Estudiante de Arquitectura es ganador del Premio Internacional VELUX
Arquitectura

Gracias a su trabajo “Raíces brillantes”, el alumno de tercer año de Arquitectura, Alejandro Satt, fue destacado junto a otros 9 proyectos en la categoría regional de este concurso estudiantil, uno de los más importantes de su tipo.

Escrito por

El Concurso Internacional VELUX está dirigido a estudiantes de Arquitectura de todo el mundo, se celebra cada dos años y es uno de los más importantes de su tipo. Su objetivo es desafiar a los participantes a trabajar con la luz del día como una fuente de iluminación, vida y alegría.

Este año, los ganadores regionales del Premio Internacional VELUX 2020 fueron 10 proyectos, más una mención honrosa, de países como Dinamarca, Turquía, Sudáfrica, China, Canadá, Bélgica, Polonia, Nigeria y Corea del Sur.

Y, junto a ellos, un trabajo chileno: Raíces brillantes – el cual consiste en dirigir la luz externa hacia las estaciones del metro – del estudiante de tercer año de Arquitectura del Campus Creativo de la Universidad Andrés Bello, Alejandro Satt, quien lo presentó con Javier Del Río como profesor guía.

Una nebulosa de colores

En el curso de Medio Ambiente y Sustentabilidad de la carrera de Arquitectura UNAB, los profesores Javier Del Río y Jorge Morales dieron el encargo de diseñar algo para el concurso de VELUX, ya que calzaba con la materia impartida.

“Nunca se me pasó por la mente que podría ganar, solo hice el trabajo con todo el cariño e interés que tengo por la Arquitectura”, asegura Alejandro Satt. Así, empezó a generar esta idea, la cual alimentó con las discusiones que se dieron en la clase sobre tener una ciudad más saludable.

El joven estudiante cuenta que “consideré que los espacios de transporte público, como el metro, no tienen un tratamiento sensible sobre los efectos negativos que genera una atmósfera construida de cemento y luces artificiales en el humano, simplemente no es natural”.

De esta forma, “Raíces brillantes” trata de acondicionar lumínicamente los andenes subterráneos del metro. Según Alejandro, lo entretenido es la manera en que lo hizo, ya que se trata de varias hebras de fibra óptica que captan la luz natural del exterior y la reflejan en el interior.

Esto, dice, genera “una nebulosa de colores, transformando el espacio del metro, un lugar oscuro y decadente, en uno más contemplativo y de asombro”. Por su parte, el profesor Javier Del Río agrega que lo más destacable de esta iniciativa es la audacia de insertar luz y colorido a un interior tan funcional como lo es la estación de metro.

Seguir generando ideas

El estudiante Alejandro Satt.

Respecto al concurso en sí, Alejandro se sincera y dice que no esperaba nada de él. Incluso, después de mandar la lámina, se olvidó del tema. “Imagínate la sorpresa cuando me enteré de que había ganado a nivel regional, fue un golpe de alegría, no lo podía creer”, agrega.

Asimismo, el docente Javier Del Río recalca que este premio es muy importante para todos, desde Alejandro mismo – ya que le servirá para su currículo – hasta la UNAB, VELUX Chile y él mismo debido al reconocimiento internacional que esto significa.

El premio en sí es un viaje a Lisboa donde Alejandro tendrá que defender el proyecto en la fase final del concurso junto a los demás ganadores regionales, además de mil euros. A esto, se suma, por supuesto, el más gratificante de todos: la validación de su trabajo.

“Que mi proyecto haya sido elegido entre tantos y por un jurado tan connotado, sobre todo porque entre ellos está Sebastián Adamo, quien es un referente para mí. Sin duda, es un estímulo que te impulsa a seguir generando ideas”, expresa el joven.

Motivación a participar

Alejandro Satt comenzó sus años de formación universitaria en la sede de Viña del Mar del Campus Creativo, pero luego se fue a estudiar a Montevideo por dos años, regresando este 2020 a la UNAB, pero al campus de Santiago. Reconoce que su paso por la Escuela de Arquitectura ha sido una buena experiencia, sobre todo por lo apasionado que son los profesores por la disciplina.

Finalmente, al pedirle algunas palabras de consejo para quienes quieran participar en instancias como la de VELUX, Alejandro afirma que lo que a él le funcionó fue hacer el encargo con todo el cariño e interés que corresponde.

“Creo que, antes de pensar en ganar algo, primero debes disfrutar y sentirte conforme con lo que estás haciendo, así que, si cubres esa primera instancia, anímate y manda tu trabajo, el resto vendrá solo”, manifiesta.

Noticias relacionadas