Diario UNAB

UNAB tiene nuevo rector, Julio Castro Sepúlveda asumió su cargo el 19 de marzo en una ceremonia realizada en la Casona de Las Condes. Antes de la investidura conversó con Diario UNAB y detalló cuáles serán sus desafíos durante estos cuatro años. En tanto el ex rector, José Rodríguez Castro, se despidió de su cargo, pero adelantó que seguirá ligado a la universidad desde su área, la investigación.

Escrito por

UNAB tiene nuevo rector, Julio Castro Sepúlveda asumió su cargo el 19 de marzo en una ceremonia realizada en la Casona de Las Condes. Antes de la investidura conversó con Diario UNAB y detalló cuáles serán sus desafíos durante estos cuatro años. En tanto el ex rector, José Rodríguez Castro, se despidió de su cargo, pero adelantó que seguirá ligado a la universidad desde su área, la investigación.

 

Nuevo rector UNAB

Julio Castro Sepúlveda

“Quiero tener un rol muy activo, cercano y conectado con la comunidad”

Este año, la Universidad Andrés Bello le da la bienvenida a un nuevo rector. Julio Castro Sepúlveda, es Licenciado en Filosofía, además de Magíster en Gestión y Políticas Públicas de la Universidad de Chile, antes de asumir el cargo conversó con el equipo de Diario UNAB sobre este desafío que enfrentará por los siguientes cuatro años.

Su vida profesional ha estado fuertemente ligada al mundo de la educación superior, ya que fue prorrector de la Universidad de Valparaíso, rector de la Universidad de Viña del Mar entre los años 2009 y 2013, y director de Aseguramiento de la Calidad de la Red Laureate International Universities en Chile.

Asimismo, su camino también lo ha llevado a ser parte del mundo público, siendo consultor del Consejo Nacional de Educación, jefe de la División de Educación Superior del Ministerio de Educación y secretario ejecutivo de la Comisión Presidencial de Educación Superior convocada por la Presidenta Michelle Bachelet en 2007.

¿Cuáles son los principales desafíos que se plantea como rector de la UNAB?

Si bien conozco de cerca la Universidad, al llegar como rector mi primera actividad será reunirme con los distintos estamentos que conforman la UNAB, es decir académicos, estudiantes, investigadores, egresados y colaboradores. Creo que esto es clave para delinear los desafíos que abordaré durante los próximos cuatro años de mi gestión y que deberán dar continuidad a este proyecto universitario, en línea con el Plan Estratégico Institucional 2018-2022, para que a futuro sigamos entre las mejores universidades del país.

¿Cuál le gustaría que fuera el sello de su gestión?

Quiero tener un rol muy activo, cercano y conectado con la comunidad y las nuevas generaciones, ya que estoy convencido que la calidad y prestigio de esta institución está ahí, en su cuerpo académico, investigadores, estudiantes y egresados. Me interesa seguir fortaleciendo los aspectos académicos, mejorar todos aquellos indicadores que pudiesen afectar nuestra calidad, tener una relación con nuestros estudiantes y egresados dialogante y constructiva, mantener nuestro liderazgo en investigación y demostrar que el modelo de la UNAB está comprometido con formar profesionales e investigadores de excelencia.

¿Cuáles serán los principales retos que traerá la Reforma a la Educación Superior?

Durante la última década la educación superior ha estado en el centro del debate y ello quedó plasmado con la nueva Ley, que si bien se promulgó en 2018, sus cambios más profundos recién se comenzarán a materializar a mediados de este año y continuarán en 2020. Esto significa que nuestra Universidad y todas las instituciones de educación superior del país deberán ajustarse a esta normativa, la cual incluye la creación de una Subsecretaría, una Superintendencia, un nuevo Modelo de Aseguramiento de la Calidad y un nuevo Sistema de Admisión, entre otros aspectos.

Pero, si hacemos una lectura más profunda y más allá de la reforma, creo que el real cambio que viene para la Educación Superior tiene relación con abrirnos a la idea de que el concepto de calidad ya no es entendible en una sola dimensión para las universidades, sino que debe mirarse desde distintas perspectivas como la conexión con el entorno nacional y global, generar nuevo conocimiento y emprendimientos, liderazgo en programas innovadores, aseguramiento de la calidad, sustentabilidad del proyecto, etc. En definitiva, y por eso la educación superior me apasiona, creo que los desafíos que se vienen por delante son tremendamente enriquecedores en materia de los aprendizajes que alcanzarán nuestros estudiantes y es hacía allá donde quisiera enfocarme.

– Finalmente, ¿qué mensaje le puede dar a los estudiantes de la Universidad?

Hoy los estudiantes deben comprender que la experiencia universitaria en una institución como la UNAB se vive desde la diversidad y el pluralismo y que, además, queremos educar bajo esa mirada. Como rector les quiero transmitir que en esta Universidad valoramos las diferencias que puedan existir, ya que esto nos enriquece como comunidad y nos permite mantener un espíritu abierto frente a una sociedad en constante transformación. Y este mensaje no es sólo para los estudiantes, sino para los académicos, porque el educar también es atender la diversidad de quienes confían en nosotros y son el centro de nuestro quehacer.

Ex rector de la UNAB 

José Rodríguez Pérez

“He decidido seguir vinculado a esta institución de la cual me siento orgulloso”

Deja su cargo después de cuatro años como rector de la institución, tiempo en que su principal foco fue mejorar la calidad académica desde todos los ámbitos, además de entregar una buena experiencia universitaria a los estudiantes.

Algunos de los principales logros conseguidos durante su período como rector fue el aumento de 4 a 5 años en la acreditación institucional y la acreditación de carreras de pregrado, que subió de 15 en 2015 a 45 en 2018. Bajo su gestión se consolidó la posición de la UNAB en prestigiosos rankings internacionales como en el de Shanghái, el más exigente a nivel mundial, donde la universidad se encuentra en tercer puesto en Chile.

¿Cuál fue el principal desafío que enfrentó como rector y cuáles fueron sus logros?

Sin duda fue el que nuestra comunidad se lograra reencantar con este tremendo proyecto universitario, ya que los años anteriores habían sido de muchos cuestionamientos al sistema privado de educación y de críticas injustas hacía nuestro plantel. Considero que mi gran logro fue mejorar la autoestima y el cariño que las personas sienten por su institución. Poco a poco, fuimos dando cuenta de los reales aportes y compromisos de nuestra universidad con el país y lo más relevante es que, si bien hemos cumplido treinta años de trayectoria, también estamos enfocados en que este proyecto trascienda aún más allá en el tiempo.

¿Qué destacaría de su relación con los alumnos y la comunidad?

En cuanto a la relación con los estudiantes, creo que hay dos factores claves, primero que como institución fuimos firmes en rechazar todo tipo de violencia, abuso, acoso, maltrato o discriminación en todas sus formas. Además, fortalecimos en conjunto con ellos nuestra normativa, en el marco de una Política de Convivencia: Inclusión y Promoción del Respeto.

En segundo lugar, logramos mejorar considerablemente la experiencia universitaria. Hoy existe un instrumento moderno de gestión llamado NPS (Net Promoter Score), el cual se calcula en base al porcentaje de opiniones favorables y se les resta las desfavorables. En marzo de 2015 el NPS de UNAB era de 1% y en 2018 alcanzó un 39%, mostrando una mejora significativa que nos indica que hicimos las cosas bien.

¿Qué legado deja en UNAB tras estos cuatro años?

En cuanto a infraestructura recalco las obras realizadas en los últimos años, que han permitido entregar una mejor experiencia a estudiantes, académicos e investigadores. En ese registro está el edificio de investigación, la remodelación de la biblioteca, el espacio de Coworking, el Hospital de Simulación en el Campus República, el nuevo edificio en la sede Viña del Mar, las nuevas etapas del Campus Concepción y la inauguración de Campus Creativo, entre otros.

En el ámbito académico avanzamos en indicadores claves y uno de ellos es el número de Jornadas Completas Equivalentes (JCE), donde en 2013 teníamos 593 y en 2018 logramos las 1.183, alcanzando una variación de un 100%, siendo la tercera universidad del país con más profesores en esta categoría.

¿Cuáles son los ejes institucionales que destacan y diferencian a la UNAB de otras casas de estudios?

Esta universidad tiene una buena gobernanza, la cual permite tomar decisiones rápidas. Se manejan indicadores de gestión institucional y académicos modernos que ayudan a las autoridades a tener un conocimiento global, tomar decisiones informadas y controlar bien el avance de los proyectos. Junto a ello, sumar la disciplina financiera que nos ha permitido contar con los recursos necesarios para avanzar en términos de calidad, investigación, academia, infraestructura y servicios.

Deja el cargo de rector, pero sabemos que continuará ligado a la universidad

He decidido seguir vinculado a esta institución de la cual me siento orgulloso, específicamente desde el área de investigación de la Facultad de Ingeniería, realizando algo que ustedes saben me apasiona, como es el control y la transformación de la energía eléctrica. Mi idea es poder dedicarme de ahora en adelante tiempo completo a la investigación en esta área y así seguir siendo un aporte a la UNAB.

Noticias relacionadas

Share This