El Sur| El desafío de crear vínculos en pandemia | Noticias Universidad Andrés Bello
Concepción

La pandemia supuso un desafío para este ámbito en las casas de estudio, las cuales tuvieron que buscar nuevas formas para conectarse y brindar ayuda a sus comunidades. Diario El Sur da cuenta de parte del trabajo realizado durante este período-

Escrito por

Las universidades debemos ser cada más conscientes de los territorios en donde estamos ubicadas, para relacionarnos con las reales necesidades de las personas y sus comunidades, logrando dar respuesta a ellas con programas, actividades, proyectos o iniciativas que conduzcan a este bien superior. En ese sentido, 2020, nos trajo retos, esfuerzos y desafíos importantes en materia de educación, nos debimos adaptar a una nueva realidad, incorporando tecnologías, una nueva manera trabajar o tele-trabajar y así lograr relacionarnos con nuestros estudiantes y acercarnos a la comunidad con las plataformas disponibles. Si bien, ya coexistían ambas modalidades al servicio del aprendizaje, esta pandemia nos forzó a implementarla y validarla de manera más amplia.

Ásí lo expresa la coordinadora de VCM de la Universidad Andrés Bello sede Concepción, Valentina Bobadilla, en la columna de opinión publicada recientemente en Diario El Sur.

En su gran mayoría, las instituciones de Educación Superior han realizado enormes esfuerzos en capacitación a sus docentes, infraestructura, adaptar sus espacios, en bienes incorporando una mejor tecnología que sea capaz de lograr una amplia cobertura de conectividad. Otras casas de estudio, como Unab, por ejemplo, se hicieron cargo y entregaron a un segmento de sus estudiantes becas de conectividad. Estos esfuerzos realizados durante un corto periodo, dan cuenta de la adaptación al cambio de las comunidades educativas, la capacidad de adoptar nuevas herramientas, para lograr la calidad de los aprendizajes esperados de los estudiantes.

Para los usuarios o beneficiarios estas nuevas plataformas también fueron un desafío: contaron con un proceso de adaptación y aprendizaje y más aún, creer en la tele-atención, confiar que se les entregaría un acompañamiento digno y de calidad. Fue necesario derribar mitos existentes y así avanzar, para cumplir con los programas, proyectos, iniciativas, actividades o prácticas profesionales, que estaban al servicio de ellos, en diversas áreas del conocimiento.

Acompañar a la comunidad

El Ministerio de Salud ha declarado que la Telesalud “representa una estrategia innovadora que permite optimizar el recurso humano especializado, complementando acciones y soluciones que permiten que la población beneficiaria experimente una mejora sustancial en el acceso a la atención por el equipo de salud”. Cuando la imposibilidad de acceder a consultas físicas se hizo palpable por la sobre exigencia del sistema debido al Covid y por el temor del contagio, los planteles cumplieron –y siguen haciéndolo- un rol clave son consultas remotas y alivio a las personas. Ya no tenían que exponerse para sentirse mejor.

La vinculación con el medio, también tiene un rol de acompañamiento en todo el ciclo de vida de las personas y de sus intereses. En esta línea varias casas de estudio entregan a la comunidad programas culturales de diferentes manifestaciones artísticas, considerándolo como parte fundamental del desarrollo humano. Estas actividades o iniciativas también se debieron adaptar con rapidez y creatividad, para mantener el contacto activo con la comunidad, entregando alternativas abiertas, variadas, gratuitas y de alto nivel. En pandemia la cultura ha sido una herramienta de bienestar, compañía y un bálsamo para el alma, en especial en los momentos más restrictivos, cuando para muchos no quedaba más que estar días, semanas e incluso meses confinados.

Sin duda, esta pandemia nos forzó al cambio, pero hoy todo lo logrado y avanzando en materias de conocimiento, aprendizaje e innovación van en directo beneficio de los estudiantes y la sociedad.

 

Noticias relacionadas