Bachillerato en Humanidades

La directora de la Escuela de Educación de UNAB, Carmen Gloria Garrido, lanzó su libro que registra la experiencia de distintos académicos y entrega sugerencias para humanizar el aula.

Escrito por

Fue un momento esperado por la directora de la Escuela de Educación de UNAB, Carmen Gloria Garrido, pero también por sus pares y estudiantes, quienes la acompañaron en el lanzamiento del libro “Estudio sobre docencia universitaria”.

La expectación de los docentes que fueron parte del lanzamiento se relacionaba con la relevancia del texto a la hora de hablar de innovación en el aula y cómo enseñar en la educación superior.

Y es que el libro está dirigido a quienes ya practican la docencia, pero también a las nuevas generaciones que aprenden para enseñar. Su importancia la explicó Luis Ossandón, doctor en Ciencias de la Educación de la Universidad de Chile, quien fue uno de los presentadores de la publicación.

“Es un libro que permite problematizar la docencia en la universidad, que da pistas de los conflictos, los puntos ciegos con los cuales uno se encuentra en la experiencia en docencia universitaria”, explicó Ossandón.

El docente agregó que es importante destacar que quienes hablan en el libro son profesores y que aún al ser pedagogos de origen, para ellos la situación de la educación superior es un reto nuevo. “Puedes tener experiencia haciendo clases en colegios, pero hacer clases en la universidad es un desafío distinto”, detalló.

Según el académico, el libro cobra importancia para el sector por ser una guía, entregar preguntas, generar reflexiones y pistas de cómo debiese pensarse un profesor como docente universitario.

Paula Riquelme, directora general de Pregrado en UNAB también presentó el libro en el lanzamiento. En la instancia destacó el agente revelador del texto, la reformulación de la educación desde la docencia.

“Es un tremendo aporte para los académicos de nuestra Universidad Andrés bello, contar con pares que puedan escribir y sistematizar procesos reflexivos que nos ponen frente al desafío de la calidad de la docencia en la educación superior”, señaló.

Sin embargo, Riquelme profundizó en el aporte investigativo entregado en el trabajo realizado por Garrido. “Es muy riguroso en ponernos un espejo y decir que queremos formar estudiantes críticos, reflexivos, que trabajen en equipo, que puedan desarrollar proyectos. Pero entonces la pregunta es cómo hacemos para enseñar eso que queremos generar y cómo reconocemos a nuestros estudiantes desde sus fortalezas y no siempre desde sus carencias”, agregó.

Reunión de experiencias

La autora recogió las opiniones de quienes entregaron una percepción de su libro. Durante el lanzamiento Carmen Gloria Garrido tuvo la oportunidad de tener en un mismo espacio a quienes han aportado en su trabajo diario como académica y en la conformación de su libro.

“Cuando se escribe un libro pareciera ser que hay cierto nivel de injusticia, porque los libros no son de cada uno, son de todos aquellos que te influenciaron y que compartieron una mirada, un autor, un libro y te llevan a direcciones distintas, cuando todo eso confluye y se generan ideas de las que uno se apropia”, señaló Garrido a la hora de hablar de la importancia de quienes la han acompañado en su carrera.

En cuanto a la producción, señaló que se trata de un hito importante, pero que es parte de su tránsito como pedagoga. “Es el inicio de un nuevo acontecer que espero se vaya transmitiendo a las demás personas y así comencemos a cambiar la forma de hacer clases. No podemos sostener el tipo de clase que a veces tenemos, porque estamos en constante tensión entre adscribirse a los lineamientos, pero también seguir la lógica de establecer esta conjunción entre emociones, reflexión, historia, espacio y diálogo con los estudiantes, yo no veo la forma de enseñar y aprender que no sea inserto en eso. En este sentido, es necesario estar en un constante inconformismo, que posibilite nuevas racionalidades, generar mapas de comprensión con los estudiantes, escuchar su voz, y transitar por la irregularidad del conocimiento, reconociendo al otros y a otros en espacios de correspondencia afectiva”, concluyó.

Noticias relacionadas

Share This