Facultad de Economía y Negocios UNAB organizó conferencia sobre regulación de empresas FinTech
Facultad de Economía y Negocios

En la instancia se realizó un análisis al marco regulatorio actual de estas empresas y además se presentaron las propuestas sugeridas por la Comisión para el Mercado Financiero en dicha materia. Por parte de esta institución, la conferencia fue liderada por su vicepresidente, el ingeniero comercial Kevin Cowan.

Escrito por

Fintech es una unión de las palabras de habla inglesa finance y technology, estas engloban a los servicios de empresas del sector financiero que utilizan las nuevas tecnologías para elaborar productos financieros innovadores. En otras palabras, es un concepto que aglutina aquellas empresas financieras que, gracias a las nuevas tecnologías de información, reformulan las aplicaciones móviles o el big data, la forma de entender y prestar servicios financieros a sus clientes.

Hablamos de estas empresas en los casos de aplicaciones o herramientas como el crowdfunding, la banca móvil, las insuretech, las criptomonedas, el big data, entre otras más.

Ante la novedad y el rápido crecimiento de estas empresas se hace necesario que estas se regulen bajo un marco que permita un funcionamiento adecuado de estas compañías en el mercado y la sociedad.

Kevin Cowan, Vicepresidente de la Comisión para el Mercado Financiero

En razón de aquello, la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Andrés Bello organizó la conferencia “Regulación de FinTech” a cargo de Kevin Cowan, ingeniero comercial de la Universidad Católica y Doctor en Economía del MIT. Cowan además fue Gerente de Política Financiera del Banco Central, economista del Banco Inter Americano de Desarrollo, asesor del Ministerio de Hacienda y actualmente es el vicepresidente de la Comisión para los Mercados Financieros (CMF).

Contexto Fintech en Chile

Según el Doctor en Economía, las empresas Fintech se desarrollan en Chile, en primera instancia, gracias a los cambios tecnológicos relevantes que se han desarrollado no solo en nuestro país, sino que en todo el mundo. Con estos cambios se refiere a la creciente interconexión causada por el acceso masivo a computadores y móviles, el aumento exponencial de la información disponible en internet y las mejoras en las capacidades de análisis computacionales.

El desarrollo de estos factores ha sentado las bases para que surjan en nuestro país múltiples actores que utilizan la tecnología para proveer servicios financieros. Por un lado, tenemos las empresas Fintech que ofrecen estos servicios a usuarios finales, es decir personas o empresas distintas del sector financiero, y por otro lado, empresas que son proveedores de actores financieros tradicionales.

En este primer grupo encontramos empresas que ofrecen el mismo servicio, pero con distinto modelo de negocios de los tradicionales, como lo son los gestores de fondo; y también empresas que ofrecen servicios completamente nuevos, como, por ejemplo, las plataformas de financiamiento crowdfunding o, también, los iniciadores de pagos.

En general, las Fintech son empresas especializadas que proveen uno o dos productos que compiten en un nicho específico versus los actores financieros tradicionales que ofrecen una amplia gama de productos. 

Aunque desde la CMF aseguran que la innovación Fintech tiene el potencial de mejorar el sistema financiero al generar mayor competencia a actores tradicionales y mejorar la calidad de los servicios, los riesgos de las actividades no dejan de existir. Ante esto advierten que es necesario un marco regulatorio, pero que sea adecuado a las nuevas características del sistema.

Propuesta CMF para Mercado de Valores

Según el economista, la regulación vigente resulta inadecuada para los nuevos modelos de negocios. En esta materia se reconoce haber dos problemas. En primer lugar, para las empresas que caen dentro del perímetro existente, como, por ejemplo, un gestor de activos o administrador de fondos, la legislación actual está diseñada basada en un modelo “tradicional”.

En ese sentido, el marco jurídico está pensado en decisiones tomadas por personas en lugar de algoritmos o pensado en múltiples productos, por lo tanto la carga de entrada tiende a ser más alta que la necesaria para alguien que va a ofrecer un producto en específico” criticó Cowan al respecto.

En segundo lugar, para las empresas que están fuera del perímetro, que son una parte importante de las Fintech, el problema se da en los potenciales riesgos para inversionistas ante el surgimiento de actores imprudentes, la incerteza jurídica y los potenciales riesgos para actores Fintech ante riesgos reputacionales.

Para el vicepresidente de la CMF, las innovaciones tecnológicas no eliminan los riesgos que justifican la regulación en el mercado financiero. Es por aquello que como institución han generado una propuesta para el Ministerio de Hacienda la cual engloba seis exigencias para el correcto funcionamiento de las empresas Fintech en Chile: registro, información, acreditación, solvencia y liquidez, gestión de riesgos y garantías.

Ley Fintech

Todas estas propuestas de la Comisión para los Mercados Financieros se tradujeron en un borrador de la Ley Fintech que entregaron al Ministerio de Hacienda en noviembre del 2020.

Los objetivos principales de esta ley fueron ampliar y demarcar el perímetro regulatorio, fortalecer el crecimiento de las empresas Fintech y aumentar la competitividad de prestadores ya regulados. 

“La propuesta es amplia en el sentido de que lo que estamos buscando es ampliar el perímetro de la CMF para que entren prestadores de servicios similares a los que están en el mercado de valores. Pensamos que es importante que el mercado tradicional también tenga un mayor grado de proporcionalidad para que los corredores no que queden con una regulación que los impida también a ellos ser competitivos” Señaló el vicepresidente de la comisión.

Esta propuesta de ley se erige bajo cinco pilares fundamentales para su correcto funcionamiento: proporcionalidad, neutralidad, integralidad, flexibilidad y modularidad. 

Asimismo, Cowan hizo hincapié en las reformas complementarias a esta ley como la Ley de Datos personales y  las Open Finance, que son interfaces de acceso remoto y automatizado que facilitan el intercambio de información de clientes, con estándares robustos de resguardo de información y ciberseguridad.

Finalmente, el decano de la Facultad de Economía y Negocios UNAB, Miguel Vargas, agradeció la instancia y la participación de Kevin Cowan añadiendo que “este es un tema que ha ido cobrando cada vez más fuerza y está cada vez más presente en todos los países, y en consecuencia, es muy relevante que la CMF presente esta propuesta de regulación para las empresas Fintech”.

Noticias relacionadas