Laboratorio de Aprendizaje lanza el primer número de Oh! Innovación
Bachillerato en Humanidades

Se trata de un espacio para mostrar experiencias e impulsar el intercambio de ideas. Esta iniciativa, que nace desde la Escuela de Educación de UNAB, busca que la palabra innovación se traduzca a una práctica educativa transformadora.

Escrito por

Una revista disponible para quienes se atreven a configurar otros espacios para el aprendizaje, un lugar donde se alojen experiencias educativas creativas e innovadoras, para quienes navegan por coordenadas donde el espacio, los objetos, las emociones, el arte, la conversación y reflexión son relevantes. Todo eso reúne la Revista Oh! Innovación.

El proyecto, que nace desde la Escuela de Educación de la Universidad Andrés Bello, ya tiene su primer número gracias a la gestión del Laboratorio de Aprendizaje, que consignó su experiencia y también enlazó las vivencias de otras personas que se han involucrado con la necesidad de enseñar aplicando nuevas formas de enseñanza.

Revista Oh! Innovación nació desde la necesidad de conectar los mundos de aquellas personas que se han decidido por educar innovando. Serán dos ediciones anuales que reunirán experiencias de todo Chile y también sumará prácticas internacionales.

La directora de la Escuela de Educación de UNAB y directora del Laboratorio de Aprendizaje, Carmen Gloria Garrido explicó que este nuevo espacio persigue ser un lugar donde se muestren y celebren experiencias educativas creativas. “Este primer número muestra principalmente la experiencia de nuestro laboratorio, pero lo que pretende básicamente es ser un canal de comunicación de gente que se arriesga a innovar. No es una revista científica, es una revista que da lugar a ideas y experiencias de personas que imaginan, diseñan o implementan prácticas pedagógicas desde coordenadas no habituales”, señala Garrido.

Los creadores de la revista se apropian de la palabra innovación para usarla como el instrumento que rompe la linealidad, que hace un giro, que crea un nuevo trazado en el que se pueden incorporar tecnología, arte, sorpresa, el goce por aprender, la indagación y reflexión, configurando nuevas formas de enseñar y aprender.

La directora explica que Revista Oh! Innovación nace para ser un canal comunicante de procesos de innovación, es por eso que el Laboratorio de Aprendizaje plasmó en sus páginas ideas propias y externas, como las entrevistas realizadas al director del documental “La educación prohibida” Germán Doin y a Julio Fontán, fundador y director del colegio considerado como el más innovador de América, “Fontán Capital” en Bogotá, Colombia.

Pero no todo se queda en la academia o el mundo de los educadores, la revista también toma las cartas escritas por niños y niñas de escuelas vulnerables, quienes describen cómo se imaginan la mejor clase del mundo.

“Entendemos la necesidad de nuevas palabras en pedagogía y en la enseñanza, nuevos escenarios y escenas pedagógicas para un mundo en cambio y complejo, además de experiencias que tengan sentido y vinculación con la cultura, por eso lo que también hay en esa revista es arte, porque vinculamos arte y educación, vinculamos el barrio, los objetos diversos para el aprendizaje y desarrollamos instalaciones que llaman a preguntarse, a buscar, a conocer, a integrar saberes”, agrega Garrido.

Por ahora se trata de una revista digital que proyecta dos números anuales, pero el equipo también planea una publicación en papel ya que es un producto abierto a la comunidad y disponible para llegar en sus dos versiones a quienes se dedican a innovar en las salas de clases abiertas. “Oh! Innovación no pretende ser una revista científica, pretende ser una revista de encuentro de innovadores”, refuerza la directora del Laboratorio de Aprendizaje.

¿Qué encuentra en la revista el docente que se atreve a invertir tiempo para enseñar de una forma distinta?

Yo creo que esta revista aporta a los profesores innovadores y a quienes todavía no se atreven. Al innovador porque lo sitúa en un escenario en red, y comparten, se unen o entrelazan para seguir transformando algo. Aquel que no se atreve se da cuenta que hay otras experiencias, que le aportan y le permiten comprender que pequeños cambios o giros pueden lograr nuevos aprendizajes. También los profesores, docentes y artistas encuentran la posibilidad de un espacio para su voz y que puede instalar en la revista su experiencia y establecer redes comunicantes entre docentes que innovan.

¿Y qué pasa con quienes miran con distancia?

Quienes no son innovadores se van a dar cuenta que a veces la palabra innovación puede ser muy amplia, pero en la práctica no son grandes eventos. La innovación significa dar un giro, dar líneas de fuga a lo que nosotros habitualmente hacemos. Al hacerlo sistemáticamente y fomentarlo ahí estamos innovando, pero básicamente es romper esa linealidad de la clase, esa rutina expositiva, esas formas tradicionales que no se condicen con el mundo. Se van a dar cuenta que la experiencia tiene una simplicidad enorme y son innovadores al incorporar música, incorporar arte, incorporar sorpresa, y aquí verán las experiencias de otras personas.

¿Esas experiencias servirán para saltar desde el espacio clásico de educación?

Nosotros entendemos que los y las docentes y profesores no se marginan nunca de la generación de experiencias que promueven aprendizaje. Los docentes son innovadores y hablar de ser profesor es hablar de un sujeto que está constantemente innovando, por definición, lo que ocurre muchas veces es que eso se frena cuando los sistemas u organizaciones educativas entienden la educación o formación de los estudiantes desde lógicas administrativas, mecánicas, llenas de papeleo innecesario. La idea es tener un espacio para retomar lo esencial del acto pedagógico que es lograr aprendizajes reales, vinculantes, retomar el goce por aprender y compartir, quitar los miedos a cambiar, quitar los miedos a transformar lo que hacemos. Es atreverse a re-imaginar e instalar experiencias y sentido.

¿Que sea online democratiza la llegada de la información?

Con este formato puede llegar a una escuela rural, a un sector apartado, tiene alcance a nivel nacional e internacional. Nosotros como escuela estamos enviando a todas nuestras redes y está siendo muy bien valorada, porque salimos de esa pretensión esclavizante de ranking de las revistas, este espacio está pensado para compartir.

¿Innovar en educación es una posibilidad para todos los profesores?

Lo que creo es que los profesores innovan mucho en sus espacios de enseñanza, pero no se muestra, porque la cultura ha sido muy individualista. Por eso esta es una instancia, como puede haber otra, de dar sitio y ese es un elemento clave, el estar en red y en otras latitudes e incluso en otros espacios físicos, sean nacionales o internacional, y por ese canal mostrar lo que se hace. Siempre en docencia se habla de lo malo, yo creo que se hacen cosas bellas y con mucho esfuerzo, pero que quedan en la visión local, al alero de una sala de clases, y aquí le decimos que lo muestren a otros profesores, para compartir esas experiencias y enriquecer la enseñanza. Tratamos de que la palabra innovación se traduzca a una práctica educativa.

Puedes saber más sobre el Laboratorio de Aprendizaje revisando este video:

 

Noticias relacionadas