Educación y Ciencias Sociales

La escritora chilena develó a los estudiantes de UNAB por qué quienes estudian literatura pueden leer mejor el campo social, además expuso la importancia del feminismo con conciencia de clase.

Escrito por

“En cualquier época estudiar literatura constituye un riesgo”, dijo Diamela Eltit a los estudiantes de Licenciatura en Letras de UNAB, un riesgo que muchos están dispuestos a correr por lo que llama “el deseo inevitable de la literatura”, el mismo que late en la escritora chilena y que la condujo a las letras, a la redacción de textos y en 2018 a ser Premio Nacional de Literatura.

En el conversatorio, organizado por Licenciatura en Letras en la novena versión del Día de la Escritora, Eltit discutió sobre su obra y distintos temas de interés que aborda en sus libros. Uno de los principales puntos tratados fue por qué estudiar literatura en un mundo que se perfila en las áreas de producción sistémica.

Terreno de los estudiantes

El conversatorio giró en torno a un tema trascendental para quienes están en formación. ¿Por qué es importante estudiar literatura? esa fue una de las primeras preguntas realizadas por los estudiantes a la escritora, quien es Licenciada en Literatura. “En cualquier época estudiar literatura constituye un riesgo, porque los sentidos dominantes de una sociedad van por otro lado. No están pensados para gente que estudia literatura”, les indicó.

Para Eltit, la gente de literatura especialmente “tiene el deseo inevitable por la literatura, hay un deseo que los recorre y empuja al campo literario. Y son muy valiosos porque precisamente trabajan las condiciones más anómalas, más minoritarias. Eso es interesante, es excepcional, porque finalmente las personas que leen son las que pueden leer mejor no solo en el campo literario, no solo producciones, sino también el campo social, conocen más mundo y pueden decodificar con más facilidad cuestiones que a veces son más ininteligibles para otras personas”.

La escritora señaló que quien se inclina por las letras tiene un mundo más amplio incorporado, por eso dice que siempre ha celebrado esa opción que considera valiosa al contemplar las adversidades, “la literatura los hará sujetos más habilitados frente a la vida”, agregó.

La discusión sobre la literatura y la actualidad condujo a las redes sociales y la inmediatez de noticias que distan mucho de la profundidad de los trabajos investigativos, una preocupación para los estudiantes que son parte de los dos contextos.

Eltit subrayó que las redes sociales son necesarias en su justa medida, pero lo más importante es entenderlas. “Tal vez eso es lo que falta en el universo social, entender esas redes como formas de dominación, esas redes son formas de dominación por su estructura y porque son espacios privilegiados para ejercer control, porque se sabe quién eres”.

Esos espacios sociales son usados por grupos políticos, en el último tiempo por una extrema derecha extendiendo un llamado “fascismo popular” que para Eltit existe debido a que los partidos políticos contrarios han otorgado los espacios, “lo han dejado de lado y por lo tanto han entrado otros discursos que son atractivos para quienes están muy solos de otras voces”, detalló.

Ante ese panorama el rol del escritor es fundamental, y para lograr con éxito irrumpir en el escenario social debe contar con las herramientas que lo ayuden a transitar en un ambiente hostil, que penetra incluso en su propio escenario como son las corrientes editoriales. Para Eltit quien se quiere mantener al margen, pero sobrevivir al alero de su propia creación, debería de trabajar en espacios colaborativos.

“Pienso que lo que tiene que hacer es armar comunidades, porque el sistema está contra la comunidad, el sistema va hacia el individualismo. Cuando hablo de comunidades pueden tener cosas en común pero no ser iguales. Pueden tener posiciones distintas unos de otros, y eso está muy bien, pero lo que el sistema no tolera es la conformación de comunidades, y así lo han expresado comunidades literarias, comunidades de estudiantes de literatura, comunidades que pueden establecer ciertos puntos en común. Esa es la matriz, es romper ese individualismo que finalmente es la condena al silencio, porque en el individualismo no hay dónde poner la voz, pero sí hay espacios que han sido desalojados para poner voces”, dijo a los estudiantes.

Es así como escribir es la primera tarea del escritor, entonces ¿cuál es la tarea social de los estudiantes de literatura?

“Habilitarse en el campo, no ser egresados endebles. Es habilitarse porque tienen que abrirse camino en el campo de los estudios literarios. Hay que habilitarse de manera intensa, y sigo pensando en la necesidad de formar comunidades”, agregó Eltit.

Feminismo con conciencia de clase

Diamela Eltit se mueve en el campo del feminismo y el rol social que cumplen los grupos organizados para cambiar un sistema. Es por eso que el tema surgió desde los propios estudiantes, quienes quisieron saber sobre su posición ante el feminismo.

Eltit señaló que por ahora el movimiento emergente feminista puede ir hacia cualquier espacio, porque lo cruzan distintas miradas, como el llamado Feminismo Liberal. “A ese tipo de feminismo le interesa establecer derechos, pero no a costa del capital, entendiendo que nuestro capitalismo hoy perjudica precisamente a las mujeres. Hay que repensar el sistema económico que es muy desigual, pero las feministas liberales no lo piensan, piensan en términos de derecho, igualdades sin tocar el capital y ese es su empeño. Así es el feminismo de Estados Unidos, como el del Partido Demócrata. Pero yo pienso en el feminismo que toque al capital y por lo tanto toque a los otros postergados en la red social”, explicó a los alumnos.

Noticias relacionadas

Share This