Ingeniería en Marina Mercante Sede Viña del Mar: el desafío online
Facultad de Ingeniería

La formación profesional del ingeniero en Marina Mercante se enfoca en velar por el transporte, almacenaje y cuidado de la carga de buques altamente tecnológicos, junto con la operación de máquinas de alto poder de propulsión, operatividad y mantenimiento, así como también en el cuidado de las personas, el medio ambiente y la optimización energética.

Escrito por

En momentos en que la pandemia del SARS-COV-2 azota a gran parte del mundo, los marinos mercantes son una fuerza laboral vital para mantener a flote el comercio mundial, pues son los buques de carga los responsables de entregar hasta el 90% del comercio mundial de bienes. Contexto que ha potenciado fuertemente el desarrollo de la gestión portuaria, motivando a cientos de jóvenes a optar profesionalmente por la actividad naviera y ha acelerado rápidamente la evolución de la educación marítima en línea.

En la Universidad Andrés Bello (UNAB), la carrera de Ingeniería en Marina Mercante tiene una duración de 4 años, tiempo en el que los estudiantes se especializan en dos áreas: Máquinas o Cubierta. En la Mención Máquinas, se instruyen para asumir responsabilidades de mantenimiento, cuidado y resolución de problemáticas de la operación de las máquinas. Mientras que, los estudiantes que optan por la Mención Cubierta se forman con las herramientas necesarias para tomar el control de la navegación, la estiba, estabilidad y el cuidado de la carga como oficiales de cubierta.

Según explica, Alejandro Lagunas, Director de la carrera de Marina Mercante de la UNAB, Sede Viña del Mar, “durante la pandemia la Universidad Andrés Bello ha realizado la totalidad de sus clases para los alumnos de tercer y cuarto año en forma teórica y práctica, por medio de planes de retorno que concentran las horas de trabajo en simuladores de navegación, máquinas, laboratorios de combustión interna y máquinas y herramientas. Así, hemos otorgado a los estudiantes y sus familias, la seguridad de completar su formación marítima profesional y a las compañías navieras quienes esperan mantengamos el alto estándar de preparación que nos sitúa como el principal centro formador de marinos mercantes del país”.

“En la UNAB contamos con Blackboard, una plataforma robusta que permite poder impartir clases en cualquier modalidad y evaluar los aprendizajes de nuestros estudiantes con la seguridad de comprobar la autenticidad del trabajo autónomo e individual de cada estudiante, abriendo las posibilidades de asegurar instalar los conocimientos que han sido comprometidos en el perfil de egreso de cada uno de nuestros programas”, agrega Lagunas.

Empleabilidad y Doble Titulación

Respecto de la empleabilidad e internacionalización, Alejandro Laguna, resalta que la carrera ha consolidado su vínculo con las navieras más importantes de Chile y así, logrando, posicionar laboralmente a sus estudiantes y puntualiza que “hemos diseñado nuestra nueva malla curricular adecuada a las últimas exigencias de la Organización Marítima Internacional, lo que junto a nuestros convenios de intercambio internacional, nos permiten dar un valor agregado a la formación académica de nuestros estudiantes”.

Infraestructura de vanguardia

Con el objetivo de recrear con alta fidelidad las diversas situaciones que estos futuros profesionales deberán enfrentar durante la navegación, desde 2010 la carrera de Ingeniería en Marina Mercante UNAB cuenta con Simuladores de Navegación. Infraestructura de punta, que posee cinco puentes de mando: cubierta, navegación, simuladores de comunicaciones, de máquinas, talleres de máquinas y herramientas.

Alianzas estratégicas

 Además de este simulador, la carrera de Ingeniería en Marina Mercante UNAB, cuenta con importantes alianzas estratégicas como los convenios firmados con SAAM, cuarta empresa de remolcadores más grande del mundo y la Asociación Nacional de Armadores A.G (ANA). Bajo este contexto, durante el año 2016, UNAB y la empresa SAMM, firman un convenio de colaboración que permitió a esta universidad, adquirir el financiamiento necesario, para habilitar dos salas del simulador y adaptarlas a las necesidades particulares que involucra el entrenamiento en maniobras de remolque portuario.

 

Noticias relacionadas