Bachillerato en Humanidades

La directora de la Carrera de Educación Musical de la UNAB, Adriana Balter, no quiso quedar al margen de la discusión que podría iniciarse en el sector, y que fue planteado recientemente en el marco del reconocimiento al músico Juan Allende-Blin.

Escrito por

Luego que fue anunciado el ganador del Premio Nacional de Artes Musicales 2018, Juan Allende-Blin, desde gobierno la ministra de las Culturas, Consuelo Valdés, mencionó que podría ampliarse el reconocimiento a los expositores nacionales de música popular.

Ante la mención la directora de la Carrera de Educación Musical de la UNAB, Adriana Balter, se refirió a la música docta y la popular, y la necesidad de abrir los espacios de reconocimiento, esto a través de una carta al director dirigida al diario La Tercera.

Premio nacional a la música popular

Sr. Director:

Tras el anuncio de que el compositor Juan Allende-Blin fue galardonado con el Premio Nacional de Artes Musicales, la ministra de las Culturas, Consuelo Valdés, señaló que una de las proyecciones hechas junto al jurado fue el ampliar los espacios de reconocimiento. Con lo anterior, se abre la posibilidad de entregar de manera anual el premio, alternando la música docta y la música popular.

La música es arte en tanto la calidad que ostente, independientemente de su género. Ya sea docta, folklórica o popular, si es de buen nivel, nos pondrá en contacto con la belleza, y podrá alimentarnos estética, espiritual y emocionalmente.

En general, son pocos aquellos músicos que transitan fluidamente entre los caminos de la música docta y la popular. La mayoría de las veces, los músicos desarrollan y se especializan en un género determinado de música, sin incursionar demasiado en otro, salvo algunas talentosas excepciones.

Sin embargo, los que nos dedicamos simultáneamente a la música y a la docencia, sabemos que es imprescindible formar a nuestros niños y a nuestros jóvenes futuros Profesores de Música con un criterio amplio, acorde a los tiempos actuales, con una mirada multicultural e inclusiva, de modo que puedan valorar todas las expresiones musicales en tanto tengan un verdadero nivel artístico.

El hecho de que se reconozca, desde el Estado, a aquellos músicos excepcionales, independientemente del “apellido” de la música que cultiven, enriquecerá y abrirá nuevos horizontes a músicos “de una y otra orilla”.

 

Adriana Balter

Directora Carrera de Educación Musical

Universidad Andrés Bello

 

 

Noticias relacionadas

Share This