ARTEMIS I: La Misión que nos llevará nuevamente a pisar la Luna
Facultad de Ciencias Exactas

En un artículo publicado en La Tercera, el director del Instituto de Astrofísica de la Universidad Andrés Bello, Dante Minniti, grafica la importancia de la misión Artemis I, un viaje sin tripulantes que busca llegar a la órbita lunar.

Escrito por

Su lanzamiento falló el lunes 29, pero se espera que en esta segunda ventana -el sábado 3 de septiembre a las 14,17 h- los astros se alineen y el megacohete SLS (Space Launch System) pueda despegar sin dificultades desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida, en dirección a la Luna. Después de 50 años, a nuestro satélite natural de nuevo.

Nadie pisará la Luna en esta oportunidad porque se trata del primer viaje de prueba de la misión Artemis. Por eso en esta fase se le llama Artemis I. El lunes pasado, la primera fecha dada para su lanzamiento, se produjo un problema porque uno de sus motores no pudo alcanzar el rango de temperatura adecuado para el despegue. Tampoco el tiempo ayudó: hubo precipitaciones y relámpagos en Florida. Si algo por el estilo vuelve a pasar, hay una tercera fecha: lunes 5 de septiembre. Después de todo, y como dijo el presidente John Kennedy cuando anunció que llegarían a la Luna, en 1962, siete años antes de que la pisaran Neil Armstrong y Buzz Aldrin, “Hemos decidido ir a la Luna en esta década y hacer otras cosas no porque son fáciles, sino porque son difíciles”.

Nada ha quedado al azar. Porque si a fines de los 60 la meta era ganar la Guerra Fría, la carrera armamentista y también la espacial, esta vez el firme objetivo es regresar a la Luna y, quizás en la próxima década, tener armada ya una base permanente. Esa es la palabra que lo explica todo: ‘Permanencia’. Y desde ahí llegar lo más lejos posible. Marte, como principal conquista, y más allá.

Dante Minniti, director del Instituto de Astrofísica de la Universidad Andrés Bello (UNAB) e investigador también de CATA, señala que la importancia de esta misión radica en la posibilidad de explorar el resto del Sistema Solar. “Sería nuestro primer trampolín. Es mucho más fácil salir de la Luna, porque tiene menor gravedad. Desde ahí se pueden hacer misiones a Marte, a los asteroides, misiones tripuladas… desde la Luna se hace mucho más asequible la exploración del resto del Sistema Solar y del Universo”.

El camino a Marte

El programa Artemis consta de varias fases. A la de estos días le seguirán Artemis II, en 2024, cuando la misión sí lleve cuatro tripulantes para orbitar la Luna, como se hará ahora. Y en 2025 vendrá Artemis III, probablemente la crucial, porque se volverá a pisar la superficie lunar y lo hará una mujer. Ella, además, viajará acompañada de una persona de color.

Para poder cumplir con estos propósitos resulta fundamental que todo esté bajo control en este próximo lanzamiento. El académico e investigador de la UNAB está optimista respecto del éxito de la misión y sobre un futuro cercano con seres humanos investigando en la Luna. “Es un plan bien ambicioso, que demora varios años y tiene varias etapas. Ahora estamos en la inicial, se diseñó este cohete superpoderoso para enviar a los astronautas a la Luna y, como fase primera, requiere un testeo bien clave, y eso están haciendo, chequeando que todo funcione. Claramente debían hacerlo antes sin astronautas, porque la idea es llevarlos después a salvo y traerlos de regreso. Ellos van a ir a órbita y luego van a entrar de vuelta, por eso hay que ver que todo marche perfecto, los paracaídas, el ingreso a la atmósfera a alta velocidad… Es una empresa bien compleja”.

Revisa el artículo completo AQUÍ.

Noticias relacionadas