Facultad de Economía y Negocios

Aprovechando el convenio vigente entre ambas casas de estudio, Asmahan de Alva viajó hasta Estados Unidos para seguir perfeccionándose en un campo que le apasiona. Además de su buen rendimiento académico, ha podido trabajar en la Universidad, lo que le ha permitido crecer personal y profesionalmente.

Escrito por

Tras más de un año de estudio en Estados Unidos, Asmahan de Alva se convirtió en la primera estudiante de la Escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad Andrés Bello (UNAB) en egresar del MBA de Southern New Hampshire University (SNHU) gracias a un convenio vigente entre ambas casas de estudio.

“Crecí rodeada de números y negocios porque la mayoría de mi familia está relacionada con el mundo del comercio. Es un campo que realmente me apasiona, y es esto mismo lo que me lleva a perfeccionarme constantemente”, cuenta.

Por eso, no dudó en aprovechar esta instancia y viajar hasta New Hampshire en busca de aquellos elementos diferenciadores que le permitan enfrentar de mejor forma el mundo laboral. “El desarrollarte en otro idioma y cultura te obliga a adaptarte a todos estos cambios, creciendo como persona y profesional. Como se sabe, el mercado laboral es dinámico, y esta habilidad de adaptación es una cualidad que todos los profesionales deberían tener“, asegura.

Dada su positiva experiencia recomienda a sus compañeros a atreverse a dar el paso, destacando que “con la alianza entre UNAB y SNHU se nos otorgan muchos beneficios, como la convalidación de los ramos básicos del MBA y una postulación más personalizada”. Y lo más importante, detalla, “este es un programa que otorga grado académico, lo que aumenta nuestro valor como profesional una vez que volvamos a Chile”.

Aprender haciendo

Asmahan de Alva ingresó en 2012 a estudiar Ingeniería Comercial en UNAB, donde destaca el “aprender haciendo” como método de enseñanza: “Desde el primer al último año, muchos de los profesores se encargaron de aterrizar lo más posible las actividades académicas al mundo laboral”.

Es así como en 2017 participó en un programa de emprendimiento dirigido a mujeres de la comuna de Vichuquén en la Región del Maule, donde las capacitaron y asesoraron para potenciar sus negocios. Además, a lo largo de su carrera siempre estuvo vinculada a distintas actividades, realizó ayudantías en diversas asignaturas y también participó en Trabajos Voluntarios.

“Decidí participar en estas actividades porque son una maravillosa instancia en la cual como estudiantes podemos ocupar nuestros conocimientos para mejorar la calidad de vida de gente que realmente se lo merece”, precisa, y añade que “aprendí que algunas veces una pequeña guía es lo que las personas necesitan para ser mejores”.

Estudiando en el extranjero

Si bien ir a estudiar a otro país puede ser complicado por las diferencias culturales, De Alva destaca que SNHU está preparada para recibir estudiantes internacionales: “Todo el personal cumple un rol en tu nueva vida y se encargan de que este cambio sea lo más suave posible”. Lo más difícil, sostiene, ha sido el clima, ya que “en invierno puede caer hasta un metro de nieve y las temperaturas sobre cero son excepciones”.

La cercanía del personal, lo que pudo constatar desde el primer contacto, los programas que tienen y cómo se imparten las clases fueron algunas de las razones que la llevaron a elegir esta universidad. “No existen las evaluaciones estandarizados por lo que el estudiante maximiza su aprendizaje por medio de proyectos relacionados con el tema que uno escoge libremente”, cuenta. Además, agrega, la institución ha sido reconocida como la Universidad más Innovadora en el norte de Estados Unidos por U.S. News & World Report, “lo que se aplica a cada uno de los procesos que tiene, desde cómo se enseñan las clases hasta cómo se relaciona el estudiante dentro de la universidad”.

Todo esto le ha permitido desarrollarse también laboralmente en SNHU, donde comenzó a trabajar a menos de dos meses de haber iniciado las clases y tras ser recomendada por la Directora de la Oficina de Servicios para Estudiantes Internacionales. Hoy se encuentra desarrollando un rol de procesadora de requerimientos en la oficina de Admisiones Internacionales.

“Tener la posibilidad de trabajar en un ambiente distinto me ha permitido crecer como profesional. Dentro de mi oficina, el mayor requisito es el desempeño. Al trabajar con mínima supervisión y bajo horarios flexibles uno crece enormemente como profesional”, resalta.

Con toda la experiencia adquirida, la estudiante adelanta que sus planes a futuro contemplan volver a Chile: “Creo que nuestro mercado está creciendo considerablemente, por lo que me enfocaré en buscar oportunidades laborales por allá”.

Noticias relacionadas

Share This