Diario UNAB

El diseñador de Juegos Digitales UNAB decidió seguir este camino luego de crear un cortometraje basado en la mitología mapuche, lo que hoy lo tiene trabajando en Tonos Galácticos.

Escrito por

-Por Daniella Girardi-

Para su proyecto de título de Diseño de Juegos Digitales, Ángel González – junto a su compañero de carrera Gabriel Torrico – decidieron tomar como inspiración el mito mapuche de Trentren y Caicai Vilu, dos serpientes que habrían dado forma a la geografía de nuestro país.

El resultado fue el cortometraje “Mitos: Relatos de nuestro país – Trentren y Caicai Vilu”, que luego fue seleccionado para participar en el Festival Latinoamericano Chile Monos 2019 en la categoría de Cortometrajes de Escuela. Y si bien no resultaron vencedores, sí fue un motivo de orgullo para ellos y para el Campus Creativo UNAB.

“Mi meta ya se había cumplido al haber sido seleccionados para participar. La experiencia fue increíble, saber que fuiste parte de ello te hace sentir que fuiste por un buen camino. Ahora solo falta seguir aprendiendo y mejorando para continuar creando material de calidad”, expresa Ángel.

Y, precisamente así, fue que ese trabajo se convirtió en el puntapié inicial para marcar el gusto de Ángel por la animación, pasión que orienta todos sus próximos objetivos. “Ahora me encuentro haciendo ayudantía en la universidad y trabajando en un proyecto audiovisual sobre los Tonos Galácticos. El próximo año espero tener la oportunidad de estudiar Animación Digital y así complementar lo que he aprendido estos años”, señala.

Además, el diseñador adelanta que le gustaría realizar un segundo episodio de su cortometraje, esta vez enfocado en el Caleuche. Aunque, por el momento, su atención está puesta en “Tonos Galácticos”, proyecto que tiene que ver con el calendario maya, el movimiento de traslación de la Luna alrededor de la Tierra, la luz y el cuerpo humano.

Más allá de los videojuegos

Sobre su interés por una carrera que no es muy tradicional, Ángel indica que “elegí esto con la idea de poder conocer y experimentar el desarrollo de los videojuegos más que sólo jugarlos”.

De esta forma llegó a la UNAB donde, asegura, fue una de sus más gratas experiencias, ya que pudo desenvolverse como profesional y conocer personas que de otra forma no hubiera podido, ya que se describe como “alguien muy introvertido”.

Sin embargo, esto no ha sido impedimento para que Ángel logre sus propósitos y sea un ejemplo para quienes recién comienzan un camino similar. “Deben tener en cuenta que esta carrera no se toma a la ligera, la mayoría llega con la creencia de que a la primera semana va a estar haciendo videojuegos o que es para estar siempre relajado, pero aquí se titula la gente que se toma esto en serio”, recalca.

Noticias relacionadas

Share This