DESTACADO PORTADA

El ex Presidente de la Corte Suprema y académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Andrés Bello fue destacado con este premio por su extensa y emblemática labor en el Poder Judicial, especialmente en casos de Derechos Humanos.

Escrito por

Como un “gran honor” calificó Milton Juica Arancibia, ex presidente de la Corte Suprema y académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Andrés Bello, el recibir el premio “Mahatma Gandhi” entregado por el Centro de Educación Ciudadana de la Universidad San Sebastián y la Embajada de India.

Este galardón se entrega en honor a Gandhi, para relevar su faceta como abogado y su figura como líder espiritual y político, que fue un ejemplo universal de la solución pacífica de conflictos. Ante eso, Juica expresó que: “con generosidad, me otorgan este premio por la carrera que por más de 50 años desarrollé en el Poder Judicial, pasando por todos los cargos que importan en esta carrera y que concluí hace pocos días”.

El ex ministro de la Corte Suprema se mostró emocionado por este reconocimiento describiendo a Gandhi como un personaje pacificador, pero implacable en sus ideas de independencia y de no discriminación. “Me encuentro a años luz de alcanzar mínimamente una pequeña parte de sus cualidades y constituye un honor que este reconocimiento a mi persona tenga esa vinculación con tal notable ciudadano del mundo”, agregó.

El académico también expresó su agradecimiento a las instituciones que lo premiaron, a su alma máter -la Universidad de Chile- y a la Universidad Andrés Bello “que por cerca de 20 años me ha permitido con alegría enseñar mis experiencias a los alumnos”. Además, tuvo palabras especiales y sentidas para su familia, recordó a sus fallecidos padres y destacó el rol que han tenido en su vida su esposa, hijos y nietas.

Un gran juez

En su discurso, destacó la apertura que el Poder Judicial ha desarrollado en este último tiempo hacia la comunidad, para procurar que los ciudadanos conozcan y comprendan los procesos jurisdiccionales y, con ello, la creación de la Comisión de Transparencia, la cual también presidió.

Para resumir su carrera, Milton Juica señaló que “traté por todos los medios de hacer mi trabajo con mi máximo esfuerzo, en aras de satisfacer de manera puntual y adecuada las aspiraciones de los justiciados, lo que hice, desde luego, con imparcialidad y con absoluta independencia. En resumen, sólo traté de ser un gran juez”.

Finalmente, afirmó que nunca esperó lograr ser presidente de la Corte Suprema y que, aparte de las atribuciones propias del cargo, hay dos situaciones en las cuales se sintió muy comprometido y luego satisfecho: los Coloquios con Estudiantes de Derecho de distintas facultades -en los que conversó con jóvenes sobre el Poder Judicial y el mundo de la litigación- y dar discursos a nuevos abogados y abogadas que recibían su título. “Me interesó redactarlos en un aspecto más académico que profesional, haciendo prevalecer las virtudes y los principios en el noble ejercicio de la abogacía, la fuerte exigencia de la vida cotidiana, pero principalmente con una enseñanza ética para los nuevos profesionales”, recordó.

Fotografías: Mauro Miranda / Universidad Andrés Bello

Noticias relacionadas

Share This