Facultad de Economía y Negocios

Profesionales afines a los negocios, pero también provenientes de áreas humanistas, han optado por tomar este programa, que les permite complementar sus conocimientos y ampliar su campo laboral.

Escrito por

Profesionales afines a los negocios, pero también provenientes de áreas humanistas, han optado por tomar este programa, que les permite complementar sus conocimientos y ampliar su campo laboral.

Advance Economia y NegociosDiseñado especialmente para aquellas personas que tienen estudios previos y experiencia laboral, el Programa Advance de la Universidad Andrés Bello (UNAB) permite la obtención de un título profesional para crecer laboralmente o sumar nuevos conocimientos en un área distinta de estudio. Hoy se imparte en siete carreras y tres de ellas pertenecen a la Facultad de Economía y Negocios (FEN): Ingeniería Comercial, Ingeniería en Administración de Empresas y Contador Auditor.

“Los alumnos que egresan del programa tienen un salto en sus carreras. Uno ve que tienen mejoras importantes en perspectivas futuras y a través del tiempo se va notando. La inversión monetaria y de tiempo se paga en un plazo razonable”, dice Roberto Darrigrandi, decano de la FEN UNAB.

Advance permite que estudiantes de carreras afines a los negocios puedan seguir creciendo en sus puestos de trabajo a través, por ejemplo, del Plan Especial para obtener el título de Ingeniero Comercial en dos años. No obstante, también que trabajadores de otras áreas puedan complementar sus profesiones, como abogados o sicólogos que están dentro del mundo de la administración. En estos últimos casos, los alumnos deben realizar un trimestre de nivelación, que les permite adquirir la base necesaria para continuar la realización de la carrera, cuyas duraciones van entre dos años y medio y tres años.

“Los alumnos están contentos porque a algunos les ha servido para avanzar más rápido en sus carreras y a otros para cambiarse de mundo laboral”, resalta.

A lo anterior, se suma la implementación del sistema de Reconocimiento de Aprendizajes Previos (RAP) –que acredita competencias adquiridas en el mundo laboral– y que ha permitido que trabajadores que no cuenten con estudios de nivel superior puedan obtener un título profesional. “Son personas que llevan mucho tiempo trabajando y a los que se les valida toda esa experiencia profesional relevante para que puedan realizar sus estudios”, explica. Esta vía de admisión se inició a fines de 2015 y permite acceder, en el caso de la FEN, a dos de las tres carreras Advance.

Mix de alumnos

El decano de la F. de Economía y Negocios destaca el perfil de los alumnos que ingresan a Advance, ya que al ser adultos con experiencia laboral que se costean sus estudios son más preocupados y responsables: “Son muy involucrados y atentos, eso también ayuda a que tengan un mejor desempeño independiente si son humanistas o matemáticos”, dice. Conscientes de esa realidad, el programa contempla clase tres veces por semana fuera del horario de oficina.

La diversidad es un elemento clave en un Programa donde confluyen profesionales del área de la economía y los negocios, con sicólogos, abogados y otros profesionales. “La diversidad es bienvenida, aunque a veces es más difícil para los que vienen de áreas humanistas aprender ciertas asignaturas, como por ejemplo finanzas”, afirma.

Pero para él es fundamental que los estudiantes, sin importar de dónde provengan, aprendan a relacionarse entre ellos y a trabajar en grupo para que en los distintos rubros que elijan puedan ser competentes. “Las organizaciones exitosas son las que tienen buenos equipos”, recalca.

Visión global

El sello de la FEN apunta a una experiencia inserta en la realidad local y global y con énfasis en la visión internacional, elementos que también se buscan transmitir en el Programa Advance de Economía y Negocios. “La visión global es súper importante junto con el liderazgo y la innovación. Queremos transmitir que sean alumnos inquietos, con nuevas formas de hacer las cosas y que no se contenten con lo obvio. También hay muchos que tienen el bichito emprendimiento y salen con mejores herramientas”, asegura Darrigrandi.

Para ello, el rol de los académicos es fundamental, por lo que todo el cuerpo docente son profesionales inmersos en la realidad empresarial, que no sólo tienen un buen background académico, sino que han estado en el mundo profesional y pueden transmitir su propia experiencia. “Las temáticas y tipos de trabajo son atingentes al curso en sí mismo como a este entorno. No es sólo un trabajo bibliográfico sino que aterrizas los conocimientos teóricos en situaciones del mundo real”, detalla.

Todo esto apunta a formar profesionales capaces de aportar al desarrollo del país: “Tener mejores personas capacitadas genera por sí mismo un valor. Que estos alumnos apoyen el desarrollo del mundo privado y público también aumenta la productividad y la capacidad de entregar mejores servicios y productos”. Añade que “también hay personas que no pudieron estudiar y ahora se les da una alternativa ad hoc, lo que les permite acceder a mejores posibilidades y tener mejor capital humano. En todos lados hay un impacto, tanto laboral como social”.

Noticias relacionadas

Share This