Ricardo Abuauad: "Santiago está en una crisis profunda”
Campus Creativo

EX- ANTE entrevista al decano de Campus Creativo, Ricardo Abuauad, respecto a la inseguridad vivida en el centro de Santiago.

Escrito por

El arquitecto Ricardo Abuauad, decano del campus creativo UNAB y profesor UC, tiene una visión crítica de las gestión de la alcaldesa Hassler. “Ella desempeñó un papel durante el estallido social, de apoyo de las movilizaciones, de justificación de algunos de los  daños y desmanes. Una vez que ella asume la alcaldía, naturalmente tiene que ponerse en una posición distinta, en una posición de autoridad… Pero no he visto que ocurra del todo”.


-Has trabajado en grandes proyectos urbanos en Santiago. ¿Cómo ves el estado actual del centro, que parece abandonado, con negocios cerrados, lleno de rayados, mucho comercio ambulante y delincuencia?

-La evidencia muestra que el centro de Santiago está en una crisis profunda. Una crisis que se acentúa de forma muy significativa a partir del estallido social. Efectivamente, lo que ocurre en el centro es una especie de tormenta perfecta, que combina el daño patrinonial, los rayados, un comercio ambulante que prolifera y que no ha sido controlado, la existencia de usos que han aumentado de manera importante como la prostitución en lugares como la Plaza de Armas y  la cantidad creciente de negocios cerrados y fuga de empresas y fuentes de empleo.

A mi me parece que el centro de Santiago está realmente experimentando una degradación general. Y falta mencionar el punto más significativo que es el de la violencia y la delincuencia, sumado a la falta de control de la manera en la cual habitamos algunos espacios públicos, que siguen siendo objeto de manifestaciones violentas, por ejemplo todo lo que rodea la zona cero.

-En los últimos años se habían hecho, entre otras cosas, intervenciones urbanas en Plaza de Armas, en Bandera; el sector de Lastarria y Bellas Artes atraía a muchos turistas extranjeros, se abrían hoteles boutique, librerías, tiendas de diseño. Pero llegó el estallido social y luego la pandemia, que asestaron un duro golpe. ¿Se puede recuperar?

-Sí, definitivamente. La historia está llena de ejemplos de ciudades que estaban en crisis parecidas a esta, o incluso mucho peores, y lograron recuperarse. Obviamente eso requiere un liderazgo, un proyecto que sea suficientemente claro pero ambicioso al mismo tiempo, para establecer una convocatoria.

Desde por lo menos el siglo XIX, con la crisis de las ciudades industriales, abundan los ejemplos de estas recuperaciones, que se originan por grandes catástrofes políticas, incendios, terremotos, bombardeos… La Segunda Guerra Mundial fue abundante en ejemplos de estas ciudades que quedaron destruidas y que sin embargo lograron levantarse. Y tenemos ejemplos más cercanos, la crisis  de violencia en Medellín, que una vez que las autoridades tomaron el toro por la astas, permitió un proyecto urbano mayor de recuperación.

-¿Cómo evalúas la gestión de la alcaldesa Irací Hassler? Ella declaró al principió que iba a entregar mil permisos para negocio ambulante, aunque luego de la muerte de la periodista Francisca Sandoval en el barrio Meiggs, endureció su discurso y desalogó a comerciantes ilegales del sector. Y en Lastarria, tras varios casos de turbas, hay mayor presencia de carabineros.

-He sido bastante explícito sobre lo que se espera de una persona que asume un cargo tan relevante como ser alcaldesa del centro histórico. Hay tres aspectos: la primera es que ella  desempeñó un papel durante el estallido social, papel muy de apoyo de las movilizaciones, en algunos aspectos de justificación de algunos de los  daños y desmanes que se producían. Pero una vez que ella asume la alcaldía, naturalmente tiene que ponerse en una posición distinta, en una posición de autoridad, autoridad a la cual la totalidad de los vecinos, no solo los manifestantes, recurren. Hay un primer reposicionamiento que es imprescindible, y que personalmente no he visto que ocurra del todo.

La segunda cuestión que encuentro fundamental es el tema del comercio ambulante. Su decisión de autorizar estos permisos me pareció un gravísimo error. Tengo la sensación de que ella ha reflexionado sobre esa decisión original, pero eso no quiere decir que no haya tenido costos, porque permitió que los comerciantes ilegales aumenten sus expectativas. Lo que debiera ocurrir, en cambio, es la erradicación de ese comercio ambulante, que es fuente de mafias, para permitir que lo que prolifere sea justamente el comercio establecido que paga patentes, que da trabajo y que permite revitalizar los centros.

La tercera problemática es la ausencia de un plan. El nivel de deterioro del centro de Santiago, exige que haya un plan de recuperación, un plan como han desarrollado otros alcaldes a lo largo de la historia en el caso de ciudades así de deterioradas. Ese plan es imprescindible, porque permite convocar, saber qué esperar, conocer plazos, cuáles son las operaciones que se van a llevar adelante. No he visto ese plan, la alcaldesa ya lleva más de un año en el ejercicio de su cargo, y me parece que de no existir ese gran proyecto, que convoque, que de confianza, la recuperación será imposible.

Revisa la entrevista completa AQUÍ

 

Noticias relacionadas