Diario UNAB
Escrito por

Diario UNAB MARZO 2016_Página_06La inclusión, según el diccionario de la Real Academia, es la acción incluir, pero también es “la conexión o amistad de alguien con otra persona”. Ese es uno de los sellos UNAB y que también se materializa frente a estudiantes con capacidades diferentes.

Diego Manzo - Estudiante Educación Física sordoDiego Manzo es un destacado triatleta que quedó a los 8 años quedó sordo por una meningitis y que ahora está en 5° año de Educación Física.

Como triatleta (en la foto) ha competido en Chile y el extranjero. Obtuvo el 1° lugar en 5.000 y 10.000 metros planos en el Sudamericano de Sordos 2014, en Brasil, y fue el único chileno en conseguir dos medallas de oro.

Hoy tiene su propia Corporación Deportiva Sordo Activa (CODESA), que fundó en 2015. Antes de eso hacía clases de natación gratis para niños sordos en distintas regiones.

“Me gustaría el 2018 irme a estudiar en España y hacer un ‘magíster en Actividad Físico-Deportiva, Personas con Discapacidad e Integración Social’ en la U. Autónoma de Madrid y otro en ‘Administración y gestión deportiva’ en la U. Europea de Madrid”, comenta. Para eso está trabajando duro y pidiendo a Dios la posibilidad de obtener una beca.

Pero al inicio, estudiar no fue fácil; incluso enseñó lengua de señas a sus compañeros y profesores para poder comunicarse. “Al principio no tenía cómo entender (…) Una persona sorda necesita intérprete, no sabía cómo acceder a la información. Así que en 2013 envié una carta al rector de entonces, Pedro Uribe, sobre la inclusión y su significado para poder contar con más herramientas”, recuerda.

Para responder a necesidades como las de Diego, durante mucho tiempo la Universidad realizó esfuerzos aislados, caso a caso. Ante esa realidad, que viven miles de jóvenes, es que la UNAB diseñó una propuesta y a fines de 2014 se adjudicó el Proyecto de Desarrollo Institucional (FDI) del Ministerio de Educación (Mineduc).

Así en 2015 nace la Unidad de Educación Inclusiva (UEI). “Su objetivo es otorgar condiciones de igualdad de oportunidades y equidad en el acceso, permanencia, progreso y egreso de estudiantes que se encuentran en situación de discapacidad en las diversas carreras y programas que imparte la UNAB”, explica su coordinadora, Verónica Águila.

Según un catastro realizado en UNAB a fines de 2015, en pregrado estudian 67 jóvenes –30 en Santiago, 21 en Viña del Mar y 17 en Concepción– con alguna situación de discapacidad: auditiva, visual, física, motora o con condición de neurodesarrollo particular. Y están en carreras de Salud, Educación, Ciencias Sociales e Ingenierías.

La UEI permitirá formular una vía de admisión especial para personas en situación de discapacidad y brindar apoyo profesional (en comunicación, psicopedagógico, pedagógico y/o psicosocial) y/o técnico (ej. lectores de pantallas para personas con discapacidad visual) durante la formación, además de acceso universal (infraestructura, información).

“Con esta unidad queremos que nuestra comunidad no entienda la igualdad como uniformidad, sino como el respeto a las diferencias”, explica el vicerrector académico.

Ver más aquí:

DIARIO UNAB│UNAB forma para transformar …también desde la INCLUSIÓN

DIARIO UNAB│Diploma en Habilidades Laborales: Experiencia exitosa

 

DIARIO UNAB N°24
Marzo/Abril 2016

Noticias relacionadas

Share This