Economía y Derecho

En el contexto del proyecto DEA “Yo Ciudadano”, se realizó una charla para vecinos y vecinas de Providencia para educarlos sobre los beneficios de los animales de compañía y la tenencia responsable.

Escrito por

Tener una mascota conlleva múltiples beneficios para las personas, especialmente para los adultos mayores, ya que el vínculo que se genera con un animal de compañía ayuda a mejorar la vida en el ámbito físico, cognitivo, social y emocional.

De esto se trató la charla que ofreció el proyecto DEA “Yo Ciudadano”, liderado por la coordinadora del Departamento de Derecho Público de la Universidad Andrés Bello, Carmen Droguett; la cual estuvo dirigida a vecinos y vecinas de la comuna de Providencia.

La actividad es organizada por la UNAB y la Municipalidad de Providencia.

La actividad contó con las exposiciones de Paloma Soto, psicóloga educacional, entrenadora canina y terapeuta floral de mascotas; Marcela Locher, médico veterinario, etóloga clínica, entrenadora canina, terapeuta floral de mascotas y docente UNAB; y la abogada, egresada de la UNAB, Mónica Bravo. Además, se contó con la participación especial de Floki y Alma.

En primer lugar, ambas expertas coincidieron en que antes de adoptar es fundamental pensar qué tipo de animal se adecúa a las necesidades y rutinas de la familia. Así, para un adulto mayor recomiendan un gato o un perro adulto, no un cachorro debido al desgaste energético que supone su cuidado.

Respecto a los beneficios que una mascota puede entregar a estas personas, Paloma Soto relevó el aspecto emocional. “La interacción constante con los animales de compañía genera bienestar, sentimientos de tranquilidad y de sentirse acompañados”, señala.

También está el ámbito social, ya que promueven las relaciones con otras personas (al momento del paseo, por ejemplo) y, además, ayudan a evitar la sensación de soledad o vacío al recibir cariño de su parte.

Paloma Soto y Marcela Locher.

Asimismo, las mascotas también son un aporte para el área cognitiva. Paloma Soto explica que “estimulan la percepción y la atención constante en el otro, al estar pendientes de si tomó agua, si comió, si está decaído, eso mantiene en un estado de alerta y preocupación. También fomentan que se establezca una rutina, así que hay además una ayuda a la memoria”.

Finalmente, pero no menos importante, es que favorecen en distintos aspectos físicos, principalmente por los paseos en los perros y por el juego en los gatos, lo que ayuda a regular el ritmo cardíaco y a disminuir la presión arterial, generando así un estado de tranquilidad.   

Bienestar animal

La actividad no sólo se centró en los beneficios de contar con un animal de compañía, sino que además a educar sobre su bienestar y la tenencia responsable. Marcela Locher enfatiza que es difícil que un individuo esté en un bienestar animal óptimo debido a las rutinas que tenemos hoy en día, sin embargo, es importante tratar de cubrir la mayor cantidad de necesidades.

Las mascotas nos entregan beneficios pero también tenemos obligaciones hacia ellas.

Éstas se agrupan en las cinco libertades animales que consisten en que el animal esté libre de hambre, sed y desnutrición; libre de miedos y angustias; libre de incomodidades físicas o térmicas; libre de dolor, lesiones o enfermedades; y libre para expresar las pautas propias de comportamiento.

“En los perritos es esencial, por ejemplo, el enriquecimiento nutricional, los paseos y la interacción con la familia, ya que hay que tener en cuenta que son individuos muy sociables y se sienten seguros dentro del núcleo social. Y a los gatitos hay que otorgarles sitios en altura y dejarlos que desarrollen su instinto de caza con juguetes especiales para ello”, ejemplifica.

Además, Marcela Locher recalca que la educación “debe ser siempre en base al refuerzo positivo, prohibidos los tirones de correa y los collares de ahorque, los paseos deben ser individuales y debemos utilizar una voz muy amigable con ellos, ya que están en un constante proceso de aprendizaje y tienen derecho a equivocarse. Somos nosotros los encargados de darles una educación responsable y respetuosa, que es lo que merecen”.

Finalmente, la abogada Mónica Bravo se dedicó a explicar a los presentes la Ley de Tenencia Responsable, también llamada Ley Cholito. La profesional explicó los distintos puntos de la normativa, enfocándose en los derechos las mascotas y las obligaciones de quienes deciden hacerse responsable de alguna, como la inscripción en el registro, las maneras adecuadas de pasearlos y mantenerlos, entre otros puntos.

Responsabilidad ciudadana   

Beneficios, bienestar animal y tenencia responsable fueron los temas a tratar.

Respecto al objetivo de “Yo Ciudadano”, su impulsora, la académica UNAB, Carmen Droguett, señala que es una actividad de vinculación que, desde el año 2017, realiza la Facultad de Derecho con el Departamento de Adulto Mayor de la Municipalidad de Providencia.

La profesora agrega que “responde a las necesidades que los mismos adultos mayores plantean cada año al municipio. De dichas necesidades nos informa el Departamento y nosotros buscamos especialistas de distintas facultades que quieran colaborar. Es así como para el 2020 ya nos encontramos trabajando en un nuevo proyecto vinculado a transparencia, redes sociales y protección de datos personales”.

Finalmente, Viviana García, profesional del Departamento del Adulto Mayor de Providencia, expresa que “nos parece algo súper bueno, agradecemos a la Universidad Andrés Bello por generar la instancia de vinculación con el medio porque todo lo que se vio uno piensa que es tan simple, pero no, así que aprendimos muchas cosas nuevas”.

Noticias relacionadas

Share This