DESTACADO PORTADA

Con esta iniciativa, los docentes Jorge Albornoz y Ximena Donoso, junto a la estudiante de Ingeniería Informática Macarena Rebolledo, resultaron ganadores de la última Hackathon desarrollada por el Centro de Innovación UC.

Escrito por

El equipo compuesto por los docentes de la Sociedad de Debate de la Facultad de Derecho de la Universidad Andrés Bello: Jorge Albornoz y Ximena Donoso, además de la estudiante de cuarto año de Ingeniería Informática UNAB, Macarena Rebolledo, fue el que resultó ganador de la Hackathon del Centro de Innovación UC.

Su proyecto se llama Codebate y nació del desafío de innovar en soluciones educativas que buscan acercar la programación (o coding) de manera lúdica y significativa a los estudiantes. Esto en base al sistema de toma y arrastre (drag and drop) que facilita la programación mediante bloques preprogramados (blocking).

Estos bloques contienen una serie de razonamientos estándar que, además de relacionarse con otros, requieren de premisas o afirmaciones sobre las cuales luego se pueda razonar. En este caso, las premisas surgen de las redes sociales de los estudiantes para poder problematizar aspectos socialmente relevantes y directamente relacionados con sus intereses.

Así, de las premisas seleccionadas, los estudiantes podrán desarrollar distintos razonamientos (inductivos, deductivos, causales, disyuntivos y analógicos) y pensamiento crítico al analizar en detalle aspectos técnicos de argumentación y análisis. Además, podrán acercarse de manera progresiva, entretenida y significativa a la programación, y trabajar en su competencia de educación cívica al problematizar realidades sociales relevantes.

El profesor UNAB, Jorge Albornoz, nos respondió otras preguntas respecto a esta iniciativa que fue reconocida por su carácter innovador:

– ¿Cómo nació la idea de crear Codebate?

El equipo surgió de la empresa Debate SpA, que desde hace más de un año ha estado buscando desarrollar estructuras informáticas que nos permitan masificar el pensamiento crítico, con todas las posibilidades que nos entregan las TICs.

En esa línea recibimos la invitación para inscribirnos en la Hackathon UC. Para ello nos concentramos primeramente en el problema y luego en las herramientas que mejor manejamos. De esa forma, nos basamos en la bibliografía científica existente en la actualidad que evidencia las virtudes del debate como disciplina académica para la solución de diversas problemáticas educativas.

El proyecto surge finalmente de las discusiones altamente especializadas de las personas que integramos el equipo, contando con amplias herramientas por parte de Macarena, para el análisis y desarrollo informático, y, por otra, de Ximena y mía, que llevamos varios años dedicados al estudio y práctica de argumentación y el pensamiento crítico, materializado en el debate competitivo.

– Esta iniciativa busca posicionar el debate como una herramienta educativa, ¿por qué?

El debate académico y competitivo otorga herramientas que permiten desarrollar los estándares intelectuales y valóricos más avanzados en los estudiantes, de manera novedosa, amena y desafiante.

En las clasificaciones de estudiosos de la educación como Benjamín Bloom y Robert Marzano, memorizar y repetir se sitúan como la base del aprendizaje, pero también como las habilidades cognitivas más rudimentarias. Proponemos convenir en que las habilidades evolucionan hacia analizar, comprender en profundidad, explicar, aplicar, cuestionar, resolver (fundamentar), y finalmente proponer o crear, avanzando desde lo más simple (recuperar información memorizada), hasta lo más complejo (desarrollo metacognitivo).

En ese contexto, refiriéndonos al debate en términos educativos, hemos sostenido que se trata de una metodología activa de enseñanza-aprendizaje que permite desarrollar habilidades cognitivas superiores, mediante la investigación y el desarrollo argumentativo, pudiendo además actualizarse las tesis a debatir para que coincidan con los contenidos conceptuales que es necesario que conozcan los estudiantes, avanzando así en cobertura curricular.

– ¿Qué sintieron al resultar ganadores de una instancia tan importante a nivel educacional?

Primero, mucha sorpresa, ya que nuestro proyecto competía con otros tremendamente innovadores, de equipos multidisciplinarios compuestos por profesionales y académicos de gran nivel, con distintos pregrados y post grados inclusive.

Fue también sorpresa porque, si bien se trataba de un contexto competitivo, nuestra competencia real son los vicios educativos, las personas del mundo de la educación que pudiendo trabajar, no lo hacen, quienes no dimensionan la labor del docente y del sistema educativo.

Al terminar el evento, y antes de la premiación, todos nos sentíamos ganadores, porque nos ganamos a nosotros mismos, nuestro cansancio, desgaste, sueño, y habíamos trabajado de manera esforzada, inteligente, seria y rigurosa, adquiriendo herramientas para el equipo que, de seguro, en un futuro serán muy provechosas, y eso nos hizo sentir muy bien. Y, cuando nos notificaron que ganamos, nos sentimos aún mejor, pero también más desafiados, porque a mayores herramientas, mayor responsabilidad.

– ¿Cuáles son los siguientes pasos para Codebate?

En primer lugar, tenemos el objetivo de materializar como equipo nuestra matrícula en el Diplomado de Innovación que ganamos, el cual nos tiene muy ilusionados. Creemos que, gracias a ese premio, podremos especializarnos aún más en asuntos de pensamiento crítico y analítico enfocado al desarrollo de la innovación. En este proceso formativo, pretendemos afinar más el proyecto, para a futuro postular a fondos concursables que nos permitan financiar el proceso de escalamiento.

Además, pretendemos participar en distintos concursos de innovación, tanto en Chile como en el extranjero, ya que con la plataforma de Debate SpA podemos aplicar y testear cualquier proyecto que diseñemos, al menos en 7 países de Iberoamérica.

 

Noticias relacionadas

Share This