Radio Infinita | Entrevista a Gabriela Morgado, académica de Enfermería UNAB sede Viña del Mar
Enfermería

Llega el invierno y junto con ello aumenta considerablemente el uso de estufas y calefactores. Esta situación genera un potencial riesgo para las niñas y niños que habitan en nuestros hogares. En este contexto, la académica de la Facultad de Enfermería UNAB, Gabriela Morgado, entregó consideraciones para evitar este riesgo y sobre qué hacer en caso de que los niños y niñas se vean expuestos a alguna quemadura.

Escrito por

El frío invernal acarrea inevitablemente un aumento en el uso de distintos tipos de calefacciones en el hogar, situación que podría acarrear un potencial riesgo cuando se convive con niñas y niños, pues, según la académica de la Escuela de Enfermería UNAB, Gabriela Morgado, las quemaduras en la infancia aumentan entre un 20 y un 40% tan solo en esta época del año principalmente causadas por el uso de estos artefactos. 

“Las quemaduras son un accidente bien frecuente en los niños por varias razones, primero porque los niños entre los 2 y 6 años tienen naturalmente bastante curiosidad y no tienen desarrollada la capacidad de reconocer cuáles son exactamente los peligros, por lo que es bien frecuente que los niños tengan una mayor tendencia a tener accidentes, ahí es cuando los adultos son los que tenemos que tener las precauciones de no exponerlos” advirtió la enfermera pediátrica de la UNAB.

Asimismo, añadió que “efectivamente, en invierno las quemaduras aumentan de manera bastante importante, entre un 20 y un 40% se reportan más quemaduras que en otras épocas del año y eso también tiene que ver con ciertas condiciones ambientales, los niños en esta época permanecen más dentro de las casas y además nosotros aumentamos los elementos de riesgos, como la calefacción, las estufas o guateros, son un factor de riesgo importante que aumenta por una condición de caracterísiticas climatológicas”.

Escucha la entrevista completa a continuación:

Noticias relacionadas