Economía y Negocios

En su charla “Transformación digital en la era de la disrupción”, Rosario Navarro aseguró que la digitalización se va a convertir en una competencia crítica, y que, si bien la adopción de tecnologías va a ser indispensable, éstas van a seguir siendo un medio para algo más importante: un nuevo tipo de habilidades.

Escrito por

“El futuro ya está aquí, y las oportunidades están en la próxima salida”. Así de categórica, Rosario Navarro, Vicepresidenta de Sonda, invitó a la comunidad a reflexionar sobre los desafíos que nos impone la transformación digital, tanto en la educación como en el mundo laboral, para enfrentar de mejor forma lo que se viene en los próximos cinco a diez años.

La ejecutiva, que también se desempeña como Consejera de la Sofofa y miembro titular del Consejo Consultivo Empresarial de APEC, realizó la charla “Transformación digital en la era de la disrupción” en el marco de la segunda sesión del Ciclo de Diálogos Academia y Sociedad 2019: “Mujeres Líderes”, organizado por la Facultad de Economía y Negocios (FEN) junto con la Facultad de Derecho de la Universidad Andrés Bello (UNAB).

El ciclo tiene como objeto generar un espacio de diálogo sobre diversas temáticas que afectan a la sociedad, y que en este primer año se ha centrado en relevar el trabajo realizado por destacadas mujeres desde distintos ámbitos. “Es clave que la discusión en torno al rol de la mujer no pierda relevancia, y por eso consideramos que nuestro primer ciclo fuese centrado en el aporte que realizan en el mundo de la ciencia o de la empresa, por ejemplo, porque es un tema que aún no está resuelto”, destacó el Dr. Miguel Vargas, Decano de la FEN UNAB.

Desde su destacado trabajo en el mundo empresarial, Navarro abordó los cambios que ha traído consigo la tecnología y los efectos de quedarse abajo de un desarrollo que está siendo cada vez más rápido. “Vamos a pasar de la sociedad de la información a una súper sociedad inteligente”, adelantó.

En ese sentido, apuntó que la transformación no es algo excepcional, ya que la humanidad se ha transformado desde sus orígenes, sin embargo, lo excepcional es el ritmo acelerado al que está ocurriendo: “Estamos en un período de metamorfosis digital”.

Catalizador de la educación

En su presentación, Navarro hizo mención de la Ley de Moore, aquella que preveía que la capacidad de procesamiento de data se iba a ir superando a sí misma cada dos años, pero cuyo ritmo hoy está mucho más acelerado. “Al ritmo de la Ley de Moore hoy en día la sociedad está en la era de disrupción total”, aseguró.

Esto ha provocado cambios en diversas industrias, y recalcó que “las organizaciones que se resistan a esta transformación digital o no sepan cómo enfrentarla, van a desaparecer. Las empresas deben transitar ese camino de la digitalización, si no lo hacen ellos, otros lo van a hacer, y si no lo hacen rápido, al corto andar van a descubrir que empezaron muy tarde”.

En esa línea, adelantó que la digitalización se va a convertir en una competencia crítica, y que, si bien la adopción de tecnologías va a ser indispensable, éstas van a seguir siendo un medio para algo más importante, que es un nuevo tipo de habilidades: “La mentalidad digital que vamos a requerir y que nos va a hacer diferente a las máquinas tiene que ver con la intuición, la creatividad, la capacidad de innovar y con la capacidad de tener respuestas diferentes a problemas desconocidos”.

“Las máquinas se pueden entrenar porque los humanos las entrenamos. Nosotros le decimos cuál va a ser el algoritmo que vamos a requerir, pero los humanos tenemos la capacidad de resolver problemas desconocidos“, añadió. La respuesta a cómo nos preparamos para aquello es entendiendo que “la tecnología es un catalizador de la educación”.

Invertir en las personas

Respecto de los cambios que se requiere en la educación, Rosario Navarro apuntó que no sólo se necesitan modificaciones en la educación universitaria, sino en cómo estamos preparando a las generaciones más jóvenes. Para dar respuesta a aquello aseguró que todos necesitamos ayuda, ya que nadie lo tiene aún resuelto.

Sin embargo, explicó que “nos hemos dado cuenta de que, para transformar las empresas o las instituciones, el cambio pasa por las personas. Si nosotros no estamos dispuestos a invertir en las personas, la verdad es que como país vamos a quedarnos al lado de la vereda donde los cambios nos van a pasar por encima y donde no vamos a generar valor”.

En ese sentido, precisó que “tenemos una tremenda oportunidad de reinterpretar la educación y principalmente, la educación media técnico profesional”, destacando el trabajo que están realizando con la Sofofa en esa materia, pero apuntando a que esto no significa que desde allí no se pueda pasar a la universidad, sino que al contrario en “cómo tenemos estas carreras formativas continuas a lo largo de la vida, donde la musculatura que yo tengo que estar entrenando, es usar el conocimiento para poder resolver problemas reales”.

Al respecto, tras la charla recalcó que “el cambio inicial parte por uno, por las personas, por los estudiantes de decir, qué es lo que me gusta, de qué me siento capaz, y dónde me quiero desafiar para llegar y correr un poquito la barrera de esas fronteras que yo mismo me he establecido”.

Ante ello, recomendó a los estudiantes que “hoy en día estamos viviendo un mundo donde tenemos todas las oportunidades en nuestro bolsillo. Tenemos que empezar a investigar nuestras pasiones. Ponernos metas y trata de ir superándolas”. “Yo soy el protagonista de los cambios, nadie va a venir con una varita mágica a resolverme el mundo, si yo no me planteo a dónde quiero llegar”, añadió.

Noticias relacionadas

Share This