30 años

Ximena Porras, directora de la carrera de Terapia Ocupacional en la sede Viña del Mar, llegó a la institución el año 2003. Comenzó en la sede República, como docente adjunta, y pronto empezó a recibir estudiantes en práctica y pasos prácticos en el campo clínico en el CESFAM Orlando Letelier, en la comuna de El Bosque, entre 2005 y 2008.

Escrito por

Durante esos años también realizó cátedras como docente adjunta en República y Casona de las Condes, tanto en pregrado como en el Magíster de Terapia Ocupacional.

“Con los años que llevo en la institución, he aprendido a conocerla y comprender nuestra cultura interna y nuestra identidad como universidad”, explica con orgullo en este aniversario número 30 de la UNAB, y aprovecha de enviar un mensaje a la comunidad: “no perdamos esa identidad de colectividad, de equipo, de grupo humano que nos caracteriza y que es lo que finalmente nos alimenta espiritualmente y nos hace mantenernos en nuestro trabajo”.

Como ha trabajado en dos sedes, ha podido rescatar algunos rasgos característicos. “Si hay algo que a mi parecer identifica a Viña del Mar es su identidad como sede, su cohesión, su espíritu de grupo, y espero que eso nunca se pierda, pues en este momento histórico que vivimos es fácil automatizarse en el trabajo, y creo que eso es lo peor que nos puede pasar”.

Con cariño recuerda cuando se formó la carrera de Terapia Ocupacional en Viña del Mar. “Éramos una escuela muy chiquitita, formada solo por la Directora y una secretaria, al fondo del 3° piso, donde a todo el mundo le costaba encontrarnos, y éramos como una familia”.

El terremoto de 2010 sacudió a esa familia. A primera hora de la mañana recibió una fotografía de un estudiante donde se veía la fachada de la sede trizada. “Profe, ¡qué vamos a hacer!”. Esa imagen se fue traspasando rápidamente entre alumnos y profesores y la preocupación fue compartida por todos, porque ese espacio era sentido como una segunda casa. “Esto se trata de mantener el espíritu de colectividad y equipo, es cómo enfrentamos las adversidades y dificultades”. Luego se trasladarían de espacio físico, pero el espíritu familiar continúa.

Noticias relacionadas

Share This