DESTACADO PORTADA

Procurar condiciones sociales, materiales y emocionales para los colaboradores, como establecer horarios laborales de salida y entrada, sumar beneficios de desplazamientos y contar con sus jefaturas para exponer inquietudes, son los principales puntos para disminuir la incertidumbre de los trabajadores en el contexto actual.

Escrito por

El estallido social que se vive en Chile ha generado distintas reacciones en la comunidad, la primera de apoyo a las demandas, pero también de angustia ante la incertidumbre diaria. Los funcionarios, que deben continuar desplazándose hacia sus puestos, generalmente se encuentran de sorpresa con dificultades, eso añadido a un contexto político que varía continuamente.

Por lo anterior la psicóloga laboral de UNAB, Andrea Squadritto levanta las alertas sobre las señales que entregan los funcionarios afectados por el entorno. Además, realiza recomendaciones sobre los cuidados que se deben tener a la hora de dar información y respaldar a los colaboradores.

En el contexto actual para Squadritto es relevante estar alerta a las ideas principales: el autocuidado, la conciencia, poner límites, decir lo que nos pasa, y que las jefaturas directas puedan acompañar y ayudar a las personas a identificar lo que está pasando.

A modo de gestión “el área de recursos humanos debe llevar un catastro de las situaciones y medidas que va a tomar, de manera macro en la organización y a nivel micro para considerar caso a caso. Se debe establecer una política de emergencia con el objeto de actuar a tiempo con directrices claras y con un propósito, por eso es importante destacar la importancia de contar con expertos vinculados a la gestión de la crisis”, concluye.

Capital humano

Para coordinar el apoyo el primer paso es la evaluación del contexto que debe ser realizada por las jefaturas, las que deben equilibrar las demandas propias de una empresa, pero ante todo cuidar el capital humano con el que cuentan.

“Es un momento clave para conocer, priorizar y accionar de manera planificada las labores diarias. Lo que se espera hoy día de las áreas de recursos humanos, y de las empresas en general, es que puedan anticiparse a los distintos escenarios para gestionar efectivamente la crisis que estamos viviendo y cuidar a los trabajadores y clientes”, señala Squadritto.

Para la psicóloga el punto fundamental es no poner en riesgo la salud física de los funcionarios, y velar por el área emocional de cada uno, eso a través de intervenciones guiadas por expertos en situaciones de crisis.

Señales de alerta

Emociones como la angustia, la incertidumbre, estar en constante estado de alerta, sentir miedo y ansiedad serán síntomas que se reflejarán en las tareas, aquí es posible distinguir señales como la falta de concentración, de memoria y menor rigurosidad en las tareas requeridas, todas son parte de las señales que entregaría un trabajador afectado por la contingencia.

Para Squadritto en esta época de crisis es importante el apoyo permanente del empleador, quien debe evitar el desgaste de los equipos. Lo fundamental es que los jefes directos estén atentos a lo que dicen y a lo que no dicen sus funcionarios, ya que muchas personas no expresarán sus sentimientos y trabajarán con una especie de ´procesión interna´. “Habrá personas que serán más explícitas o más claras en expresar lo que piensan y sienten; mientras hay quienes tendrán mayores DIFICULTADES Y aprensiones para comunicarse y actuarán como si nada estuviese ocurriendo. Es ahí donde radica la importancia de contar con el apoyo de expertos en situaciones de crisis”, indica.

La profesión

Mientras algunos buscan desconectarse de lo que ocurre en el entorno, otras profesiones obligan a estar siempre en alerta y monitorear la evolución de los hechos, ese es el caso de los periodistas, figuras públicas o miembros de fundaciones y organizaciones sociales, ¿de qué forma pueden palear esa demanda emocional?

Squadritto detalla que lo principal es el autocuidado, tanto en el ámbito físico con foco en la comida y el sueño, como el cuidado emocional, es necesario no sobre exponerse a las situaciones. Además, es necesario generar espacios de cuidado, apoyo, diálogo, reflexión y contención.

Lo importante es contar con diversos canales que le permitan a las personas expresarse, para ello, se sugiere realizar trabajos colaborativos. es fundamental que los trabajadores puedan establecer límites si en algún momento no pueden realizar la tarea solicitada y comunicarselo a la jefatura, quien deberá hacerse cargo y gestionar las inquietudes”, señala la psicóloga.

Panorama laboral

Para Squaditto uno de los puntos relevantes es que la directiva considere prioritaria la organización. “Para ayudar a los colaboradores, la entidad tiene que establecer principalmente la flexibilidad horaria, es decir, claridad en los horarios de entrada y salida, también se puede implementar el teletrabajo y otorgar beneficios de traslado. En tanto que el apoyo de expertos es importante, ya sea a nivel presencial como online, porque probablemente haya personas que no puedan llegar a su lugar de trabajo, ahí es importante que tengan reuniones individuales, actividades online e información disponible, sin sobre saturar de contenido”, detalla.

“Los elementos anteriormente señalados, podrían facilitar la sensación de recuperar lentamente el control que se ha perdido, dejar de lado el miedo, la incertidumbre o posible culpa por no estar haciendo un mejor trabajo”, explica la docente.

En tanto para aliviar síntomas de angustia en los traslados extenuantes y al enfrentar el contexto social, la psicóloga señala que lo más importante es tener autocuidado con el apoyo de un trabajo colaborativo, en comunidad, donde la gente se sienta respaldada por sus compañeros, jefaturas y redes de contacto significativas. “Hay que estar atentos para identificar las reacciones que impactan en todas las áreas de nuestra vida, ya sea en lo emocional, físico, cognitivo o en lo relacional”, agrega.

Noticias relacionadas

Share This