Facultad de Economía y Negocios

“La forma de trabajar ha cambiado”, asegura el ingeniero comercial y MBA de la Universidad Andrés Bello, que cuenta con una sólida experiencia internacional desarrollada en empresas de primer nivel. Sobre la clave de su exitoso desarrollo profesional destaca el compromiso, la confianza en lo que se está haciendo y el trabajo en equipo.

Escrito por

“Lo que nunca hay que olvidar es nuestro propósito”. Esto ha sido la clave de la carrera de Leandro Basaez, ingeniero comercial y MBA de la Universidad Andrés Bello (UNAB), quien desde 2018 se desempeña como gerente general de WeWork Chile, la segunda startup más valorada de Estados Unidos y que en junio pasado abrió su tercer edificio en Santiago.

Hoy cuenta con una sólida experiencia internacional desarrollada en empresas de primer nivel, pero como suele ocurrir en el mundo laboral, no partió haciendo lo que quería, sin embargo, poco a poco fue construyendo el camino para llegar a donde quería estar. “Pueden pasar diez mil cosas, a veces los propósitos no se cumplen en el minuto que uno quiere, puede ser que sea mañana, o en dos, cuatro o diez años, pero va a ocurrir. Lo importante es seguir los propósitos hasta que se cumplan”, asegura.

Y así le ocurrió a él, trabajando en el área de procesos de una empresa de retail le llegó la oportunidad de cambiarse a un emprendimiento de tecnología. “De trabajar en una empresa súper conocida, me arriesgué a ir este emprendimiento que empezaba de cero, no tenía nombre y no sabía lo que iba a hacer, pero me atreví”, recuerda. Desde allí pasó a Buuteeq, una startup estadounidense de marketing digital para hoteles que buscaba iniciar operaciones en Latinoamérica, y que posteriormente fue comprada por Booking.com. Tras la adquisición asumió como Gerente General para América Latina en BookingSuite, donde generó un importante plan de crecimiento y expansión para toda la región.

Toda esta experiencia lo llevó hoy a WeWork, la empresa estadounidense de espacios colaborativos de trabajo, que cuenta con edificios en 83 ciudades y 27 países a nivel mundial. Sobre la clave de su exitoso desarrollo profesional asegura que “lo primero es el compromiso, estar muy comprometido con lo que vas a hacer, y creer en lo que estás desarrollando, tener confianza”. A esto se suma la capacidad de crear equipos, además de ser empático y flexible. “Eso a mí me ha ayudado a desarrollar negocios o divisiones que sean exitosas”, detalla.

El paso por UNAB

Basaez ingresó en 1997 a la Escuela de Ingeniería Comercial UNAB, y asegura que el pregrado le entregó la base técnica necesaria para enfrentar el mundo laboral: “Uno va con mucho miedo, pero cuando tú estás ahí, te das cuenta de que hay muchas cosas que estudiaste en la universidad –por ejemplo, marketing, planificación estratégica, economía o ramos que te costaban como estadísticas–, que te ayudan para poder desarrollarte”.

Durante el primer semestre de este año volvió a la U. Andrés Bello para participar en una de las charlas del “Ciclo de Experiencias: Encuentro con Ingenieros Comerciales Alumni UNAB”, donde compartió con estudiantes sobre su vida laboral y su paso por la Universidad, recordando que “no era brillante, era promedio, y el inglés siempre fue una tortura para mí”.

Pese a lo anterior y debido a su trabajo, desde 2010 ha tenido que estar constantemente hablando en inglés, por lo que asegura que algo le cueste a uno, no significa que no lo va a poder hacer. “Cuando uno está aprendiendo constantemente y cuando uno sale de su zona de confort, va a poder lograr cosas“, resalta.

Los nuevos trabajos

“La forma de trabajar ha cambiado”, resalta Basaez, y por eso valora haber llegado a una empresa como WeWork. “Comparto mucho de los valores que tiene la compañía, por ejemplo, el trabajar en equipo y que el impacto no es sólo mío, sino de todos”, explica, destacando que, una de las cosas que precisamente genera WeWork, es lograr que las personas interactúen en sus espacios.

En este escenario actual añade que también es importante ver el emprendimiento como una oportunidad de trabajo, y considerar que llegar a una empresa ya no es la única opción para desarrollarse como profesional. En esa línea, explica que “si uno desarrolla un emprendimiento en base a algo que realmente le gusta, va a poner toda su energía y foco para lograrlo. Si haces esto en base a lo que te gusta y lo que amas, lo más probable es que te topes con las personas correctas, que eso también es súper importante”.

Ante ello recomienda a los estudiantes “estar desarrollándose y aprendiendo constantemente, y ser humilde en ese sentido, y darse cuenta de que uno puede aprender de todos. También es importante formar equipos que te van a nutrir y que te van a ayudar al éxito del negocio”. “Lo otro –sostiene– es tratar de pensar que no todo es dinero, en Ingeniería Comercial se habla mucho de eso, pero yo creo que eso pasa después, por añadidura, porque si haces algo realmente con un propósito, lo otro va a venir solo”.

Y si hay algo en lo que Basaez pone foco es en el concepto de “comunidad”, algo que ha estado desarrollando WeWork, pero que, asegura, también se replica en una universidad, por lo que insta a los futuros profesionales a aprovechar este tiempo también para generar redes de contacto: “La universidad es una comunidad al final, donde no convive sólo Ingeniería Comercial, sino que hay otras carreras en un mismo espacio, y eso hace que una comunidad sea potente. Es un poco lo mismo que lo que nosotros queremos hacer en el mundo del trabajo”.

Noticias relacionadas

Share This