Intranet

En esta posición, el ingeniero civil de 55 años, enfrentará el desafío de seguir fortaleciendo el desarrollo institucional.

Escrito por

Con una amplia trayectoria en Educación Superior, principalmente, en funciones de dirección académica, administrativa y financiera, el pasado miércoles 1° de agosto, Gerald Pugh Olavarría, asumió como nuevo Vicerrector de la Sede Viña del Mar de la U. Andrés Bello (UNAB). En esta posición, el ingeniero civil de 55 años, enfrentará el desafío de seguir fortaleciendo el desarrollo institucional y académico de la institución a nivel regional. Rol que en esta entrevista, dice asumir, mediante un compromiso serio con la calidad académica, la investigación, la Vinculación con el Medio, la Internacionalización y la búsqueda de nuevas formas de alcanzar los objetivos propuestos, así como la sustentabilidad del proyecto UNAB en su conjunto, a 30 años de la fundación de esta casa de estudios.

— Si bien, acaba de asumir como nuevo Vicerrector de la Sede Viña ¿Con qué percepción llega a la UNAB?

— Tanto al interior, como en el medio externo, la apreciación que se tiene de la UNAB es la de una universidad comprometida con la calidad y la excelencia. Una institución que en sus 30 años, ha sido capaz de obtener importantes logros en materia de investigación, infraestructura, calidad académica y Vinculación con el Medio. Logros a los que se ha sumado, una gestión eficiente y pertinente, la cual se ha traducido en su reciente acreditación institucional de cinco años, consolidándose entre las mejores universidades de Chile.

— ¿Ha podido recorrer las instalaciones de la Sede en estos días? ¿Se ha formado alguna opinión del lugar y de quienes forman parte de esta comunidad?

— Esta Sede es un orgullo para toda la universidad. En ella convergen estudiantes, académicos y colaboradores altamente calificados y comprometidos, junto a una infraestructura y equipamiento de primer nivel. Al conocerla desde dentro, entiendo por qué UNAB ocupa un lugar destacado y reconocido entre las instituciones de Educación Superior de la región, así como la razón de que miles de estudiantes la prefieran para obtener un título profesional o un postgrado, generándonos el desafío de brindar permanentemente un servicio de excelencia.

— ¿Cómo asume el desafío de formar parte de una universidad tan diversa, grande y compleja como la UNAB?

— Tal como lo señalé en mis palabras de bienvenida, los éxitos del pasado no garantizan los del futuro, especialmente, en un sector tan dinámico como el de la Educación Superior. Pero, este desafío no es sólo personal, sino que se trata de un desafío de carácter colectivo, frente al cual como comunidad no debemos ser conformistas, sino que trabajar colaborativamente, y en conjunto aspirar a ser el referente para la Educación Superior en Chile, obteniendo, además, un lugar destacado en el contexto internacional.

Usted lideró con éxito la construcción y el traslado de INACAP a su sede actual ¿cómo fue ese proceso?

—Trabajé durante 15 años en Inacap. Es una institución a la que estimo mucho y que ha estado presente en la región desde 1966. Con el paso de los años vimos como la oferta académica fue evolucionando, y ante eso, tuvimos que responder a las necesidades del sector productivo, construyendo la sede ubicada frente a la Caleta Portales e impartiendo nuevas carreras, para seguir aportando al crecimiento y desarrollo de la región. Esa es la visión de futuro que se debe mantener en las instituciones de Educación Superior.

— ¿De qué manera piensa alcanzar los objetivos futuros en la UNAB?

—En ese sentido, tendremos que adaptarnos rápidamente a los nuevos escenarios producidos por la última Reforma Educacional y por la irrupción masiva de las nuevas tecnologías y sistemas de comunicación en la Educación Superior, lo que se ha traducido en una competencia global entre universidades de todo el mundo. Bajo ese escenario, será de vital importancia planificar de manera integral, adaptar nuestra oferta académica a esta nueva realidad, fortaleciendo nuestra investigación y vinculación en áreas y sectores priorizados, con el fin de fortalecer nuestro posicionamiento en el sistema, tanto a nivel nacional como internacional.

— ¿Cuál es su posición respecto a las demandas estudiantiles y las recientes demandas feministas?

— Actualmente, la UNAB cuenta con políticas y protocolos establecidos y conocidos para abordar problemáticas de abusos o acoso en cualquiera de sus formas, ello en un marco institucional adecuado para garantizar los derechos e integridad de quienes se ven expuestos a este tipo de situaciones. En esa línea, estamos dispuestos y abiertos a mejorar los protocolos, así como trabajar iniciativas conjuntas con la comunidad estudiantil, de manera de reflejar de mejor forma los problemas reales que se puedan dar dentro de los espacios universitarios.

— ¿Cómo ha sido la acogida por parte de la comunidad?

Ha sido un gran recibimiento por parte de las autoridades de Universidad y por toda la comunidad de la sede, a quienes he podido ir conociendo de a poco, y que me han manifestado todo su apoyo y su disposición para trabajar en conjunto. Ha sido fácil incorporarme a la comunidad, y eso es algo que se valora mucho.

— ¿Algún mensaje que quisiera enviarle a la comunidad de la Sede Viña del Mar?

— Quisiera invitar a todos los integrantes de nuestra comunidad universitaria, a los directivos, académicos, colaboradores y estudiantes, a sumar esfuerzos para abordar los desafíos que nos depara el futuro, los cuales van a requerir de todas nuestras capacidades y compromiso, teniendo presente que son los estudiantes el centro de nuestro quehacer universitario. También, quisiera transmitirles que personalmente, valoro mucho, poder mantener un diálogo franco y directo con los distintos estamentos que forman nuestra comunidad, siempre en un marco constructivo y con foco en avanzar por una mejor institucionalidad, centrada en su misión y valores.

Noticias relacionadas

Share This