Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales

Como cada año la carrera de Trabajo Social en Viña del Mar celebró el inicio de las pasantías intermedias previas a la práctica profesional, instancia donde los estudiantes tienen un primer acercamiento a la realidad laboral.

Escrito por

Como cada año, la carrera de Trabajo Social en Viña del Mar celebró el inicio de las pasantías intermedias previas a la práctica profesional, instancia donde los estudiantes tienen un primer acercamiento a la realidad laboral.

TSpasantias01En una ceremonia a la que asistieron las principales autoridades del Campus Viña del Mar y de la Escuela de Trabajo Social de nuestra Universidad, los alumnos oficializaron el inicio de sus prácticas asistenciales en los cerca de 34 centros de pasantías, públicos y privados, con los cuales se tiene convenio.

Los 125 alumnos que inician esta fase de su formación profesional recibieron de manera simbólica de parte de sus profesores, un manifiesto de la labor del trabajador social y su compromiso ético-moral con la sociedad.

TSpasantias02La actividad se inició con las palabras del Vicerrector del Campus Viña del Mar, profesor Juan Carlos Bull, quien felicitó a los estudiantes instándolos a trabajar con ahínco para así también dejar en alto el nombre de nuestra Universidad y la calidad de nuestros profesionales.

La directora de la escuela, Mahia Saracostti, también se dirigió a los estudiantes destacando que esta carrera es la profesión por excelencia para trabajar por el progreso del país y parafraseando a Gabriel García Márquez, les recordó que “siempre existe una manera de arreglar las cosas”.

La ocasión también fue la oportunidad para la primera intervención de la nueva directora de carrera en Viña del Mar, Claudia Silva, quien se manifestó muy contenta de integrarse a una escuela tan comprometida como la de la UNAB, resaltando que el trabajo social como profesión, es tener pasión por las personas.

TSpasantias03El inicio de las prácticas asistenciales es el momento que marca el contacto de los estudiantes con el quehacer en terreno, es así como para Camila Aravena y Karima Osiadicz, alumnas de tercer año que realizan una intervención social en el Hogar de la Niña Adolescente en Villa Alemana, esta experiencia pone a prueba sus capacidades reales para la profesión y les permite comprometerse con el mejoramiento de la calidad de vida de jóvenes en riesgo social. “En un comienzo pensamos que nos sería difícil lograr la confianza de las chicas, pero luego nos dimos cuenta que nos vieron como un referente y desde esa actitud hemos podido lograr comunicarnos mejor, aunque siempre hay casos más especiales, con historias de vida complicadas, con violencia y abandono, por lo que requieren de otra forma de llegada”, afirma Camila.

TSpasantias04La ceremonia también contó con la charla magistral de Cecilia Aguayo, Trabajadora Social, Doctora en Filosofía y Master en Psicopedagogía, quien abordó el tema del rol de la familia en la formación de la vocación profesional y los desafíos éticos en el trabajo social, haciendo hincapié en la búsqueda constante del bienestar humano y la calidad de vida de las personas con sentido y coherencia.

El centro de estudiantes de Trabajo Social (CEETS) no quiso estar ausente de esta celebración y aprovechó la ocasión para premiar a los mejores docentes por generación, reconocimientos que recayeron en Luis Franco Gaviria (2006), Ketty Cazorla (2007), Victoria Gálvez (2008) y Fernando Pasten (2009). De igual forma se destacó a los mejores promedios: Pamela Turra (2006), Yasna Sanhueza (2007) y María Paz Silva (2008). Y también a los mejores compañeros: Luz Pavez (2006), Claudia Ponce (2007), María Mercedes San Martín (2008) y Maaría José Farfán (2009).

Noticias relacionadas

Share This