Medicina Veterinaria: derribando las barreras de acceso en salud animal
Facultad de Ciencias de la Vida

El aprendizaje-servicio (Service learning) brinda a los alumnos la oportunidad de exponerse de manera práctica a los animales y tiene como objetivo aumentar su conciencia sobre problemas sociales más amplios que afectan la salud animal, enfatizando en la necesidad de que sea la comunidad local, quien dicte las necesidades de este servicio.

Escrito por

A medida que los perros y gatos se parecen, cada vez más, a sus dueños, la medicina veterinaria se especializa al mismo nivel que la medicina humana. De hecho, en sectores vulnerables de la población, su acceso es tan dispar como en el de la atención de salud humana. Muchos tutores de animales son personas de la tercera edad y otras sufren imitaciones financieras para acceder a un veterinario, acceder al transporte, comprensión del idioma, incapacidad de cumplir con el plan de atención, problemas para acudir a la clínica, etc.

De ahí que la Ciencia Veterinaria de vanguardia, este suscribiendo, cada día más, al aprendizaje de servicio o Service Learning como enfoque pedagógico que concientiza a los estudiantes sobre problemas sociales más amplios que afectan la salud animal. Por ejemplo, las limitaciones financieras que afectan al tutor del paciente, y la forma de abordar de manera efectiva dichas limitaciones. Poniendo especial atención en la necesidad de que sea la comunidad local, quien dicte las necesidades de este servicio, mediante la construcción de vínculos con el entorno.

Un ejemplo de este enfoque es el trabajo que viene realizando la carrera de Medicina Veterinaria de la Universidad Andrés Bello (UNAB), Sede Viña del Mar, a través de su Hospital Clínico Veterinario. “A través de nuestro hospital nos esforzamos en que los estudiantes de la carrera tengan una experiencia significativa de aprendizaje en un entorno clínico real, beneficiando a pacientes que tienen problemas de salud. Proceso que al final de la carrera, culmina con actividades altamente profesionalizantes en la que los alumnos tienen un rol protagónico siendo supervisados por los docentes y académicos”, explica el Doctor Felipe Lillo Araya, director de Medicina Veterinaria UNAB Viña del Mar.

Se trata de un moderno hospital clínico que incluye instalaciones adecuadas para ofrecer especialidades como neurología, neurocirugía, traumatología, ortopedia y cirugía mínimamente invasiva, evitando un número importante de derivaciones a Santiago. “Antes de la apertura de nuestro hospital, muchos de los pacientes de la zona tenían que ser derivados a Santiago por la falta de equipos de calidad, nos alegra mucho que ahora puedan atenderse dentro de la misma región, lo cual es un aporte para los dueños de las mascotas, los pacientes y sobre todo nuestros estudiantes, quienes conviven con la realidad local a diario a través de la atención clínica”, señala el profesor Lillo.

Derribando las barreras de la atención veterinaria

Entre otras cosas, el aprendizaje de servicio también implica preparar a los futuros veterinarios para abordar una serie de barreras a la atención que enfrentan los tutores de animales para abordar los problemas de equidad que rodean a los servicios veterinarios. En ese sentido, Catalina Michea, estudiante de Medicina Veterinaria de la UNAB Viña del Mar, resalta como punto central en la formación de los estudiantes de la Carrera de Medicina Veterinaria en la UNAB, la importancia de informar y educar a la sociedad en la responsabilidad y el cuidado de los animales.

“Sabemos que como en la salud humana, en la atención animal, también existen limitaciones de acceso. En esos casos, si el tutor no puede pagar la primera opción (normalmente es la más cara) se les entrega una segunda opción y así sucesivamente, hasta encontrar una solución óptima para el paciente. En la carrera participamos en una rotación clínica de aprendizaje-servicio, prácticas tempranas que nos permiten desarrollar habilidades en la atención primaria, incluidas las habilidades quirúrgicas, al mismo tiempo que nos conectamos con la comunidad y damos solución a sus problemas”, cuenta Catalina.

Por lo mismo, agrega Catalina “es necesario que cualquier alumno que quiera estudiar Medicina Veterinaria, profundice sobre las áreas que existen dentro de la profesión, pues tiene un sinfín de especialidades: animales menores, fauna silvestre, animales exóticos, equinos, animales de producción como en bovinos, ovejas, cabras o salmónidos y muchas otras que también influyen en la salud pública. Es una carrera muy linda que no involucra solamente a los animales que conocemos, sino que también está directamente relacionada con la salud de la población humana como quedó demostrada tras la pandemia que aún estamos viviendo”.

Si estás interesado en la Medicina Veterinaria infórmate sobre becas y beneficios en becasybeneficios.unab.cl

 

 

Noticias relacionadas