Mitos y verdades sobre la variante Delta del Covid-19 | La Tercera | UNAB
Facultad de Medicina

La microbióloga Claudia Saavedra y la inmunóloga Carolina Otero, expertas de la Universidad Andrés Bello, responden a una serie de mitos y verdades en torno a la variante Delta del Covid-19. La Tercera, 12 de julio de 2021.

Escrito por

Tres semanas atrás, cuando se confirmó el primer caso de la nueva variante Delta en Chile, inmediatamente comenzó la alerta, por los estragos que está dejando en el extranjero estaban dando que hablar. Por ejemplo, solo en el Reino Unido, entre 16 y 20 de junio, se identificaron 75.953 nuevos casos con esta nueva variante, en una ola de reinfecciones que no ha cesado y que se replica en distintos países. Naciones como Australia o Israel se han visto en la obligación de revertir algunas de sus medidas y libertades, para resguardar la vida de sus habitantes.

El primer caso de variante Delta se reportó en febrero pasado, en India, y rápidamente comenzó su expansión. Tanto así que ya tiene a su “hermano”, la variante Delta Plus. Ante la amenaza de esta, dos especialistas despejan algunas dudas con respecto a esta variante del Covid-19.

Con la llegada de la variante Delta en Chile hay más posibilidades de que aumenten los contagios en las próximas semanas: VERDADERO.

Según comenta Claudia Saavedra, vocera de la Sociedad Chilena de Microbiología (SOMICH) e investigadora de la Facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad Andrés Bello (UNAB), esta variante es más transmisible en un 60% y comenta que, en un estudio realizado en Australia, se comprobó que en un grupo de mil personas –que eran personal shoppers– a una distancia de entre 10 y 60 centímetros bastaban entre 10 y 15 segundos para estar contagiados con Delta. “En un principio me pareció exagerado, pero con mil personas el muestreo se vuelve una evidencia contundente”, dice ella.

“Hay evidencia que demuestra que las vacunas disminuyen su protección frente a las distintas variantes”, afirma Saavedra. Por su lado, Carolina Otero, inmunóloga y académica de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad Andrés Bello, dice que hay muchas posibilidades que se incrementen los casos de Covid, porque la variante es muy contagiosa y “cuenta con capacidad de evadir ciertas respuestas inmunes”. La especialista dice que se deben de tomar las mismas precauciones ya conocidas. El uso de mascarillas N95 y KN95 siguen siendo prioridad, puesto que protegen en un 95 a 97% a los usuarios y “las de género no son efectivas”.

Esta es una variante más mortal que otras del virus: MITO.

“Definitivamente no. Sin embargo, la alarma mundial es porque nuevamente se debe a que estamos en jaque, porque hay muchos sistemas de salud en estado vulnerable o colapsados. Con eso podrían haber nuevos contagios y pasará nuevamente lo que ya vivimos”, dice la inmunóloga de UNAB, Carolina Otero. Como Delta es una variante relativamente nueva, las investigaciones aún están en desarrollo. A pesar de eso, la investigadora Claudia Saavedra comenta que en Indonesia ya se realizó un reporte sobre 308 funcionarios de salud pública que, estando vacunados con dos dosis de Sinovac, resultaron positivos. “Y ahí sí se produjo un aumento de la letalidad”, dice ella.

“Para medir la letalidad, deberíamos tener un número cuantificable. Y hasta ahora no hay evidencia de que es más letal, solo de que es más transmisible y que vacunas como Pfizer o Moderna disminuyen la respuesta ante esta variante”, dice la vocera de la SOMICH. Delta está causando revuelo, dice la inmunóloga de UNAB, pero ya está la variante andina y Epsilon -presente en más de 40 países, mientras que Delta más de 80–. El virus, dice la inmunóloga, “no está interesado en que nos muramos, sino en infectarnos a todos para así sobrevivir. Entonces, sí van a haber cepas más contagiosas, pero es así como busca sobrevivir”.

La sintomatología de la variante Delta se asemeja más a la de un resfriado común, no se pierde gusto ni olfato: VERDADERO.

Hay pocos reportes científicos al respecto del tema, pero Carolina Otero, de la UNAB, dice que se transmite y contagia con tal rapidez, mucho antes que el infectado presente los primeros síntomas. “Y los cambios en los síntomas se están produciendo también”, dice la inmunóloga. Dolores de cabeza, de garganta y harta mucosidad son algunos de estos y se produce menos tos, que es una de las características identificables de las primeras variantes. Y tampoco hay pérdida del olfato ni el gusto. “Y eso hace que se confunda”, afirma ella, asemejándose inicialmente a los síntomas de un resfriado común.

Una persona que tuvo Covid-19 hace unos meses está inmunizado ante esta variante: MITO.

“Se supone que una persona que ha tenido Covid-19 debiera tener un sistema inmune entrenado”, plantea Claudia Saavedra, investigadora de la Facultad de Ciencias de la Vida de la UNAB. Pero la especialista aclara que la respuesta que se tiene después de ser infectado con algún virus baja igual que la protección de la vacuna después de unos meses y se sugiere la idea de una tercera dosis, y ojalá “de otra plataforma”. A pesar de eso, Carolina Otero, de UNAB, añade que todo está en desarrollo y los casos suelen variar de uno a otro, pero que de ninguna manera hay certeza que alguien infectado con otra variante no pueda contraer nuevamente Covid-19 por la Delta.

Los niños y adolescentes son los más afectados por la variante Delta: VERDADERO.

El hecho que un niño o adolescente sea más inquieto y comparta con sus pares sin distanciamiento social lo hace más susceptible al contagio de cualquier enfermedad. “Que este sector de la población no esté vacunado y tenga mayor interacción social, influye a la transmisión del virus”, dice Carolina Otero, desde UNAB.

Saavedra se suma a Otero, y dice que el comportamiento es clave en los menores, porque “cuesta más mantener las medidas de distanciamiento”. “Para combatir los aerosoles, que son la vía de contagio de este virus, se necesita más que abrir una ventana, sino también el tener siempre presente el distanciamiento físico y usar una buena mascarilla”, dice la microbióloga. “Esta variante nos vino a recordar que no nos podemos relajar y que no sacas nada con tener tu casa súper limpia, si afuera hay tierra o barro. Podemos estar libres de contagio, pero si te subes al ascensor de tu edificio y ahí estuvo alguien contagiado, quedó el aerosol y te contagiarás: no te puedes sacar la mascarilla, ni siquiera estando solo”, añade.

Los bronquios y pulmones se ven menos afectados por esta variante: VERDADERO.

La variante Delta está más estudiada en Inglaterra y los casos considerados tenían ya la primera dosis de una vacuna. Bronquios y pulmones, en esas muestras, se vieron menos afectados. Según la inmunóloga Carolina Otero, eso es así y es más similar a “un resfrío más fuerte”.

La vacuna Pfizer es más efectiva que la Coronavac ante esta nueva variante: CONDICIONAL.

Hasta ahora no hay estudios concluyentes que evalúen el rol de los anticuerpos desarrollados por las vacunas ante un contagio de la variante Delta. Desde UNAB, Carolina Otero menciona que la Universidad de Texas, junto con Pzifer, realizó un estudio que mostró que los anticuerpos de las personas inoculadas con esa vacuna son capaces de neutralizar las nuevas variantes. Incluida la Delta, aunque en este caso con una potencia reducida. “La vacuna Pfizer es efectiva en un 90% en la prevención de Delta. De la protección contra la mortalidad, no hay datos todavía”, dice Otero. Sobre Sinovac, existen solo datos preliminares que muestran que si bien hay un efecto neutralizante, este se reduciría tres veces.

Carolina Saavedra, microbióloga de la SOMICH, dice que no hay datos estudiados con Coronavac. En el caso de Pfizer, se comprobó que en un paciente con dos dosis la protección baja a un 79% y en AstraZeneca a un 60%. “Y con una dosis, en el caso de Pfizer, tu protección baja a un 30% y en AstraZeneca a un 18%. Y por eso la importancia de las dos dosis”, dice la especialista. En la Universidad de Chile, afirma Saavedra, realizaron un muestreo en el que se ve que la respuesta neutralizante baja tres veces en el caso de Coronavac. “No hay que desconocer que cuando tienes dos dosis, de todas maneras te proteges de la enfermedad grave o de fallecer”, agrega.

Si una persona estuvo en un espacio cerrado con más gente, uno de ellos no usaba mascarilla y resultó contagiado de Delta, tengo mayor riesgo de contagio por cercanía, aunque haya usado mascarilla: CONDICIONAL.

Mientras más tiempo se pase en un mismo lugar cerrado con público, mayor es el riesgo de contagio. Las posibilidades se incrementan cuando el espacio en cuestión es reducido. Un ascensor o un automóvil son ejemplos perfectos y que ayudan a medir las distancias. Delta es una de las más rápidas y contagiosas variantes del SARS-CoV-2, y lo importante es continuar con las medidas para prevenir el contagio. “Si alguien estuvo en un ascensor con un infectado, si han pasado unos minutos desde que se bajó no es tan riesgoso. Pero si pasó poco tiempo, es muy probable que sí”, dice Carolina Otero, inmunóloga de UNAB.

Saavedra añade que la situación es de preocupación “siempre y cuando la mascarilla no esté bien puesta”, pero ese es solo uno de los factores a considerar. Importan también el ajuste “y sabemos que las vacunas no impiden el contagio”. “Si fuiste contacto de una persona positiva, independientemente de si te haces el test o no, debes hacer la cuarentena mínima”, afirma Saavedra.

Si una persona tiene dos dosis de Sinovac, puede tener una tercera inoculación con Pfizer para protegerse de delta y delta plusCONDICIONAL.

Combinar vacunas de distintos laboratorios es una realidad que se está estudiando e incluso, en algunos casos, ya realizando. Uno de los más recientes, y que incluso se está aplicando en Chile, es la de inocular una dosis de vacuna Pfizer a aquellos menores de 45 años que hayan recibido una primera con AstraZeneca. Probar con otras mezclas es algo que se ha propuesto y en Estados Unidos y el Reino Unido ya se habla al respecto de la mezcla de vacunas “con otras plataformas”, pero aún no hay evidencia disponible de cuán seguro sea ocupar Sinovac con alguna otra plataforma.

“Minsal, a través de uno de sus asesores, propone la idea de una tercera dosis. Lo hace también Alexis Kalergis, que dirige un estudio sobre Sinovac, y menciona claramente que la respuesta de la vacuna y anticuerpos disminuye con el tiempo”, destaca Saavedra, y añade que por lo mismo sería importante una tercera dosis para reforzar el sistema inmunológico de las personas.

Carolina Otero, de UNAB, dice que “combinar Sinovac y Pfizer puede ser algo mucho más efectivo, porque Pfizer es mRNA -vacuna de ARN mensajero- y se producirán anticuerpos neutralizante contra un proteína y la Sinovac contra varias”. Comenta que los estudios demuestran que la inmunidad se potencia si una persona tiene dos versiones de una vacuna: “Una con el virus atenuado, como Sinovac, y otra con la proteína específica, como Pfizer”.

Las vacunas que hay funcionan contra la variante Delta, pero son menos efectivas para Delta Plus: VERDADERO.

La información disponible a la variante Delta Plus aún es escasa, por lo que las certezas con la evolución de la variante Delta son aún muy bajas para la comunidad científica. Claudia Saavedra, de la SOMICH e investigadora de la Facultad de Ciencias de la Vida de la UNAB, dice que las vacunas existentes son menos efectivas contra la variante Delta en general y eso lo demuestran los casos nuevos de infecciones, y pone como ejemplo el Reino Unido, donde se generó un aumento en el 69% de los casos en una semana. Carolina Otero, de UNAB, dice que aún se están realizando estudios contra la versión Plus, “pero está muy bien caracterizado que el virus tendría mejor afinidad para elegir a su receptor”.

Puedes revisar la nota publicada aquí.

Tercera

Noticias relacionadas

Share This