Entrevista a Doctor Patricio Burdiles | Facultad de Medicina UNAB
Facultad de Medicina

Con una fuerte dedicación a la cirugía digestiva alta por más de 35 años y desde el año 2008 como director de un campo clínico, el Dr. Burdiles nos cuenta cómo toda esta experiencia le permitió asumir el reto de ser el nuevo decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Andrés Bello.

Escrito por

A pesar de que sabe perfectamente la magnitud del desafío que tiene por delante, el Dr. Patricio Burdiles se pasea con tranquilidad por los pasillos de la Universidad como si la conociera desde hace mucho. Con tres hijos profesionales y casado hace 42 años, cuenta que el apoyo de su mujer, Dra. Inés Araneda ha sido fundamental para asumir esta importante tarea en esta etapa de su vida.

Formado en la Universidad de Chile, en el Hospital Clínico José Joaquín Aguirre, señala que fue ahí donde realmente se hizo como cirujano “gracias a los grandes maestros y la tremenda experiencia acumulada”, que lo llevó a dedicarse profesionalmente durante 35 años a la cirugía digestiva alta, su especialidad.

Asimismo, ha participado con grandes investigadores clínicos con más de 200 publicaciones, aquilatando la importancia del trabajo en equipo.

En el año 2008, le correspondió la tarea de potenciar la Clínica Las Condes como Campo Clínico de la Facultad de Medicina de la U. de Chile. Dicho puesto le valió un giro en su carrera profesional, donde junto con la práctica clínica, comenzó a realizar labores de gestión académica y a conocer más profundamente cómo gestionar diversos programas, especialmente de postítulo.

Paralelamente, desde el 2000 ha ido profundizando sus estudios en bioética, gestión y metodología de la investigación clínica. Experiencia que según él le ha permitido adquirir habilidades no solo como cirujano, sino también como investigador clínico, gestor académico y entender la práctica de la salud moderna desde la mirada de la bioética.

Lo que él define como una paleta de intereses que se conjugaron en este momento de su vida y la oportunidad de asumir la decanatura de la Facultad de Medicina UNAB.

– ¿Qué significa para usted tomar este desafío tan importante en esta etapa de su vida?

Lo asumí como un desafío de vida. El corolario de una vida entera dedicada a lo académico, lo universitario, la educación, la investigación y la vinculación con el medio. Por supuesto al conocer la magnitud de la Universidad Andrés Bello, el desafío es aún mayor, dado que es una institución muy grande con importantes proyectos de desarrollo por delante.

– ¿Cuál es el sello que le gustaría trabajar para la Facultad?

Claramente, al asumir uno advierte que ha habido un trabajo enorme por parte de mis predecesores. Han hecho un trabajo muy grande en ir construyendo esta Facultad, haciéndola madurar y llevándola a las sedes. Más bien lo que hago es tomar una posta y tratar de imprimirle una mirada de futuro que esté alineada al plan estratégico de la Universidad.

Hay ciertos énfasis que yo creo son necesarios de dar. Uno, es construir plataformas que faciliten la investigación clínica; el segundo, es desarrollar más los programas de formación de especialistas y la generación de una valiosa oferta en Educación Continua.

En otra mirada también está el fortalecer aún más la organización interna de la Facultad de Medicina. Para permitir que todas sus unidades, escuelas, institutos, departamentos, puedan fructificar lo mejor de sus potencialidades, de su claustro académico y servir a las y los estudiantes del mejor modo.

Lo que enseñó la pandemia

– Acabamos de terminar con restricciones sanitarias importantes por la pandemia, ¿cuáles cree usted que son los desafíos más relevantes que se aproximan para la medicina y la salud pública?

Hay dos temas. Uno, que es muy de las instituciones educacionales y es volver a adaptarse a la modalidad presencial, que durante prácticamente dos años se perdió. Permitió enriquecer todas las modalidades educativas a distancia, pero las nuevas generaciones que están ingresando ahora a estudiar a la Universidad se encuentran con un modelo que es muy exigente. Especialmente en lo que son las evaluaciones o pruebas y todo aquello que en lo presencial obliga un esfuerzo individual a diferencia de la virtualidad que permitía más colaboración.

Una segunda mirada, más global, tiene que ver con tener la conciencia de que esta no va a ser la última pandemia. Es muy probable que volvamos a tener pandemias similares, de otras características, pero que van a tener un impacto global y no solo en la salud de las personas. Hemos visto el impacto en la economía, en el funcionamiento de la sociedad, en la articulación de todo el tejido social, en la salud mental, entre otras dimensiones.

– ¿Qué aprendizaje deja la pandemia en cuanto al trabajo en materia de simulación en medicina?

El entrenamiento o formación mediante métodos por simulación viene de mucho tiempo atrás, sin embargo, la pandemia fue el potenciador de estos sistemas de enseñanza, de modo que una de las lecciones que deja es un cambio irreversible en los modos de enseñar y aprender, en ciertas fases del ciclo educativo, especialmente en el área salud, probablemente entre el segundo y cuarto año en los cuales se va adquiriendo mayor contacto con la práctica clínica real.

Sabemos que hay una ley de derechos y deberes que obliga a los profesionales de la salud a tratar con el máximo respeto y dignidad a las personas, por lo tanto, lo ideal actualmente es que los profesionales que van a ejecutar acciones sobre las personas ya tengan un entrenamiento, para que cuando lleguen a la práctica clínica venga ya con una curva de aprendizaje consistente.

– ¿Está preparada la Facultad de Medicina para enfrentar estos nuevos tiempos y a formar profesionales acordes a las necesidades del Chile actual y por venir?

Absolutamente. Yo creo que hubo visionarios que se adelantaron a esto. Hoy la Facultad cuenta con hospitales de simulación en las tres sedes, cuenta también con la implementación de nuevos procesos o plataformas mediante simulación que se van a ir sumando a los procesos formativos de los ciclos educativos.

Me parece que lo que viene por delante es solo seguir aprovechando de mejor manera lo que ofrece la nueva tecnología. Los futuros desarrollos tecnológicos  se incorporarán cada vez con más sinergia con los procesos educativos; es algo transversal en todo el mundo.

– ¿Qué mensaje le daría usted a la comunidad de la Facultad de Medicina ante este cambio en la decanatura?

Lo primero es que seré una persona absolutamente abierta. Muy dialogante. Me gusta mucho escuchar a las personas. Yo veo esto más que un cambio, lo veo como un eslabón más de una cadena de progresión de crecimiento en excelencia, en calidad, en potencia, en abarcar más áreas del saber de la salud, pero también en mayor profundidad. De modo que yo solo me veo como una posta más en una larga carrera que no termina nunca.

– ¿Cómo le gustaría que los alumnos o futuros profesionales recordaran su paso por la Facultad de Medicina?

Que perciban calidad educativa, un plan de estudio muy bien diseñado que esté equilibrado entre las competencias generales que deben adquirir junto con las competencias técnicas que exige el área disciplinar que decidieron estudiar.

Me gustaría así que la experiencia de los estudiantes finalmente sea aquilatada y valorada como una experiencia de aprendizaje, de gran maduración en un período muy particular de la vida en que prácticamente se pasa de la adolescencia a la adultez, en que han adquirido las herramientas necesarias para ser profesionales de primer nivel al servicio de la sociedad y ciudadanos al servicio del bien común.

Asimismo, que sientan haber tenido el privilegio de estudiar en una gran universidad, con un cuerpo docente de primer nivel y con experiencias formativas de las mejores que puedan tener.

Noticias relacionadas