Economía y Derecho

Durante un trimestre, más de 20 alumnos de la Escuela de Ingeniería Comercial trabajaron en la organización de la nueva versión de la feria. Para ello, tuvieron que dividirse en áreas y cargos, que les permitieron aplicar distintos contenidos que han aprendido a lo largo de su formación académica en la Universidad.

Escrito por

Durante tres meses estuvieron trabajando los estudiantes de la asignatura de Taller de Emprendimiento de la Escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad Andrés Bello (UNAB) en la organización de una nueva versión de Emprende UNAB, que este año logró convocar un total de 60 emprendedores que llegaron hasta el Campus Casona para mostrar y vender sus productos.

Para la realización de la feria, el curso de más de 20 alumnos se dividió en distintas áreas, como Marketing, Finanzas u Operaciones, y cargos, como gerentes, subgerentes y empleados, para poder desarrollar en equipo este importante proyecto, que busca que los jóvenes puedan aplicar de forma práctica los contenidos aprendidos a lo largo de su carrera.

“El objetivo es que los alumnos puedan aprender haciendo cosas. Se trabaja mucho en equipo, se puede errar, pero toda esta experiencia entrega un aprendizaje. El resultado final es la feria, pero durante todo el trimestre han estado trabajando, aplicando de forma práctica distintos conocimientos que han adquirido en su formación académica“, explicó Alejandro Navech, académico de la Escuela de Ingeniería Comercial UNAB a cargo del ramo.

Y agregó que “el aprendizaje en un emprendimiento tiene muchas desviaciones y uno tiene que saber encausarlas. En general, parten de una idea y después descubren que esta idea tiene costos, tiene rentabilidades, o incluso tiene errores, pero existen herramientas para poder direccionarlas, como, por ejemplo, lo que tiene que ver con el análisis de factores críticos de éxito“.

Trabajo en equipo

Los estudiantes coinciden en que lo que les demandó mayor esfuerzo fue precisamente trabajar en equipo. Esto generó más de alguna pelea, pero también los obligó a darse cuenta de que si no apuntaban hacia el mismo lado era difícil que pudieran sacar adelante un proyecto como éste.

Para Catalina Sapunar, alumna de cuarto año y Gerente General de Emprende UNAB, la organización de la feria fue un desafío personal, ya que tuvo que ser capaz de liderar a un gran número de personas. “Tratar de motivarlos para poder hacer el trabajo fue lo que más me costó. Sin embargo, a pesar de los problemas iniciales, logramos unir a todo el equipo y sacar con éxito este proyecto. En una empresa si no hay eso, no se puede, y aquí finalmente se dio: Fue todo el todo el equipo el que lo hizo posible”, aseguró.

Al respecto, Cristóbal Undurraga, alumno de cuarto año y Subgerente General, sostuvo que la principal complicación fue coordinar quién hace qué cosa, pero recalcó que experiencias como éstas les permiten “aprender a trabajar en equipo y organizarse, lo que, sin duda, nos servirá para futuros proyectos”. Fernanda Pailamilla, alumna de quinto año y gerente de Operaciones, agregó que “es importante entender las opiniones del otro y analizar las críticas que te hace el resto, para saber llevar una organización y lograr una meta a nivel grupal”.

El trabajo fue destacado por los distintos emprendedores que participaron en la feria, quienes hicieron énfasis en la organización y en las distintas actividades que se desarrollaron para atraer público. “Me pareció que estaba más motivada que años anteriores, estaban todos mucho más preparados y vino harta gente”, afirmó Camila Manzur de Coco Bee, marca de productos naturales corporales y faciales que desde hace tres años elabora a mano ella misma y con la que ya había participado en versiones anteriores

Por su parte, Vladimir Marambio de BLK Chile destacó la gran cantidad de público que asistió al evento, donde su producto –un agua alcalinizada con minerales fúlvicos 100% natural de color negro– tuvo muy buena aceptación: “Es la primera vez que participamos acá, aunque hemos estado en varios puntos para dar a conocer el producto, y hemos tenido buena aceptación. Es un poco difícil porque la gente cree que al ser negra tiene algún sabor u olor, pero hay que competir contra eso”.

Aprender haciendo

El trabajo de la organización de Emprende UNAB demandó una serie de acciones donde los estudiantes debieron aplicar distintos conocimientos: como en Finanzas que tuvieron que gestionar pagos y compras, en Marketing que debieron organizar las campañas de difusión, o en Operaciones que tuvieron a su cargo la logística del evento.

Asimismo, también hubo que seleccionar a los emprendedores en base a una serie de criterios técnicos, como, por ejemplo, explica Alejandro Navech, que tuvieran un ticket promedio adecuado para el público que era universitario, pero también los alumnos tenían que ser capaces de identificar oportunidades o rentabilidades que pudiera tener cada proyecto.

Hernán Cristi, alumno de quinto año y Subgerente de Finanzas de Emprende UNAB, explicó que “fue interesante el proceso de seleccionar las tiendas y gestionar los pagos, y las distintas tareas que demandaba el área de finanzas, ya que había que ver qué se podía o no se podía hacer para finalmente armar una tienda con 61 expositores”. “Hubo harta aplicación de diferentes materias que hemos visto a través de los años, lo que es un plus para nuestro aprendizaje”, añadió.

Todo esto es algo que día a día viven también los emprededores, ya que muchas veces son ellos mismos los que deben encargarse de todas las áreas de su negocio. Como el caso de Julio Herrera de Planeta Musgo, quien mostró sus kokedamas –plantas en bolas de musgo– en la feria: “Ha sido una experiencia dura. Yo hago todo y trabajar solo es difícil, ya que tengo que comprar y elaborar las plantas hasta idear estrategias para conseguir clientes”.

Por su parte, Undurraga aseguró que “esto nos ha servido mucho para ver reflejado el día a día en algo más concreto, y donde podamos aplicar de forma práctica nuestros conocimientos”. En ese sentido, Navech valoró el entusiasmo que pusieron los estudiantes y, sobre todo, cómo utilizaron las herramientas que les ha entregado la Universidad para que Emprende UNAB resultara todo un éxito.

Noticias relacionadas

Share This