En un ambiente distendido, Fernando González conversó con más de 200 seguidores en el lanzamiento del libro sobre su trayectoria tenística - Noticias Universidad Andrés Bello
Facultad de Educación

“Fernando González: la mejor derecha de la historia”, fue escrito por el periodista deportivo Gonzalo Querol. El autor y el extenista realizaron un ameno conversatorio en el Campus Casona de UNAB, donde estuvieron acompañados por sus familias, amigos y decenas de personas que pudieron hacer preguntas, agradecer a su ídolo deportivo y tomarse fotos con él.

Escrito por

Más de 200 personas repletaron el Salón Colonial del Campus Casona de UNAB para participar en el lanzamiento del libro Fernando González: la mejor derecha de la historia, escrito por el periodista deportivo Gonzalo Querol. Entre los asistentes estaba la familia de González, amigos, compañeros, la familia del escritor, autoridades de la universidad, y una gran cantidad de admiradores del deportista.

La actividad, que duró más de dos horas, se desarrolló en un ambiente distendido, donde se contaron anécdotas, tanto de la carrera del extenista como del proceso de investigación para el libro, que incluye más de 70 entrevistas. “Durante el primer año de la pandemia avancé mucho, diría que pasé de un 40 a un 80%, porque llamaba y todos respondían, llamé a (Nikolái) Davydenko, a (Juan Carlos) Ferrero, y todos respondían porque estaban todos encerrados”, comentó Querol generando la risa de los asistentes.

El evento comenzó con las palabras de bienvenida de Jaime Fillol, extenista y actual director del Instituto de Deporte y Bienestar de la UNAB, donde Fernando González es subdirector. “Son pocos los libros sobre tenis y esta es una contribución muy importante, por el recorrido de Fernando y también por su valor académico, al relacionar en un libro el mundo del deporte, el mundo del tenis y la persona de Fernando. Es un tremendo trabajo de investigación y de redacción que permiten al lector disfrutar de los hitos deportivos y del personaje principal; hay una excelente edición de fotografías, abarcando su carrera desde menores hasta la ATP y el mundo olímpico”, comentó Fillol.

Asimismo, señaló que este lanzamiento le permitía hacer pública su admiración por González, “admiración que siente toda la universidad y que significó abrir sus puertas para crear junto a él un vínculo laboral, en un mundo de conocimiento donde tiene mucho para contribuir, en el Instituto de Deporte y Bienestar”.

Posteriormente, se mostró un video con algunos de los grandes hitos de la carrera tenística de González. Desde la primera fila, su hijo Félix (3 años) observaba atento las imágenes, mientras su hermana Lupe (1 año) dormía tranquilamente, junto a la madre de ambos, la exhockista argentina Luciana Aymar.   

A continuación, Querol y González, junto al especialista en literatura deportiva Matías Claro, sostuvieron una interesante conversación sobre la génesis y la elaboración del libro. “Fue un trabajo de casi 6 años, empezó a finales de 2016 como una charla informal y terminó como un sueño cumplido”, relató el autor, de 31 años y admirador de González. Este, a su vez, destacó que una de las cosas que más le gusta del libro es que “abarca desde los inicios. Habla sobre Claudio González, quien me enseñó a jugar tenis, hay varios entrenadores que tienen su relato, su versión, así que creo que es bien amplio y abarca toda mi carrera”.

El autor y el extenista recién se conocieron en 2021, cuando Querol tenía la investigación y entrevistas bien avanzadas. Cuenta que le costó contactar a González, pero que una vez que lo logró, recibió todo el apoyo del deportista. “El año pasado le presentamos el texto a Fernando y le gustó, es un libro 100% deportivo; le agradezco sinceramente porque colaboró con todo, me ayudó a entrevistar a otros jugadores, a conseguir el prólogo de Nicolás Massú, y toda la buena onda”, dijo el periodista deportivo.

Luego de este diálogo, los asistentes pudieron hacer sus preguntas, las que abarcaron desde momentos icónicos de la carrera de González, su relación con otros tenistas, emociones, así como el proceso detrás de la elaboración del libro, acceso a deportistas, descubrimiento de datos, entre otros. Se realizaron una docena de preguntas y, en todos los casos, las personas agradecieron al extenista por haberle entregado grandes momentos al país y por su calidad humana.

Entre quienes preguntaron destacó Tomás, un pequeño de 5 años, quien dijo que desde los 3 años practica tenis y le pidió un consejo a Fernando, quien no dudó en recomendarle que gozara del deporte: “Disfruta el juego al máximo, te llevará a ser niño siempre”.

Luego del evento, Fernando González se dio el tiempo para firmar libros, saludar a sus seguidores y sacarse fotos con decenas de personas.

Jaime Fillol destacó el buen ambiente que se generó durante el lanzamiento del libro: “Fue muy simpático, muy familiar, de mucha relación humana. Creo que para nosotros, como universidad, es un aporte abrir las puertas a personas que tienen ese propósito de hacer un trabajo de primera clase, una investigación severa, ardua, y que además llega a un público que está deseoso de saber más de lo que tanto le gusta, el tenis, el deporte”.

A su vez, la decana de la Facultad de Educación y Ciencias Sociales UNAB, la doctora en Historio y deportista María Gabriela Huidobro, comentó que “para nosotros es un orgullo que Fernando pertenezca a la universidad. Creemos que él refleja el concepto del deporte que el Instituto quiere proyectar, es decir, que no se trata solo de una actividad física y de competencia, sino que tiene que ver con el crecimiento integral de las personas”.

“Este evento refleja eso, cómo él llega más allá de su calidad de deportista, llega como persona y deja enseñanzas para la vida. Uno de los objetivos del Instituto es la promoción del deporte por su contribución al bienestar de las personas en todas sus dimensiones, emocional, intelectual, por supuesto físico, pero también social y espiritual, y eso es lo que se muestra en una trayectoria de vida tan completa como la de Fernando. Finalmente, él es un buen embajador de ese mensaje que como UNAB queremos entregar”, sostuvo Huidobro.

Los asistentes

Entre los invitados estaba Exequiel Carvajal, el histórico encordador del equipo chileno de Copa Davis, conocido en el mundo del tenis como “Yogurt de Mora”. Carvajal contó orgulloso que su hija estudia en tercer año de Publicidad en UNAB, por lo que se sentía “de local” en el Campus Casona, y bromeó con que ella entró a UNAB antes que Fernando González, que se incorporó a fines del año pasado. “A Fernando lo conozco desde los 8 años (…) El evento y que hayan escrito el libro me parece espectacular; creo que para el deporte, para el tenis chileno, es super importante los logros que él pudo tener (…) Fernando siempre ha sido cercano a toda la gente del tenis; en Copa Davis lo disfrutamos mucho, lo echamos de menos”.

Asimismo, estuvo presente el director de América Solidaria y ex convencional constituyente Benito Baranda, quien ha sido un estrecho colaborador de Fernando González en la Fundación que lleva su nombre. “Desde el punto de vista de la integralidad de la persona de Fernando, creo que se expresa fuertemente en lo que él ha hecho en su Fundación, porque creo que ahí es donde ha expresado sus grandes valores que lo llevaron a ser la persona que es, en el tenis, en su vida familiar y social. Actividades como este lanzamiento ayudan a entender que el deporte es parte de la formación del ser humano, que el deporte no solo forma músculos, sino que forma personas y eso es lo más importante”.

La Fundación Fernando González ha realizado muchas de sus actividades -como Tenis para Chile- en Puente Alto, donde además el extenista jugó su partido de despedida contra Ferrero en 2003. El alcalde de dicha comuna, Germán Codina, acudió a la presentación del libro y manifestó su gratitud hacia el deportista. “Fernando ha llegado a miles de niños y los ha incentivado con la práctica del deporte. Siempre he creído que en la medida que un niño se enamora de una disciplina, deportiva en este caso, obviamente le abre caminos, le abre oportunidades y, por tanto, la labor que él ha hecho con nosotros ha sido una labor hermosa. Creo que esto tiene una gran repercusión para el futuro de esos niños, así que estoy muy agradecido de la alianza que formamos hace diez años, cuando él se estaba despidiendo del tenis”.

El autor

El autor, Gonzalo Querol, estaba muy contento por la gran cantidad de personas que llegaron al lanzamiento y el entusiasmo generado por su libro. “Se llenó, hay mucho interés, es mucha la admiración por Fernando. Nos dimos cuenta con las preguntas, que todos le daban las gracias, él es muy cercano a la gente”.

Asimismo, el periodista deportivo manifestó su agradecimiento a la UNAB por apoyar la organización del evento y facilitar las instalaciones, señalando que “se dio que Fernando trabaja acá, con Jaime Fillol, en el Instituto del Deporte y Bienestar, y se pudo hacer acá; creo que fue una linda jornada”.

Querol comentó que el trabajo fue arduo, es especial conseguir y gestionar entrevistas pero, consultado sobre lo más difícil, confesó que era “la inseguridad de poder llegar a Fernando”. “Él siempre ha sido una persona muy reservada, correcta, y a veces no se abarca solo el tema deportivo, como es este libro, entonces ese era mi miedo, la inseguridad de poder llegar a él y que dijera sí, me gusta, te apoyo, vamos. Pero cuando se lo presenté, de inmediato lo vio, le gustó y estuvo conmigo desde hace un año con todo”.

El padre de Gonzalo, Marcelo Querol, tomó la palabra durante el evento para manifestar el orgullo hacia su hijo y destacar el hecho de que son una familia de esfuerzo, originaria de la población La Pincoya, tal como lo destacó el autor en la solapa del libro. “Lo puse ahí para demostrar que se puede; yo llegué a cumplir mi sueño de escribir este libro”, comentó el periodista deportivo.

“Estoy orgulloso. Mis dos hijos, Gonzalo y Sebastián, fueron a la universidad y son profesionales. Yo vengo de una trayectoria de mi abuelo, mi papá y yo somos conductores de micro y a mis hijos siempre los incentivé a que estudiaran y nos esforzamos para que pudieran hacerlo, y acá está el logro. Ayer (lunes) fuimos a la población La Pincoya a regalar unos libros a los vecinos y todos estaban contentos porque lo vieron a Gonzalo de chiquitito y ver dónde está, haber escrito su libro, es un orgullo”, comentó Marcelo Querol.

Del mismo modo, la madre de Gonzalo, Patricia Hidalgo, dijo estar muy orgullosa, es especial porque fue testigo de todo el esfuerzo que significó para su hijo: “Estoy muy contenta por él, porque fueron seis años de un trabajo intenso, lo vimos dedicarle mucha energía a este proyecto, a hacer las entrevistas, los contactos, las transcripciones. En broma yo le digo que está viviendo su minuto de fama, así que tiene que aprovecharlo”.

El protagonista

Al momento de iniciar el conversatorio, Fernando González aprovechó de agradecer públicamente a su familia por el apoyo que le han brindado. “Acá está mi papá, su pareja -que también es mi familia-, mi mamá, hermana, tías. Ellos lo saben, pero siempre es bueno decirlo, agradecerles por el apoyo y acompañarme en la carrera y todo lo que ha significado en la vida”.

Y en forma especial mencionó a su esposa Luciana y a sus hijos, Félix y Lupe, señalando que “he conocido el amor en todas sus dimensiones desde que ellos nacieron”.

La madre de Fernando, Patricia Ciuffard, con su nieta Lupe en brazos, señaló que “estuvo muy lindo el lanzamiento, muy simpático, con hartas anécdotas. Extraordinarias las opiniones de la gente”. Una tía del deportista, Patricia, consideró que “fue maravilloso, lo encontré de una calidez humana fantástica, encontré muy lindo lo que hicieron, el homenaje que le han hecho por el libro y todo”.

En tanto, el padre del extenista, Fernando, también consideró que “ha sido algo muy lindo, no me esperaba esta concurrencia, la verdad que muy satisfactorio (…) Fernando me contó tiempo atrás que estaban escribiendo un libro; de hecho, me mandó el borrador para que lo viera antes, me pareció una iniciativa muy buena. Tal como él dijo, él no lo habría hecho, sino que fue una iniciativa de una persona, de un tercero, que no se conocían, una iniciativa muy bonita. Felicito a Gonzalo, porque además, todo lo que aparece en el libro es real, cosas que realmente sucedieron, es muy fiel a la realidad”.

“Desde que nació y hasta ahora, en sus 42 años de vida, mi hijo no deja de sorprenderme”, confesó el padre del deportista.

 

Noticias relacionadas