Ingeniería en Administración de Empresas
Escrito por

Se acaban las vacaciones y aparecen los compromisos económicos. El mes en que hay que “amarrarse el cinturón” está a punto de llegar y es esencial estar informado de las condiciones en que se otorga un crédito, cuáles son las condiciones más ventajosas y en qué entidades es más conveniente endeudarse. Andrea Sucre, docente de Ingeniería en Administración de Empresas de la Facultad de Economía y Negocios de la U. Andrés Bello, entrega las claves para no equivocarse en el temido mes.

Para muchos veraneantes hablar de marzo en plenas vacaciones constituye un pecado. Es que el tercer mes del año es el que las familias consideran como el más “apretado”. Patentes, matrículas, útiles escolares y, en muchos casos, los primeros pagos de los compromisos adquiridos en Navidad y vacaciones hacen que la famosa frase “se nos apareció marzo” tome más vigencia que nunca.

Por ello, Andrea Sucre, especialista en Marketing y docente de la Escuela de Ingeniería en Administración de Empresas de la U. Andrés Bello entrega algunos tips para no caer en pánico a tan pocos días de que concluyan las vacaciones.

La experta recalca que independientemente de si los consumidores optan por comprar productos de marca, estos igual tienen diferencias de precios en las distintas cadenas de retail, así que aconseja cotizar en varios establecimientos antes de comprar.

Un segundo consejo es informarse a la hora de hacer desembolsos. “Hay que saber en qué se debe gastar y cuánto es lo que puede gastar, y de paso, saber qué institución ofrece más beneficios y que los productos sean de la mejor clase posible”, dice Sucre.

También llama a la cautela a la hora de solicitar un crédito para enfrentar marzo. Hace algunos días el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) constató que en algunas instituciones financieras por un préstamo de 500 mil pesos a 36 meses plazo se puede terminar pagando un interés de 474 mil pesos, o sea, casi el doble de lo solicitado.

Por eso Sucre recomienda evitar las compras al crédito. “Aunque en muchos casos se habla de tres cuotas precio contado, cuatro o cinco, siempre va a haber un gasto mayor por el mantenimiento de cuentas y por retrasos en el pago de las cuotas hay intereses muy altos. Entonces la recomendación es pagar, en la medida de lo posible, al contado”, señala la especialista.

Finalmente si la solicitud del crédito se hace inevitable la recomendación es optar por una institución que ofrezca las condiciones más baratas. En ese caso las cajas de compensación y las cooperativas llevan la delantera. “Al tener tasas más bajas es recomendable, sobre todo porque las cooperativas además son instituciones con fines sociales, que en el fondo buscan que los socios tengan acceso a crédito en mejores condiciones que lo que ofrece el mercado”, sentencia la docente de la U. Andrés Bello.

Patricio Ojeda

pojeda@unab.cl

Noticias relacionadas

Share This