Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales

Así lo aclaró el Rdo. P. Pedro Nahuelcura, director de la Pastoral de Movilidad Humana del Obispado de Valparaíso, durante su charla “Inmigrantes en Chile: ¿Una oportunidad de integración?” dictada para los estudiante de Trabajo Social de la Universidad Andrés Bello Viña del Mar.

Escrito por

Así lo aclaró el Rdo. P. Pedro Nahuelcura, director de la Pastoral de Movilidad Humana del Obispado de Valparaíso, durante su charla “Inmigrantes en Chile: ¿Una oportunidad de integración?” dictada para los estudiante de Trabajo Social de la Universidad Andrés Bello Viña del Mar.

Chile es un país de inmigrantes, tanto de extranjeros como de pueblos indígenas”, con esta aseveración el sacerdote Pedro Nahuelcura dio inicio a su charla dirigida a los estudiantes de primer y segundo año de la carrera de Trabajo Social de la Universidad Andrés Bello Viña del Mar, el jueves 14 de mayo.

De esta forma el padre Nahuelcura, quien tiene directa relación con los inmigrantes a través de su cargo como director de la Pastoral de Movilidad Humana del Obispado de Valparaíso, expuso a los estudiantes universitarios interesantes cifras de la realidad migratoria en nuestro país, como que en la actualidad representa sólo el 1,22% del total de la población nacional, lo que es menos que el 4,1% de 1907 y 1,75% de 1952.

Ante estas estadísticas es imposible aseverar que Chile vive una ola migratoria como muchos piensan al ver cómo peruanos, ecuatorianos, argentinos o indios ocupan algunas plazas de trabajo en el país. Sin embargo, el padre Nahuelcura explica que los puestos laborales ocupados por extranjeros son precisamente aquellos que los chilenos desechan, como el caso de los ecuatorianos en la salud pública; o aquellos en los que los patrones prefieren emplear por menos sueldo y sin contrato, que es recurrente con los peruanos en el servicio doméstico.

A diferencia de Estados Unidos y Europa, los extranjeros residentes en Chile con su visa de turista vencida, no son ilegales, sino personas en una situación irregular que se soluciona acercándose a su embajada o consulado correspondiente. Los extranjeros en situación irregular en Chile no son deportados, ya que esta medida se toma sólo ante la existencia de un delito.

De los 250 mil extranjeros residentes en el país, ingresados a través de los pasos fronterizos legales, un 24% son peruanos, 22% argentinos, 5,5% bolivianos (de los cuales un 46% está concentrado en la I Región); y un 4,8% ecuatorianos; así el padre Nahuelcura contrasta las estadísticas con el millón doscientos de profesionales jóvenes que sale de Chile a estudiar o perfeccionarse al extranjero para luego asentarse en otros países.

La charla del padre Nahuelcura cerró con la reflexión que se estima que en el 2043 la población en Chile comenzará a descender por la baja de la tasa de natalidad, “si a esto se suma que alrededor del 30% tendrá sobre los 60 años, la conclusión es que la mano de obra joven será relativamente escasa”; así quedó en la audiencia la discusión de la necesidad de integrar de manera digna a quienes vienen en busca de horizontes mejores y que, al final de cuentas, formarán parte de los hombres y mujeres de este país.

Noticias relacionadas

Share This