Estudiantes elaboran proyecto donde destacan la importancia del Hierro durante el embarazo | Noticias Universidad Andrés Bello
Facultad de Medicina

Internos de pediatría de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello desarrollaron un proyecto como actividad de Vinculación con el Medio, denominada “Hierro, un amigo durante el embarazo – importancia durante la gestación”.

Escrito por

Consuelo Améstica, Daniel Cantillana, Guillermo Muñoz, Javiera Otárola, Fabián Pérez, Blanca Sanhueza, María Consuelo Torres y Kelly Valenzuela, internos de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, bajo la tutoría de la académica Joanna Rudman Prusky, desarrollaron un proyecto dirigido a madres gestantes que se encuentran en la clínica Indisa, campo clínico UNAB.

Afiche Hierro

Una adecuada alimentación en la etapa de gestación es importante para la madre como para el bebé, ya que durante este período ocurren diversos cambios fisiológicos, que determinan un aumento de las necesidades energéticas y de nutrientes y donde la nutrición juega un rol fundamental. Entre estos nutrientes, encontramos el hierro.

“Ester mineral es esencial, ya que es necesario para la formación de hemoglobina tanto materna como  fetal, lo que conlleva a un aumento del volumen sanguíneo, con la consecuente expansión del volumen eritrocitario. La ingesta dietética recomendada (IDR) de hierro durante el embarazo es de 27 mg/d (colocar cita de las IDR) Debido a que desde el segundo trimestre no es posible cubrir estos requerimientos sólo con la dieta habitual, es necesario suplementar desde las 16 semanas de gestación en adelante entre 30 mg/d de hierro elemental”, explican los futuros nutricionistas en su proyecto.

Según el trabajo realizado por los estudiantes, “la deficiencia de hierro se asocia con mayor riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer, mayor mortalidad perinatal y el desarrollo de anemia”. Asimismo, destacaron que “las fuentes de hierro de alta disponibilidad son diversas, se encuentra en carnes rojas, pescado, pollo. Las fuentes de hierro de baja disponibilidad se encuentran en alimentos como leche, huevos, legumbres, algunas verduras y cereales, estos alimentos aumentan su biodisponibilidad cuando son combinados con la vitamina C, que es posible encontrarla en alimentos como la naranja, kiwi, pimentón, maracuyá, frutillas, entre otros”.

El trabajo se presentó a través de una cápsula educativa y la entrega de un recetario donde se dispuso de las recetas y su aporte en hierro y vitamina C por porción.

Noticias relacionadas