DESTACADO PORTADA

Se trata de Athiara Cristino y Mauricio Henríquez, de 5° año, quienes fueron seleccionados por la Fundación Pro Bono con su iniciativa de entregar apoyo jurídico a adultos mayores que, pese a ser dados de alta, permanecen en el Hospital San José de Maipo por no contar con redes familiares ni económicas.

Escrito por

Los estudiantes de 5° año de la carrera de Derecho de la Universidad Andrés Bello, Athiara Cristino y Mauricio Henríquez, fueron seleccionados en el concurso de la Fundación Pro Bono para poder llevar a cabo su proyecto “El abandono de los cabellos grises”, el cual tiene como objetivo ayudar a adultos mayores.

Ambos buscan dar un apoyo jurídico a las personas de tercera edad que se encuentran en estado de abandono o desatención por parte de sus familias, en especial aquellos que, habiendo sido dados de alta, aún permanecen en dependencias de un recinto de salud.

“Decidimos enfocarnos específicamente en los adultos mayores por la escasa protección jurídica y social con la que cuentan, es decir no existen herramientas legales concretas para este tipo de problemática que es el abandono”, cuentan Athiara y Mauricio.

De esta forma, escogieron el Hospital San José de Maipo de la Región Metropolitana para desarrollar su iniciativa debido a la cantidad de casos de adultos mayores en situación de abandono que existen. “Una vez que les dan el alta, muchos no tienen redes familiares ni económicas y terminan quedándose ahí por un largo tiempo, aunque no tengan necesidad médica alguna”, agregan ambos estudiantes UNAB.

El objetivo del proyecto es entregar apoyo jurídico a adultos mayores en situación de abandono.

Fue por estas razones que los futuros profesionales concursaron a la Fundación Pro Bono, la que financia proyectos destinados a resolver problemas socio-jurídicos específicos de una comunidad afectada. Y, ahora que resultaron ganadores, contarán con la guía de un estudio jurídico, en este caso Bofill Mir & Álvarez Jana, además de un apoyo económico de $1.000.000 para el proceso de ejecución que deberá durar seis meses.

Finalmente, respecto a la relevancia de ser comprometidos socialmente, Athiara y Mauricio resaltaron que “sentimos que es nuestra labor vocacional como abogados aportar a la comunidad y vincularse con la realidad social. Somos agentes directos de cambio y quienes tienen las mayores herramientas para lograrlo”.

*Foto gentileza Fundación Pro Bono

Noticias relacionadas

Share This