La Tercera | El incidente Taiwán: Claves y consecuencias de un nuevo conflicto entre Estados Unidos y China
UNAB En los Medios

Fernando Reyes Matta ex embajador en China (2006-2010) y director del Centro de Estudios Latinoamericanos sobre China (CELC) de la Universidad Andrés Bello, analiza las implicancias del affair Pelosi.

Escrito por

A los 82 años, Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de representantes de Estados Unidos, se transformó en la mayor velocista política de los últimos años. Sin hacer caso a las advertencias del Pentágono, la Casa Blanca y del mismo gobierno chino, no dio su brazo a torcer y concretó su viaje relámpago a Taiwán y con ello logró aumentar las tensiones entre el país norteamericano y el gigante asiático.

Fernando Reyes Matta ex embajador en China (2006-2010) y director del Centro de Estudios Latinoamericanos sobre China (CELC) de la Universidad Andrés Bello, sostiene que, aunque la visita duró pocas horas, fueron suficientes para mover el complejo escenario internacional en que está el mundo. Para Reyes Matta, lo relevante es entender por qué, ante todas las advertencias, lo hizo. “Ella escribió un artículo en el Washington Post donde señaló que iba a hacer el viaje de todas maneras debido a que consideraba que era un deber y lo ligó con la ley que hace 46 años se dictó en el Congreso de Estados Unidos, la ley de relaciones con Taiwán, la cual definió la relación más allá del reconocimiento que Estados Unidos había hecho del concepto de ‘una sola China’ y el establecimiento de relaciones con la República Popular China. A partir de la interpretación de esa ley, es que Pelosi tomó la autonomía para realizar el viaje”, explica.

FACTOR ELECCIONES

Según el director del Centro de Estudios Latinoamericanos sobre China (CELC) de la Universidad Andrés Bello, Pelosi hizo el viaje, principalmente, porque hay elecciones en Estados Unidos en noviembre y es posible que ella, como líder de la campaña de los demócratas, que tienen una situación muy compleja, no pueda seguir como cabeza de la cámara de representantes. “Una parte del propósito del viaje es reforzar su posición política interna y en cierto sentido coincide con alguno de los intereses de los demócratas. No hay un llamado de Biden diciendo que no vaya, sino que la deja hacer y al mismo tiempo abre una puerta para responder a las autoridades chinas respecto a que Pelosi tiene la autonomía para actuar por su cuenta”. El ex embajador chileno argumenta que Pelosi se escuda en que hay un voto solemne de Estados Unidos por apoyar la defensa de Taiwán. “La movida que ella hace no les viene mal a los senadores republicanos y demócratas y ciertos sectores privados de Estados Unidos que están buscando la manera de tensionar la relación con China, haciendo ver que el tema de Taiwán no puede seguir la misma ruta que ha tenido Rusia con Ucrania. Eso también está latente”, plantea.

LA ISLA REBELDE

Medios internacionales han sostenido que, para el gobierno chino, Taiwán es visto como una “isla rebelde”. Con un tamaño equivalente a cualquier provincia de la zona central de Chile, Taiwán, conocida como la isla de Formosa cuando fue descubierta por Portugal en 1544, actualmente tiene 23 millones de habitantes. Su intrincada relación con China se estableció en 1949, cuando los nacionalistas chinos pierden la guerra civil y los comunistas ganan el poder. “Los derrotados huyen a Taiwán, que está a 130 kilómetros de la China continental y se instalan ahí”, explica Reyes Matta, quien sostiene que Estados Unidos reconoció por muchos años a ese gobierno de Chiang Kai-shek y sus sucesores como los representantes legítimos de China en el mundo. “Cuando se crea Naciones Unidas, el sillón de China lo tienen los representantes de Taiwán, hasta el año 1971, cuando la Asamblea General resuelve que ese asiento le corresponde a la República Popular China”, apunta.

Luego de este cambio, el presidente Nixon visitó a Mao en 1972 y ahí se estableció el concepto de “una sola China” donde tanto Taiwán como China continental coinciden en el concepto de que China es una sola. “Desde ahí se crea un statu quo de esta relación, que es lo que está hasta hoy. Estados Unidos no tiene relación diplomática con Taiwán, pero le da asistencia militar y respalda sus desarrollos comerciales. Hay que recordar que, en caso de la APEC, de donde también Chile es miembro, es una asociación que no acepta el concepto de países, sino que se llama asociación de economías y ello permite que China y Taiwán participen”, dice el académico de la UNAB.

Lee la nota completa  AQUÍ

Noticias relacionadas