31 Enero 2024

El Mercurio | ¿Cansancio y menor rendimiento laboral? El calor extremo puede ser el culpable

Según especialistas, las altas temperaturas provocan que el cuerpo ocupe más energía en regular su propia temperatura, lo que podría afectar la atención, concentración y memoria.

Cuando la temperatura aumenta, condiciones ambientales inadecuadas pueden perjudicar tanto el desempeño físico como mental de las personas. Esto se debe a que el cuerpo humano se ve obligado a adaptarse a lo que los expertos denominan estrés térmico o calórico, es decir, la carga de calor que se acumula en el organismo como resultado de las condiciones del entorno.

«El organismo funciona a una temperatura corporal óptima (que oscina entre 36,5°C y 37°C); en situaciones de mucho calor externo, el cuerpo no puede regular bien ese equilibrio necesario para su funcionamiento y se producen una serie de efectos» señaló al El Mercurio, la académica de la Facultad de Enfermería UNAB, María Elisa León.

Como consecuencia, agrega León, surgen efectos que van desde síntomas leves, como aletargamiento o calambre, a otros más intensos, como dolor de cabeza y falta de concentración, y a situaciones más críticas, como golpes de calor.

Asimismo, «las personas mayores y aquellas con enfermedades crónicas, como hipertensión, diabetes u obesidad, son más vulnerables a estos efectos» añadió la especialista en salud y seguridad en el trabajo.

Recomendaciones

Si es posible, dice la académica, «tratar de no realizar trabajos de alto esfuerzo físico en horas de mayor calor». De igual manera, sugiere usar ropa adecuada, de colores claros y fibras naturales, y evitar las telas sintéticas.

A eso, sumar el uso de protector solar, así como lentes y gorro o sombrero al aire libre.

Lee la nota completa a continuación:

Escrito por Felipe Salazar