Facultad de Economía y Negocios
Escrito por

El decano de la Escuela de Negocios IEDE de la Universidad Andrés Bello, señala que es muy difícil para la población más pobre del país luchar contra los precios de alimentos y transporte. Por lo tanto, lo que necesitan son medidas de fondo, para abaratar el costo de vida.

Los precios de los alimentos seguirán en alza. Así al menos puede deducirse tras analizar el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de mayo, que registró un incremento de 0,4%, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), acumulándose en lo que va del año una inflación de 2%. Si bien este incremento era esperado por el mercado, sorprendió que nuevamente los alimentos, electricidad, agua y gas, fueran los bienes y servicios que más incidieran en el resultado de la inflación para el quinto mes del año.

Para el decano de la Escuela de Negocios IEDE de la Universidad Andrés Bello, Franco Parisi, la explicación al IPC de mayo está a nivel internacional. Todos los precios de los alimentos han estado subiendo, por ello “cereales, carne, leche y pan seguirán aumentando su precio porque Chile es una economía abierta y globalizada. El precio del café y el azúcar, por ejemplo, están rompiendo récords en los mercados internacionales”, explicó.

El académico agrega que es muy difícil poder luchar contra estos precios, por eso lo que se necesitan son medidas macroeconómicas y ahí es donde tiene que intervenir la autoridad. Como por ejemplo, bajar el impuesto específico a los combustibles, abaratando los costos del transporte. “La pelea con el precio de los alimentos, que seguirán subiendo, está perdida. Lamentablemente, el segmento de la población más pobre no puede hacer nada, salvo que el Gobierno tome medidas de fondo”, señala.

Alimentos y Transporte

Según explicó el INE, más del 50% de los ítems que conforman la canasta de productos que se toman en cuenta para determinar el IPC sufrieron alzas. En cuanto a la división de Alimentos, el mayor impacto provino del precio del pan (2,5%) y cereales (1,8%); los lácteos, quesos y huevos (2,7%), además de hortalizas y legumbres (1,6%).

Al comparar estos resultados, con la realidad de hace un año atrás, los incrementos son mucho más evidentes. Alimentos ha subido 7,4% en doce meses, en tanto que el factor agua, electricidad y gas, lo ha hecho en 7,3%. Transporte, por su parte, refleja en el mismo periodo alzas de 5,3%.

El INE también entregó el Índice de Precios de Productor (IPP), que es un indicador para conocer la inflación en el sector industrial del país, y que en mayo registró un retroceso de -0,3%. No obstante, acumula alzas de 6,1% en lo que va del año y 8,5% en doce meses, explicando en gran medida la inflación para los consumidores. Como consecuencia de estos números, los analistas pronosticaron un alza en 0,25% de la tasa de interés que maneja el Banco Central, dejándola en 5,25%, como una medida para contener la inflación.

Cuadro Principales alzas en alimentos

Fuente: INE

Estabilización de precios

A mediados de marzo de este año la Cámara de Diputados aprobó, en medio de una fuerte polémica, la entrada en vigencia del SIPCO (Sistema de Protección al Contribuyente del Impuesto Específico a los Combustibles), propuesta del Gobierno que reemplazará al FEPCO (Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles derivados del Petróleo), el que operó hasta 2010.

La principal diferencia entre ambos es que el primero funciona con una banda de precios, donde frente a subidas bruscas en los valores internacionales, el SIPCO baja parte del impuesto específico a los combustibles, evitando que esas alzas sean traspasadas a los consumidores. El anterior sistema, por el contrario, funcionaba con un fondo de recursos fiscales que subsidiaba los valores de gasolina, diesel y kerosene.

Ayer la Enap informó que la bencina de 93 y 97 octanos tendría leves bajas esta semana, pero el kerosene (parafina) y diesel observarán alzas de $1,4 y $6, respectivamente. El Impuesto Específico para combustibles tiene una base de 6 UTM por metro cúbico para las gasolinas y 2,5 UTM para el petróleo, haciéndolo uno de los más caros de América Latina.

María Lorena Iriarte
mariairiarte@unab.cl

Noticias relacionadas

Share This