidar que independiente a que suban o bajen los casos, existen personas que fallecen todos los días a causa de esto, hay muchos que no pudieron volver a sus casas e incluso otros que ni siquiera pudieron despedirse de sus seres queridos. Además, señalar que existe un número no menor de personas que quedaron muy deteriorados y secuelados post Covid-19, con falla en otros sistemas que finalmente mueren y que no aparecen en los reportes

¿Desde cuándo que no descansas?
Desde que comenzó esta pandemia hasta principios de mayo mi jornada laboral era trabajar 3 días y descansar 1, incluyendo turnos de 24 hrs, por lo que el descanso ha sido escaso. La carga física, mental y emocional es mucha. Durante el mayo solo trabaje en mi jornada “normal”, es decir, sin realizar turnos extras, pero ya iniciado junio, debido al aumento de casos mi lugar de trabajo ha requerido nuevamente apoyo para lograr cubrir con la alta demanda, así que volví a la misma rutina que ya les comenté.

¿Qué es lo primero que harás cuando se termine esta pandemia?
Me gustaría poder reunirme con toda mi familia y con mis amigos, creo que lo que más extraño son las personas a las que quiero, extraño el contacto con ellos, el reír, el conversar, compartir etc. Luego de eso, me tomaría unas largas vacaciones junto a mi pareja, que también es kinesiólogo y ha vivido toda esta pandemia en la misma sintonía que yo. Aprovecho de agradecerle enormemente por su gran apoyo y contención en esta pandemia y decirle que estoy muy orgullosa de él por todo lo que entrega día a día a nuestros pacientes.

La kinesióloga Fernanda Lara hace un llamado a no bajar los brazos en la lucha contra esta pandemia:

Noticias relacionadas

Share This